SEPARANDO LA PAJA DEL TRIGO



Reserva Forestal Lago Epuyen: 
¿Una Comunidad Mapuche o la cara visible del Gremio Inmobiliario?
Por: Lucas Chiappe 
(Miembro del Consejo Consultivo de la Reserva Forestal Lago Epuyen)


¿Quién puede estar en desacuerdo con la recuperación de tierras y derechos de los pueblo originarios como en el caso de la Comunidad Santa Rosa-Leleque que reivindican, con los pocos medios a su alcance y ante el poderoso Holding de los hermanitos Benetton (dueño de casi un millon de Has en la Argentina), una pequeña porción de las tierras que ocuparon los padres de Don Atilio y Doña Rosa?
¿Quién puede estar en desacuerdo con los reclamos de la Comunidad Cayun Cardenas en la margen occidental del Río Azul o con los derechos reconocidos a la Comunidad de Vuelta del Río?
¿Quién puede estar en desacuerdo con la devolución del predio ocupado durante buena parte del siglo XX por miembros de la comunidad Pulgar Huantruhuidel en el paraje Rincón de Lobos?... 
Sin embargo, en el medio de estos casos puntuales con evidentes visos de legalidad... también comenzaron a aparecer algunos otros casos con antecedentes absolutamente dudosos... Claro, la tentación es grande cuando estamos hablando de tierras que ahora, debido a un descabellado juego especulativo: Valen fortunas... ya que no se trata de parajes semidesérticos en el medio de la meseta, sino de frondosos bosques ubicados en un zona reconocidamente turística. 
Ésta es la situación que tiene en vilo a los pobladores de la localidad de Puerto Patriada, quienes el 23 de agosto del año pasado (2010), se encontraron con una serie de alambrados levantados de la noche a la mañana por un vecino muy singular llamado Lindor Mansilla, quien, respaldado por las firmas de otras Comunidades y con el auspicio de un abogado indigenista, plantó bandera adentro de los límites de la Reserva Forestal y de Usos Multiples Lago Epuyen (un área protegida con características únicas) y desde ese momento reivindica sus derechos en el nombre de la ¿Comunidad? Francisco Monsalve-Quiñe Folil... pretendiendo que se le reconozca la titularidad sobre unas 1.600 Has. que son administradas y fiscalizadas por la Dirección General de Bosques y Parques del Chubut.
La "toma" obviamente llamó la atención de todos los pobladores que conocen la historia de este vecino, quien, luego de vivir buena parte su vida en una localidad cercana a El Bolson, volvió a Pto Patriada en 1995 adonde pasó unos años en casa de una pariente y más tarde, a través de la mediación del Director de Bosques, obtuvo la titularidad de una parcela de 2 Has para levantar una vivienda y criar allí a sus dos hijos y unas pocas ovejas. 
Sin embargo al poco tiempo el hombre, vendió parte de esa tierra e intuyó que, con un poco de viveza y con la ayuda de una serie de personas (algunas bien intencionadas y otras no tanto), podía llegar a cambiar su vida, pasando de la condición de humilde leñatero a la de Huerquén de su Comunidad unipersonal... y de paso transformarse en el propietario de las costas más apetecibles y codiciadas de la Comarca Andina... o en su defecto, de la cantidad de Hectáreas que lograra negociar con la DGByP.
Obviamente esto despertó la ira de todos los demás pobladores de este paraje, quienes a causa de una orden judicial de "no innovar" emanada por los tribunales de Esquel, se encontraron con la imposibilidad de seguir llevando adelante algunos de sus habituales trabajos forestales, de usar los senderos para trasladar sus animales y para desplazarse entre sus viviendas... incluso se vieron impedidos de seguir con sus cabalgatas turísticas ya que estas atravesaban tierras recuperadas... 
Situación que derivó inevitablemente en una serie de ásperas discusiones, nunca vividas antes entre los vecinos... que se transformaron en amenazas concretas cuando todas estas familias tomaron conciencia que Don Mansilla, incluía en sus reclamos también sus predios, y los de otras decenas de personas que habitan en las inmediaciones.
Otro efecto colateral de la toma fue que el Consejo Consultivo de la Reserva Forestal de pronto se vio impedido de llevar adelante todos los cambios en la regulación de los servicios que estaban previstos en esa área:  El traslado del camping municipal ubicado en las costas justo en el lugar adonde este hombre erigió una casilla; la organización de un estacionamiento espacioso para facilitar el tránsito peatonal; la modificación del trazado del camino por donde circulan los vehículos que desde hace años ponen en riesgo a los pobladores y a los turistas en caso de que ocurra otro incendio forestal etc... 
Mucho se comentó desde ese momento, casi nada se escuchó o publicó en los medios provinciales y curiosamente, poco se actuó desde los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial para destrabar este conflicto: La DGByP inició una serie de acciones legales que no prosperaron, el interminable proceso eleccionario sumergió a la Provincia en un típico silencio de radio, en donde a ningún funcionario le estaba permitido hacer olas, los organismos que analizan estos procesos de reivindicaciones de tierra ancestrales, se excusaron de expedirse durante todos estos meses, debido a la falta de personal para realizar las pesquizas y comprobar la autenticidad de los reclamos... 
Mientras tanto... el abogado que asesoraban a este señor repentinamente renunció a sus funciones... los voceros que acompañaban con mucho entusiasmo a Don Mansilla a las reuniones del Consejo Consultivo, también desaparecieron del mapa... y los vecinos del lugar, enojadísimos por la falta de resoluciones concretas, comenzaron a alternar entre la impotencia, la bronca y una serie de planteos que llegaban a insinuar la ocupación de otros sectores de la Reserva por mano propia, ya que la mayoría tiene apellidos y ancestros indígenas... 
Paralelamente acaba de materializarse una confusa orden para remover de su puesto al Jefe del Destacamento Forestal a cargo de ese sector desde hace 20 años... 
Y para completar este insólito panorama: a Don Lindor ahora se lo ve paseando en una poderosa Ranger 4x4...
Ante esta situación las preguntas que se hacen los que conocen el conflicto son varias: ¿Quién estaría apoyando esta operación camuflada de recuperación de tierras ancestrales?¿Serán los mismos que quieren desaparecer las Reservas Forestales de la Cordillera y desarticular la DGByP y sus destacamentos forestales?.¿Podemos tener un fondo de esperanza de que, estos misterios se aclaren antes o después del 10 de Diciembre?... ¿O Puerto Patriada se va a transformar en otra tierra recuperada por el gremio inmobiliario?

Debido a éste y otros temas relacionados con el contagio de esta ola de especulación con la Tierra y los Bosques de la Comarca (algunos casos ya están dirimiéndose en los Tribunales de Esquel), el sábado 19 de Noviembre a partir de las 14 Hrs un coletivo de jóvenes (muchos de ellos nacidos y criados en la zona) acaba de lanzar una convocatoria a fin de realizar una manifestación en la Plaza Pagano de El Bolsón, en donde seguramente se sumarán los reclamos de una parva de "indignados" del N.O. del Chubut y del S.O. de Río Negro. 

Ya era hora que la Comarca Andina expresara abiertamente su descontento, ante un avance especulativo tan avasallador, que pone en riesgo el futuro ambiental-social y económico de la mayor parte de la población que reside en estas localidades.


PS
Como muchos en la Comarca saben, desde hace 7 años existe un Consejo Consultivo creado para asesorar a la Direccion General de Bosques del Chubut en la fiscalización y la aplicación del ordenamiento territorial que se aprobó en el año 2001 para la Reserva Forestal y de Usos Múltiples Lago Epuyen. Un anhelo que nos permitió a lo largo de este tiempo ir modificando y mejorando las condiciones ambientales y sociales de este territorio creado en 1964 a fin de resguardar el patrimonio forestal, de la alta Cuenca del Puelo, un importante sistema de río y lagos que luego de un extenso recorrido desemboca en el Océno Pacífico en la hermana República de Chile.
Ser uno de los 16 miembros de este inédito Concejo Consultivo, conformado por los representantes de 8 organismos gubernamentales con injerencia en esta área, dos representantes de las Municipalidades de El Hoyo y de Epuyen, dos pobladores de la Reserva y dos Ong dedicadas a la conservación de los bosques y de la biodiversidad que se cobija en este territorio, me permitió vivir una gran variedad de circunstancias, matizadas por alguna frustración (debido sobretodo a los largos procesos burocráticos y políticos requeridos para dar cada paso) y por muchas alegrías, al ver plasmarse alguno de los éxitos logrados a través del intenso trabajo voluntario que desplegamos mes a mes con una gran dosis de pasión y entusiasmo.
Obviamente sería imposible describir en pocas palabras el mejoramiento que implicó la puesta en marcha del Plan Estratégico y de Zonificación del Área, diseñado por un equipo de 9 expertos que incluía miembros del area técnica de Parques Nacionales y personal de la DGByP de nuestra Provincia, quienes trabajaron durante 1 año realizando un profundo relevamiento socio-ambiental y presentando luego un diagnóstico, que. trás una serie de talleres con masiva participación de los pobladores de las dos localidades, fuera aprobado en 2001 e implementado a partir de la firma del Decreto que modificó el status de la Reserva en 2003.
Sin embargo alcanza con visitar el Lago Epuyen en verano para comprobar cómo una ex-Reserva Forestal, diezmada por sucesivos incendios forestales y por la mala práxis de madereros y ganaderos, estimulados por un Estado ausente o cómplice durante buena parte del siglo pasado, pudo recuperarse desde la creación del Parque Provincial Cerro Pirke en 1992 y transformarse al cabo de 20 años de cuidados y restauración en una de las joyas de la Comarca Andina.   
Circunstancia que no pasó desapercibida en ninguna de las delegaciones de gobierno con miembros en el Consejo, ni mucho menos para toda la población de la zona y los turistas que hoy disfrutan, nadando, buceando, pescando o navegando a remo o a vela, sobre las aguas más limpias y puras de la región. Tampoco pueden dejar de asombrarse quienes realizan excursiones de trekking o a caballo por cualquiera de los 8 senderos que hemos habilitados para tal fin, o quienes se cobijan los días de viento a charlar con los artesanos que atienden el Centro Cultural Antu Quillen o a leer la amplia bibliografía y folletería que se pone a disposición en el Parque Municipal Puerto Bonito.
Sea que haya alguna mala intención atrás de esta reivindicación territorial, o que simplemente la burocracia se esté tomando un tiempo a todas luces exagerado para determinar la validez de este reclamo, los miembros del Consejo Consultivo esperamos que el recambio de Gobierno vuelva a encauzar esta situación reiterando su respaldo al trabajo que estamos llevando adelante... permitiéndonos superar este escollo que por primera vez nos impide estar a la altura de las expectativas que depositó la gente en este organismo, que, vale la pena recordarlo, ha sido el ejemplo esgrimido por la DGByP en varios talleres gubernamentales y presentaciones internacionales sobre las Areas Naturales Protegidas de la cordillera Andino-Patagónica.

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento