¿Qué harías si te enteraras que...?




**Van a dinamitar las Pirámides de Teotihuacán.
**Convertirán a Chichen Itzá en un parque de diversiones. 
**Destruirán el desierto sagrado de Wirikuta, Real de 14 para convertirlo en
una enorme mina y con ello extinguirán al pueblo Huichol.

Una tragedia difícil de imaginar ¿verdad?

Te tenemos una mala noticia. En el caso del desierto sagrado de Wirikuta,
Real de 14, la sierra y el pueblo Huichol, esto no es cosa de la imaginación.

Real de 14 y el desierto de San Luis Potosí son centro religioso para los Wicholes, es como si pretendieran derribar la basílica de Guadalupe para los católicos. Es una trágica realidad.


En 1999 Wirikuta fue declarado por la UNESCO como uno de los 14 sitios
naturales sagrados del mundo que deben ser protegidos. A pesar de esto,
el gobierno otorgó 22 concesiones de manera ilegal a la minera canadiense
First Majestic para la explotación de plata. Los impactos ambientales y culturales
serán irreversibles. Más del 60% de la superficie concesionada a la minera se
encuentra dentro del área natural protegida.

Wirikuta, el desierto, Real de 14 y la sierra son lugares sagrados del pueblo
Wixárika (Huichol), la sexta etnia más preservada del paleolítico. Los Huicholes
han peregrinado por esa región desde hace 20,000 años.
La destrucción de Wirikuta significa la extinción del pueblo huichol y la extinción
de una fuente única e irrepetible de sabiduría para toda la humanidad.

¡Apoya las acciones emprendidas para detener esta
aberración!

Comparte este mensaje difundíendolo. 
Tú, junto con nosotros, tienes en las manos la oportunidad de salvar a Wirikuta y al pueblo Huichol


Súmate a este movimiento y evita una tragedia irreversible de dimensiones colosales:
la destrucción de Wirikuta y la extinción del pueblo Huichol.

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia