TEPCO admite que Fukushima no estaba preparada para soportar un terremoto de 9 grados







La compañía eléctrica japonesa TEPCO ha admitido este lunes que la central nuclear de Fukushima-1 no estaba preparada para soportar el terremoto de 9 grados en la escala Richter que azotó el noreste del país el pasado 11 de marzo. De hecho, la intensidad del seísmo superó en un 30 por ciento las previsiones realizadas para su construcción.

"Este terremoto fue claramente mayor de lo que habíamos previsto", ha afirmado Junichi Matsumoto, el portavoz de TEPCO para asuntos nucleares. "Habría sido difícil anticipar esto", ha añadido.
   Los datos parciales extraídos de la planta Fukushima-1 muestran que la aceleración del terreno provocada por el terremoto superó las especificaciones de diseño en tres de los seis reactores de la central. TEPCO ha justificado de forma reiterada que el terremoto y el posterior tsunami fueron "más allá de las expectativas".
   No obstante, nuevos datos revelados esta semana han puesto en entredicho que el bloqueo del sistema de refrigeración de las barras de combustibles gastadas contenidas en el núcleo del reactor fuera el origen del deterioro de la situación de la planta.
   Responsables nipones han aseverado que todavía no se han esclarecido las causas del incidente de Fukushima-1, ya que, han dicho, es imposible realizar una inspección en estos momentos debido a que todo el personal está centrado en la estabilización de los reactores.
   Más de 15.000 personas perdieron la vida tras el seísmo y posterior tsunami y unas 9.500 están desaparecidas. El accidente de Fukushima-1 ha sido equiparado al ocurrido en Chernobil (Ucrania) en 1986. Unos 80.000 residentes han tenido que ser evacuados en la zona próxima a la planta debido a la radiación emitida por la central.
EL PRÓXIMO PASO
   Una vez se controle la situación en Fukushima, el siguiente paso sería extraer las barras de combustible, incluido el uranio que contienen tres de los seis reactores nucleares, y trasladarlos a un almacén permanente. Algunos expertos han apuntado que estas tareas podrían llevar más de una década.
   "El trabajo más importante es enfriar los reactores con agua y eso está funcionando", ha asegurado Goshi Hosono, un consejero especial de Kan en materia nuclear.
   Expertos en energía nuclear han señalado esta semana que el combustible de uranio contenido en los reactores 1,2 y 3 se derritió horas después del seísmo e incluso se filtró de su contenedor en el primero de los reactores.
   TEPCO ha informado este lunes de que el martes comenzará a trasladar agua muy contaminada del reactor número tres de la central nuclear Fukushima-1 a unas instalaciones de desecho para evitar que se filtren al medio ambiente, lo que está dificultando las tareas de mantenimiento de la central.
   El Gobierno japonés ha prometido que una auditora independiente investigará el incidente de Fukushima y las medidas tomadas a posteriori que, sin embargo, no previnieron las explosiones de hidrógeno que agravó la crisis nuclear.
   Por otra parte, TEPCO ha aseverado que un trabajador de la central podría haber apagado el sistema de refrigeración poco después de que comenzaran los primeros temblores fruto del terremoto al ver que la temperatura en el reactor 1 estaba descendiendo de forma rápida y peligrosa.
   Al respecto, el director de la Agencia japonesa para la Seguridad Industrial y Nuclear, Junichi Matsumoto, ha declarado que "en aquel momento", no se podía saber que "el tsunami estaba viniendo".
"BORRÓN Y CUENTA NUEVA"
   El primer ministro de Japón, Naoto Kan, se ha comprometido a realizar un borrón y cuenta nueva en la política energética nipona.
   La mejora de las condiciones de seguridad de las centrales nucleares del país se ha convertido en el tema central durante las últimas semanas. Esto ha llevado a Kan a cerrar la planta de Hamaoka, declarada la más peligrosa del mundo y situada en el este de la isla, por las previsiones que vaticinan un terremoto de 8 grados en dicha zona en 30 años.
   Dos tercios de los japoneses apoyan la decisión de cerrar la planta de Hamaoka hasta que los mecanismos de seguridad logren garantizar su situación ante posibles terremotos y tsunamis, según los últimos sondeos.
   Responsables del Gobierno nipón han asegurado que en enero los reactores de la central estarán totalmente apagados. Para ello, las barras de combustible serán congeladas de tal forma que no existirá riesgo alguno de que puedan calentarse.

ECOticias.com – ep

--------------------------------------------------------------------------------

Las autoridades buscan nuevos métodos para enfriar los reactores de Fukushima-1

Las autoridades japonesas buscan nuevas vías para enfriar los reactores de la planta nuclear de Fukushima-1 tras descubrir un estanque de agua radiactiva del tamaño de una piscina olímpica en el sótano de una unidad destruida por el terremoto y posterior tsunami del pasado 11 de marzo. El hallazgo forzó a las autoridades a dejar su plan inicial para controlar el reactor 1 de la central, por lo que ahora se centran en cómo tratar la enorme cantidad de agua contaminada, que según diversas fuentes amenaza el agua subterránea del sector y la costa del Pacífico.
 
Mientras tanto, funcionarios de seguridad nuclear de Japón y el operador de la planta, Tokyo Electric Power (TEPCO), esperan cumplir con el plazo estimado para estabilizar el complejo y dejar los reactores en un estado de "clausura fría" para enero. Cuando eso suceda, las barras de combustible en el centro de los reactores tendrán una temperatura muy baja y ya no podrán llevar a ebullición el agua que las rodea. "Queremos preservar el calendario, pero al mismo tiempo tendremos que cambiar nuestro enfoque", reconoció Goshi Hosono, un asesor del primer ministro nipón, Naoto Kan.

Otras voces afirman que el calendario inicial sobre Fukushima podría ser demasiado optimista. "Nosotros tendríamos cautela respecto a decir que el peligro ha terminado hasta que la descontaminación y limpieza esté bien avanzada y no haya más filtraciones", señaló a través de un correo electrónico Serge Gas, un portavoz de la Agencia de Energía Nuclear con sede en París.

Se espera que TEPCO entregue mañana un informe sobre sus progresos. Hosono ha señalado que el Gobierno también anunciaría su propio calendario. Bajo el plan dirigido y parcialmente financiado por el Ejecutivo, TEPCO se prepara para pagar compensaciones por el desastre a miles de residentes, agricultores, pescadores y dueños de negocios. El terremoto y las olas de hasta 15 metros que generó devastaron la costa noreste de Japón, lo que causó la muerte a más de 15.000 personas y la desaparición de otras 9.500.


Fuente: Fundación EROSKI

-------------------------------------------------------------------------------------

Fukushima: un trabajador muere un día después de comenzar a trabajar en la central nuclear

La radiación en los reactores averiados de la central nuclear de Fukushima puede haberse cobrado una víctima. Un hombre de 60 años cayó enfermo 50 minutos después de haber comenzado a trabajar en la planta el viernes. Fue trasladado a un hospital, donde murió el sábado por causas que aún no se han hecho públicas. De acuerdo con Tokyo Electric Co. (Tepco), la compañía operadora, el hombre estuvo expuesto a 0,17 milisieverts de radiación.
Llevaba traje de protección y una máscara de cara completa, y no fueron detectadas sustancias radiactivas en el cuerpo. Reuters señala que las condiciones de trabajo en la planta son duras. Tepco ha anunciado que el trabajo de instalación de un equipo de ventilación en el reactor 1, con el objetivo de absorber la radiación, será rotatorio y cada equipo de trabajadores permanecerá sólo diez minutos dentro de la instalación.
Hasta que sea totalmente desmantelada, algo que sucederá dentro de algunos años, la central de Fukushima se erigirá como uno de los lugares más lúgubres de la zona castigada por el tsunami del 11 de marzo. La reciente es la tercera muerte en sus instalaciones, pues los cuerpos de dos trabajadores que desaparecieron el días del sismo fueron encontrados flotando en el sótano del reactor 4 a finales de ese mes.
De acuerdo con The Japan Times, además de la radiación, los trabajadores de la planta se enfrentan a amenazas graves para la salud que van desde las comidas poco nutricionales hasta el estrés mental, por lo que a principios de mayo Tepco dijo que sustituiría los alimentos envasados y precocinados por cajas bento, que suelen contener arroz, pescado o carne y una guarnición de vegetales.

Vía | news.yahoo.com

Fotografía | KEI

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia