ONG piden a la UE asumir su deuda ecológica para proteger la Amazonía

En este sentido, se solidarizan con las demandas de los movimientos sociales de Ecuador y del mundo y solicitan a la Unión Europea (UE) y otros países industrializados que asuman su responsabilidad histórica en el actual cambio climático.
Ecologistas en Acción y el Observatorio de la Deuda en la Globalización (ODG) han mostrado su oposición a una mayor explotación petrolífera en el Parque Nacional Yasuní, en la Amazonía ecuatoriana, porque produciría la emisión de 410 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera, según ha informado la ONG naturalista.
En este sentido, se solidarizan con las demandas de los movimientos sociales de Ecuador y del mundo y solicitan a la Unión Europea (UE) y otros países industrializados que asuman su responsabilidad histórica en el actual cambio climático y que aporten a Ecuador 2.700 millones de euros en compensación por dejar el hidrocarburo en el subsuelo y para que conserve uno de los entornos naturales de mayor diversidad biológica.
Esta idea de compensar por la no explotación de este territorio proviene de la 'Iniciativa Yasuní-ITT' desarrollada por el gobierno ecuatoriano en 2007 y que condicionaba la inacción nacional en este territorio amazónico a la compensación económica por parte de la comunidad internacional, según ha recordado la ONG. 
En este sentido, ha indicado que lo que ocurra en esta selva no sólo afecta a un país o una región, sino al conjunto del planeta, por lo que es necesario tomar decisiones a nivel global.
Además, Ecologistas considera que las autoridades ecuatorianas deben convocar una consulta popular dado que el 92,7 por ciento de la población del país está a favor de mantener el petróleo bajo tierra, según una encuesta de junio del 2013 a la que la ONG ha tenido acceso.

ECOticias.com – ep

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques