Argentina: “Controversias sobre Chevron”

Por Adolfo Pérez Esquivel *

En una nota de opinión firmada por Roberto Kozulj, en Página/12 del 6 de agosto , se cuestionauna nota de mi página web, donde señalo objeciones al acuerdo entre YPF y Chevron. Centralmente llama falaces a mis argumentos que, según su opinión, no aportan a “ningún debate fundado siquiera sobre temas calientes como soberanía, medio ambiente o desarrollo”. No obstante, sus críticas no responden a temas clave como los que planteo en mi nota.
Soberanía. Hace poco, junto a la Confederación de las Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), denunciamos el fallo de la Corte Suprema de Justicia nacional que le levantó un embargo de 19.000 millones de dólares a Chevron, otorgándole impunidad a una empresa prófuga de la Justicia ecuatoriana. Chevron ha invertido 400 millones de dólares en una campaña de desprestigio contra Ecuador, que Rafael Correa denunció con respaldo de todos los países del ALBA. Tan es así que Evo Morales propuso el domingo pasado en el Foro de San Pablo crear consejos regionales propios que nos defiendan frente a las empresas trasnacionales para “frenar estos procesos que nunca ganan los Estados, siempre ganan los privados”.
Mientras los gobiernos populares de la región ya se retiraron del Ciadi y están auditando sus tratados bilaterales de inversión, la Argentina los mantiene y es el país del mundo más denunciado ante ese organismo. Si algún día decidimos echar a Chevron, podrá apelar al Ciadi en el marco del TBI que sigue vigente con EE.UU. Esto significa subordinación, pérdida de soberanía e impunidad. ¿Qué pasará si Chevron no cumple el contrato, como Repsol? La demanda de la empresa española a la Argentina es, hoy día, la más grande en el mundo en el Ciadi. Si Chevron nos contamina e incumple el contrato, ¿además tendremos que indemnizarla?
Medio ambiente. La tecnología de fractura hidráulica (fracking) está prohibida temporal o definitivamente en estados de EE.UU. y en varios países europeos por falta de pruebas certeras de que no daña el medio ambiente. ¿Actúan según inventos de ambientalistas “falaces”? Recomiendo la lectura del artículo “La marcha hacia el abismo”, del Comandante Fidel Castro, centrada en analizar el fracking y las potenciales reservas de gas esquisto (http://www.cubadeba te.cu/reflexiones-fidel/2012/01/05/la-marcha-hacia-el-abismo).
La semana pasada estuve en Plottier, Neuquén, donde se incendió un pozo muy cercano a barrios poblados. Para apagarlo debieron traer un cuerpo de elite de EE.UU. a colaborar en la resolución del caso. El proyecto de Vaca Muerta contempla más de 1600 pozos y el oficialismo se negó a pasar el acta acuerdo por la Comisión de Medio Ambiente de la Legislatura de Neuquén. ¿Por qué se tratará a libro cerrado, como informó el gobernador? ¿Por qué no se consultó a los pueblos originarios que habitan la zona, como dice la normativa nacional e internacional?
El Gobierno defiende que el contrato YPF-Chevron es privado, razón por la cual hay “cláusulas reservadas”. Pero si YPF volvió a ser de los argentinos, ¿no deberíamos conocer este acuerdo por ser de incumbencia pública?
Desarrollo. La Argentina tiene buenas posibilidades de desarrollar energías renovables, pero no se ha profundizado la inversión en estas tecnologías para estar a la altura de nuestro potencial. La conclusión de Kozulj es que buscar otras opciones de desarrollo al acuerdo con Chevron es utópico, dada la creciente demanda energética y porque los costos de importación no permiten combatir la pobreza. O sea, el famoso “es esto o el abismo”.
Ese argumento podría replicarse también para justificar los acuerdos con Monsanto y la Barrick Gold. Resulta fantasioso sostener que se puede lograr la justicia social subordinados a transnacionales depredadoras. Y a diferencia de Venezuela hablo de subordinación, porque el Decreto “Chevron” Nº 929/13 le permite a esa empresa y a futuras inversoras exportar parte de nuestra energía, girar regalías al exterior sin retenciones y vendernos nuestro petróleo a precio internacional. Los contratos firmados por Venezuela no son de subordinación. Si el objetivo es la “soberanía energética” y el autoabastecimiento, ¿por qué se les permite a las transnacionales exportar nuevamente nuestra energía?
Debemos cuestionar los discursos dominantes. El modelo de consumo de los países centrales no es generalizable porque se basa en la explotación de países periféricos como el nuestro. Si los países centrales pretenden asignarnos un rol extractivo, no se lo facilitemos.
Además de interpretar la voluntad de los argentinos, para estos proyectos los gobiernos deberían hacer consultas populares previas y vinculantes, como en Esquel, Loncopué y otras ciudades. Muchos se sorprenderían de lo que piensa nuestro pueblo. Existen otras opciones a las multinacionales, que no nos van a asegurar ninguna emancipación.
    •    Premio Nobel de la Paz. Titular del Serpaj

-----------------------------------------------------

Por unanimidad: el Concejo Deliberante de Carmen de Patagones rechazó el fracking


 Por Elvio Mendioroz

Una Buena Noticia en aras de integrar ahora, con el mismo propósito, a los Concejos Deliberantes aledaños a la Cuenca Currú Leuvú (Lago Nahuel Huapi; ríos Limay, Agrio, Neuquén, Negro y sus afluentes tributarios superficiales y subterráneos); todos unidos y o embebidos por el mismo curso de Agua; juntos a fin de resguardar por siempre la sanidad y vitalidad de nuestros lagos, ríos y sus napas hídricas subterráneas, y con el propósito de rechazar de plano su incoherente uso y contaminación para la explotación de recursos abióticosn hidrocarburíferos en Vaca Muerta, Allen y todo territorio vinculado a nuestra Cuenca Currú Leuvú.
Bien por la Asamblea de Viedma y Patagones que entre otros impulsó la iniciativa; Bien por el aval de Giulio de la Asamblea Permanente del Comahue por el Agua APCA; y Bien por los Concejales de Patagones que superaron diferencias político partidarias, a fin de tratar y sostener juntos El Valor Natural del Agua como Esencia de Vida.
El Agua es de la Vida; y para la Vida; y no más.
------------------------

EEUU: Dos hermanos, de 7 y 10 años, obligados a no pronunciar para el resto de su vida, la palabra fracking
Por Natalia Quiroga

Una empresa líder en extracción de gas y petróleo en Pensilvania ha obligado a dos hermanos, de 7 y 10 años, a no pronunciar para el resto de su vida, entre otras, la palabra fracking (o fracturación hidraúlica), una técnica de extracción de gas y petróleo que supone un gran peligro ambiental y de la que la empresa es practicante habitual.
No hace falta ser madre o padre, abuela o tío para saber que no hay nada menos eficaz que decirle “no digas eso” a un niño. Todas hemos sido niñas y todas –por no decir la mayoría- caímos en ese incipiente placer de hablar de lo que no podíamos hablar, de nombrar a quien no debíamos nombrar, de contar algo cuando [tal vez] mejor hubiéramos estado calladas.
Pero además está aquello de la libertad de expresión del niño y de la niña, artículos 13 y 14 de la Convención de los Derechos del niño. Con todo, no todos lo tienen claro. Leo en The Guardian que una empresa líder en extracción de gas y petróleo en Pensilvania ha obligado a dos hermanos, de 7 y 10 años, a no pronunciar para el resto de su vida, entre otras, la palabra fracking (o fracturación hidraúlica), una técnica de extracción de gas y petróleo que supone un gran peligro ambiental y de la que la empresa es practicante habitual.
Chris y Stephanie Hallowich –los padres de los niños- decidieron un día que era imposible seguir cultivando su huerta, situada en Mount Pleasant, Pensilvania. Sus verduras rozaban con una zona de alta actividad de la empresa extractora y los pozos de gas empezaban a ser demasiado peligrosos para su salud y para la de sus hijos. Demandaron a la empresa y finalmente llegaron a un acuerdo por el que la familia recibiría de la compañia una compensación económica. El acuerdo incluía una orden de mordaza por la cual los Hallowich no podían hablar sobre la actividad del fracking, una cláusula bastante frecuente -al parecer- en los acuerdos entre empresas extractoras de gas y petróleo y los residentes de esta zona de Estados Unidos. La orden era aplicable también para los hijos de la familia, es decir, que una niña de 7 años y un niño de 10 tenían prohibido hablar con sus amigos [en el patio del colegio, en la cola del comedor, en los columpios del parque] sobre el motivo que les había obligado a mudarse de casa o sobre esos pozos tan raros que supuestamente estaban contaminando las verduras de su huerta. Absurdo, sí, pero también intolerable. Dos años después del acuerdo, y gracias a la publicación de las notas del juicio por parte de un periódico de la zona y la denuncia de numerosos activistas, la empresa parece retractarse de la extensión del silenciamiento a los niños.
Pero, ¿qué hubiera ocurrido si el periódico no hubieran logrado hacer públicas las notas del juicio? ¿Hubieran tenido que taparse la boca los niños cada vez que se le viniese a la cabeza la palabra fracking? Y más allá de lo absurdo e intolerable de tratar de silenciar a unos niños, ¿cómo se puede permitir que las empresas extractoras estén tratando de silenciar a la población sobre sus propias prácticas extractivas? Si imponen este tipo de cláusulas de silenciamiento, ¿no será porque son concientes de que la práctica del fracking es perjudicial para la población?
NO al fracking
La técnica del fracking ha sido ampliamente denunciada por la sociedad civil y por organizaciones como Greenpeace que en un informe destacaba algunos de los numerosos efectos perjudiciales que se podrían derivar de la misma: contaminación de las aguas subterráneas y atmosférica, emisión de gases de efecto invernadero (metano), terremotos (sismicidad inducida), contaminación acústica y ambiental. El documental “Gasland” nominado a los Óscar en 2011 (y del que ya hay segunda parte) muestra el daño –ambiental y humano- que el fracking está causando en los 34 estados norteamericanos donde se practica.
A pesar de las campañas de denuncia, la poderosa industria extractiva en EEUU disfruta de la impunidad que concede la falta de legislación al respecto. A pesar de que la Agencia de Protección del Medio Ambiente de EE UU (EPA, en sus siglas en inglés) ha expuesto en diferentes informes la existencia de componentes tóxicos en acuíferos de determinadas zonas de Pensilvania como resultado del fracking en la zona, las compañías tienen derecho a no informar sobre los productos químicos que emplean en su actividad. Una impunidad que les ofrece luz verde a la hora de imponer cláusulas de silenciamiento en sus acuerdos.
Esta es la primera vez que la industria del fracking ha tratado de silenciar a unos niños pero es apenas uno más de sus intentos de silenciar a la población. Una sociedad sin acceso a la información -una sociedad silenciada- es una sociedad desprotegida, especialmente cuando esa información afecta directamente a la salud de las personas y del entorno en el que [les guste o no] vivimos todos.
Los niños lo saben. La experiencia demuestra que, en la mayoría de los casos, siempre es mejor no quedarse callados.

http://blogs.elpais.com/3500-millones - Imagenes: elciudadanodelasheras.com - noalfracking.wordpress.com - chevrontoxico.tumblr.com

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques