LA INCIDENCIA DE INCENDIOS EN LOS BOSQUES DE ALASKA ES LA MAYOR DE LOS ÚLTIMOS 10.000 AÑOS

No es una cuestión de fósforos ni el resto del fuego del asado. En Alaska una zona de unos 2000 kilómetros cuadrados, en la región de Yukón, ha sufrido un aumento tanto en la frecuencia como en la severidad de incendios forestales. Según el estudio realizado por la Universidad de Illinois, la actividad de los incendios forestales es más alta que en cualquier época en los últimos 10.000 años.  
El equipo incluso investigó un período conocido como Anomalía Climática Medieval que duró 500 años. Durante el mismo las temperaturas eran igual que las de ahora y los rastros indican que hubo tantos incendios como hoy. A su vez encontraron que la composición de los bosques en una zona conocida como Yukón Flats, las coníferas desaparecieron siendo reemplazadas por árboles de hoja caduca resistentes al fuego.
Lo llamativo es que este fenómeno sucede hoy y el fuego parece ser la causal. La pieza que esperan encontrar en un tiempo es que especie de bosque será el predominante debido al cambio climático. De todos modos la incidencia de los incendios forestales en el área de estudio ya ha superado a la registrada durante la época de la Anomalía Climática Medieval. Los bosques boreales cubren más del 10 por ciento de la superficie terrestre y contienen una inmensa cantidad de carbono, principalmente en su subsuelo. El equipo de investigadores concluyó que hay más carbono en el subsuelo que en toda la atmósfera y al producirse los incendios simplemente se libera. Además esto ocasiona el aumento de gases de efecto invernadero, contribuyendo a un calentamiento adicional.  

Fuente: medioymedio.com - IMagenes: maikelnai.elcomercio.es - alaska-in-pictures.com

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia