EEUU: El incendio en Yosemite obliga a decretar el estado de emergencia en San Francisco

El fuego se extiende ya unas 52.000 hectáreas desde que se inciciara hace nueve días, 4.500 pertenecientes al Parque Naciona. Más de 4.500 edificios están en peligro y está amenazado el suministro de agua y electricidad de 2,5 millones de personas. El denominado "Rim Fire" se inició el sábado pasado a unos 240 kilómetros de San Francisco. se considera uno de los incendios más grandes de la historia reciente de California.
EFE
Los Angeles (California).- Un enorme incendio que arrasa hace 9 días el centro de California y desató una declaración de emergencia del gobernador, cruzó la frontera oeste del parque nacional Yosemite y amenaza 4.500 viviendas, indicaron autoridades.
El incendio, bautizado “Rim Fire”, se inició el sábado pasado por motivos desconocidos en el Parque Nacional Stanislaus del condado de Tuolumne, una localidad 240 km al este de San Francisco y uno de los principales atractivos turísticos de California.
Autoridades dieron órdenes de evacuación a las pequeñas localidades de Tuolumne y Ponderosa Hills, y el viernes por la tarde se procedió a la evacuación de parte de las comunidades de Groveland, Pine Mountain Lake y Buck Meadows, dado que las llamas estaban muy cerca.
El jueves pasado, el gobernador de California, Jerry Brown, declaró el estado de emergencia, lo que le permite la movilización de medios adicionales para luchar contra el fuego.
Según el diario local Los Angeles Times, nueve viviendas han sido destruidas por las llamas y el humo llegaba a Reno (Nevada, oeste), a unos 250 km al este de Yosemite.
La autopista nacional 120, una de las principales rutas de acceso al parte, se mantenía cerrada.
El incendio, que comenzó en las faldas de la cordillera de la Sierra Nevada, ha obligado, igualmente, a las autoridades a cerrar dos centrales hidroeléctricas que suministran energía a la ciudad, a unos 250 kilómetros al oeste.
Se teme que el incendio afecte también al suministro de agua, explicó anoche el gobernador tras anunciar que se ampliaba al condado y a la ciudad de San Francisco el estado de emergencia ya declarado en el condado de Toulumne, en el interior.
El fuego se extiende ya sobre unas 52.000 hectáreas, frente a las 20.000 que asolaba el jueves.
En estos momentos son ya más de 125.000 acres el terreno devorado por las llamas, que afecta a la porción noroeste del Parque, a 30 kilómetros de distancia de Yosemite Valley, una zona muy visitada donde se encuentran conocidos enclaves como el Gran Capitan, Half Dome y Glaciar Point.
En estas fechas el Parque está especialmente concurrido por los muchos visitantes que se acercan para admirar la belleza natural de este famoso enclave de California.
Yosemite permanece abierto, si bien algunas entradas al mismo como la de la Highway 120, en el lado oeste, han sido cerradas, así como los campings de Hodgdon Medaow y Hetch Hetchy Backpackers.
En la mañana del domingo, según el Servicio Forestal del Parque, sólo permanecía controlado el 7% del incendio. Fuentes del Parque señalan que se están tomando medidas especiales para proteger dos bosques de secuoyas gigantes, a tan sólo seis kilómetros de las llamas. Estos árboles tienen un gran valor por ser los más antiguos y altos que existen en el planeta.
Un contingente de más de 2.500 bomberos, además de un buen número de hidroaviones están tratando de contener las llamas, que han doblado su extensión desde que estallara el pasado sábado en un remoto cañón del Stanislaus Nacional Forest.
Varios incendios mayores golpean actualmente el oeste del país. En Idaho (noroeste), el llamado “Beaver Creek Fire”, que consume los bosques cercanos a la estación de esquí Sun Valley, ha destruido 45.000 hectáreas de vegetación y estaba contenido en un 67%. (NA)

Imagenes: elmundo.es - lacapital.com.ar - wunitv.com

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento