Washington reprime a los ocupa por que les teme




Ángel Guerra Cabrera 

Nuestro vecino del norte se ha convertido en un Estado cada vez más antidemocrático y represivo también dentro de su territorio. Así lo confirma el brutal arrasamiento policiaco en los últimos días de muchos de los campamentos surgidos en importantes ciudades a raíz de la chispa encendida por Ocupa Wall Street.
El movimiento parecía débil y solitario cuando comenzó con unas 200 personas en el Parque Zucotti(rebautizado de la Libertad) pero pronto ganó el apoyo de la mayoría de los newyorkinos, de sindicatos, intelectuales heterogéneos, artistas y empresarios medianos y pequeños. En menos de dos meses se ha extendido a más de cien ciudades, ha duplicado la popularidad del Tea Party y cambiado la agenda del debate político nacional. Temas tabú como desigualdad de ingresos, dominación de la sociedad por las corporaciones, codicia capitalista y los crímenes del imperio ahora se discuten en la sala de muchas casas y en las páginas editoriales.
¿Por qué ha surgido este movimiento, tan temido por el poder que no ha cesado de reprimirlo, hasta desalojarlo de su acampada más emblemática muy cerca de Wall Street? Como respuesta intentaré resumir los cuestionamientos del movimiento Ocupa al sistema imperante en Estados Unidos.
Estados Unidos atraviesa una colosal crisis económica a la que no se le ve final a consecuencia de la avaricia capitalista, el gobierno del dinero y las constantes guerras. El desempleo alcanza a 25 millones, entre ellos muchos jóvenes. El país que más riqueza ha acumulado tiene cincuenta millones en pobreza, un número mayor sin seguro de salud y las escuelas públicas están en ruinas. Millones han perdido sus casas, el patrimonio de toda la vida. Mientras tanto, según datos oficiales, la riqueza de los más ricos ha crecido 275 por ciento.
Pero también existe una crisis de valores que hace que el pueblo crea cada vez menos en los políticos y en las instituciones. No siente que estos lo representen ya que están al servicio de las grandes corporaciones y los bancos, que pagan sus campañas políticas y los colman de privilegios, se trate del presidente Barak Obama y la rama ejecutiva del gobierno o de los integrantes de ambas cámaras del Congreso. Los últimos nunca habían tenido un nivel más bajo de aceptación en la opinión pública. Están en crisis los designios de hegemonizar el mundo y el ciclo de guerras imperialistas en que se ha empantanado la potencia y ya no puede sostener. Este sólo ha exacerbado y extendido los conflictos que supuestamente solucionaría. A ello está unida la amenaza de incendiar a la humanidad en un holocausto nuclear si los gobernantes mediocres y oportunistas de la Casa Blanca y sus capitales aliadas insisten en su plan de atacar a Irán(Aquí una afirmación muy personal: si se quiere encontrar hoy ejemplares de esa especie en extinción conocida alguna vez como hombres .y mujeres- de Estado búsqueselos primero en los países latinoamericanos que han tomado un rumbo independiente).
La crisis estadunidense se extiende desde la forma implacable y ya intolerable de explotación y pillaje de una gran mayoría(el 99 por ciento de su propia población) y de inmensos contingentes humanos en el mundo por una ínfima minoría(el 1 por ciento) hasta el paradigma de producción y consumo consolidado en los años cincuentas y sesentas con el desarrollo pleno del consumismo. Una medida de la tragedia a que ha conducido este fenómeno es el hecho de que si los 7 mil millones de seres humano que hemos llegado a ser en la Tierra alcanzáramos el per cápita de consumo de Estados Unidos, únicamente podríamos sobrevivir si contáramos con los recursos naturales de ¡no menos de cinco planetas¡ iguales que el nuestro. Ello es la causa del calentamiento global que origina ya hambrunas, más intensos y cada vez más frecuentes trastornos del clima y está terminando a gran velocidad con numerosos ecosistemas indispensables para la supervivencia del ser humano. También del envenenamiento de los ríos y mares, donde en unas décadas más no quedará vida. Nada de lo anterior puede continuar igual y es necesario cambiarlo radicalmente. Lo primero que hay que cambiar es que todas las decisiones que los afectan deben tomarlas los ciudadanos y no el capital y los políticos, que son sus empleados. Todo esto y más dicen los ocupas.
Frente a la represión, que seguro continuará, Ocupa Wall Street ha respondido sabiamente: “no puedes desalojar una idea cuyo momento ha llegado”.
(especial para ARGENPRESS.info)

--------------------------------------------------------------



Tras dos meses de protestas populares, los partidarios del movimiento Ocupar Wall Street (OWS) desafiaron tormentas de nieve, gas pimienta y violentos desalojos policiales para estar presentes hoy de costa a costa en Estados Unidos.
Las manifestaciones comenzaron el 17 de septiembre en el corazón del distrito financiero de Nueva York, como una réplica de los llamados indignados españoles y opuestas a la avaricia financiera corporativa y el desmedido poder de los megabancos.
El movimiento ciudadano se extendió rápidamente a docenas de ciudades estadounidenses, incluidas Washington, Los Ángeles, Boston, Philadelphia, Chicago, Seattle, Miami y Dallas, entre otras.
Incluso, las protestas cruzaron hasta el vecino Canadá, en ciudades como Vancouver, Toronto, Ottawa y Montreal.
Al movimiento se sumaron no solo los pobres y desempleados, sino que adquirió un carácter plural al integrar afroamericanos, latinos, jóvenes universitarios, mujeres, ancianos y veteranos de guerra, entre otros grupos sociales.
Durante la administración del presidente Barack Obama se desplomaron varios indicadores sociales debido a un estancamiento económico que ubicó la tasa nacional de paro en 9,0 por ciento, con 14 millones de desocupados.
Destaca el protagonismo de redes sociales como Twitter, Facebook, y medios alternativos, para aglutinar a los seguidores del OWS ante la poca atención que le otorgaron al inicio los grandes medios de comunicación.
Incluso los indignados antiWallStreet crearon su propio sitio digital (occupywallst.org) para difundir informaciones y el programa diario de sus actividades.
Las bajas temperaturas por la proximidad del invierno norteamericano no ha enfriado el espíritu de quienes se mantienen en espacios públicos, denunciando las malas condiciones del 99 por ciento de la población, en oposición al uno por ciento de quienes concentran las riquezas del país.
Diversas personalidades como el documentalista Michael Moore, la actriz Susan Sarandon y el académico Noam Chomsky han respaldado las acciones de los activistas.
Quiero ver a los responsables de la destrucción de millones de vidas llevados ante la justicia. Son ladrones, son gánsters, han intentado tomar nuestra democracia y volverla una hipocresía, denunció Moore.
En un comunicado, Chomsky aseguró que las protestas valientes y honorables frente a Wall Street deberían servir para llamar la atención sobre esta calamidad y crear una sociedad más saludable.
Desde septiembre a la fecha, fuerzas policiales reprimieron con violencia marchas pacíficas y encarcelaron a decenas de personas, en algunos casos utilizando gas pimienta, perros y macanas.
En las últimas jornadas, brigadas antimotines desalojaron campamentos en Nueva York, Los Ángeles, Oakland, entre otras urbes.
También detuvieron en Manhattan a periodistas que cubrían las protestas para medios como el diario New York Daily News, con el ánimo de entorpecer la atención mediática que ha obtenido el movimiento cívico.
OWS ha logrado enfocar la atención global hacia los múltiples problemas que hoy pululan en la primera economía del mundo, y además cuenta con el respaldo de los propios estadounidenses.
Un sondeo de la Universidad de Siena mostró que el 57 por ciento de los ciudadanos defiende el derecho a que los indignados permanezcan en parques día y noche y que no se les reprima.
Manolo de los Santos, joven neoyorquino integrante de OWS, aseguró que el movimiento no es más que una nueva expresión de esa resistencia que lleva siglos en formación.

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento