ARGENTINA: EL MEDIO AMBIENTE NO ENTRA EN LA CAMPAÑA

Pasaron las PASO y ahora vienen las elecciones legislativas de octubre. Y siempre la confirmación de que la temática ambiental, así enunciada y explicitada, se ausenta en el momento de las campañas pese a estar en el discurso retórico el resto del tiempo. Un solo elemento rompió la monotonía del silencio ambiental a la que estamos acostumbrados: la aparición de un precandidato a diputado nacional por la ciudad de Buenos Aires, Enrique Viale, que se autodefinió como eco-diputado y expuso un discurso que ubicó la política ambiental –o más bien su ausencia- en el nudo de los conflictos sociales.
Viale, presidente de la Asociación de Abogados Ambientalistas, demostró con su sola presencia que los temas sobre los que se habla permanentemente (minería, sojización, shale gas, Vaca Muerta, boom inmobiliario, Riachuelo, basura) desaparecen en el momento de una campaña electoral. Apenas son exhumados si, ante una pregunta eventual e incómoda, es necesario hacer valer alguna respuesta de ocasión en la que se mencione a alguno de esos asuntos.
Curiosamente, ni siquiera Sergio Massa, quien había logrado una interesante postura distante del Ceamse en relación al conflicto de la basura entre la ciudad y la provincia de Buenos Aires, tuvo el tino de postular ese tema como un elemento que lo diferenciara de sus actuales adversarios. Más aún, en medio de la campaña, el candidato oficialista porteño Juan Cabandié pretendió usar arteramente un informe antiguo y escasamente académico para vincular la aparición de peces con la supuesta marcha exitosa del saneamiento del Riachuelo a cargo del gobierno nacional. Debió retractarse, pero salvo las ONGs y los diarios parados en la vereda de enfrente al kirchnerismo, ninguna fuerza política pudo confrontar con solvencia y exponer un plan de saneamiento que no sea el mamarracho que ejecuta Juan José Mussi. Sólo Viale, lógicamente, estuvo a la altura en la respuesta a Cabandié y la espantosa política ambiental del oficialismo, pero dada su condición de postulante a eco-diputado es lo menos que podría esperarse de él.
Tan poco nodular resulta la cuestión ambiental electoralmente hablando que así como se puso énfasis en demoler la figura controvertida del secretario de Comercio Guillermo Moreno, se obvió la sencilla tarea de pedir la cabeza de Mussi, factótum contemporáneo del aplazo más grande que se lleva el kirchnerismo tras su década al frente del gobierno nacional.
El país es hoy desde el punto de vista ambiental mucho peor que hace diez años. La mayor parte de las decisiones adoptadas en materia de rumbo productivo y de infraestructura contemplaron lo ambiental apenas como un escollo a saltear y un certificado a presentar. La clase dirigente no estuvo a la altura de ningún debate profundo y de mediano plazo, como pudiera ser respecto de la matriz energética (se sigue endiosando al petróleo como combustible del desarrollo) o la diversificación de la producción agraria.
 Era previsible que semejante orfandad, que demuestra que se integra lo ambiental al discurso únicamente porque la era lo impone y la sociedad lo considera políticamente correcto, se verificara en una campaña electoral. Y que no desentonara con la pobreza conceptual previa.

Fuente: medioymedio.com - Imgen: cuadrivio.net

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques