Japón sopesa usar fondos reservados para atajar las fugas desde Fukushima-1

En la rueda de prensa que ha ofrecido tras visitar Fukushima-1, ha explicado que el Gobierno consultará con las autoridades fiscales la posibilidad de usar los fondos reservados presupuestados. El ministro de Economía, Comercio e Industria de Japón, Toshimitsu Motegi, ha revelado este lunes que el Gobierno podría usar los fondos reservados de este año para atajar el problema de las fugas de agua radiactiva desde la central nuclear de Fukushima-1 al subsuelo y al océano Pacífico.
   En la rueda de prensa que ha ofrecido tras visitar Fukushima-1, ha explicado que el Gobierno consultará con las autoridades fiscales la posibilidad de usar los fondos reservados presupuestados para este año para construir un muro helado alrededor de la central nuclear, según ha informado la televisión pública NHK.
   No es la primera vez que las autoridades japonesas se plantean construir un muro helado. El pasado mes de mayo ya propusieron rodear el subsuelo de Fukushima-1 con una red de tuberías congeladas para impermeabilizarlo, pero lo descartaron por el alto coste del proyecto.
   Además, Motegi ha subrayado que, aunque hasta ahora el Gobierno ha dado plena libertad a la Compañía Eléctrica de Tokio (TEPCO) para gestionar los problemas que han ido surgiendo en Fukushima-1, a partir de este momento se ocupará personalmente de ellos.
   El Gobierno se coordinará con la fuerza especial que TEPCO pretende crear para encargarse de los vertidos contaminantes. Estará formada por 12 equipos, ocho de los cuales operarán desde Tokio y cuatro desde Fukushima, cuyos miembros serán expertos de distintos departamentos.
FUGAS RADIACTIVAS
   El pasado 8 de agosto, el Ministerio de Economía, Comercio e Industria de Japón reveló que diariamente se vierten al subsuelo 1.000 toneladas de agua desde la central nuclear, de las cuales unas 300 contienen sustancias altamente radiactivas que llegan al Pacífico.
   Con el fin de frenar las fugas, TEPCO inyectó un cóctel de agentes químicos para endurecer el subsuelo y crear un muro subterráneo alrededor de los reactores nucleares uno y dos e instaló una red de tuberías para extraer las toneladas de agua radiactiva acumuladas.
   El pasado 16 de agosto, la compañía eléctrica comenzó a bombear el agua radiactiva desde el subsuelo hasta la superficie, a un ritmo de 60 toneladas diarias, para almacenarla en los tanques que ha construido alrededor de la central nuclear.
   Sin embargo, los trabajos para la construcción de un muro subterráneo alrededor de los reactores tres y cuatro todavía están marcha, por lo que se calcula que diariamente siguen liberando unas 35 toneladas de agua radiactiva.
   En la última semana, TEPCO ha informado de varias fugas de agua radiactiva --de hasta 300 toneladas diarias-- desde uno de los tanques del reactor cuatro y ha alertado de que es muy probable que el vertido contaminante haya llegado al Pacífico.
   Además, ha revelado que no detectó antes las fugas de agua radiactiva porque los tanques no tienen contadores y el único medio de control eran patrullas rutinarias, por lo que hasta que no se han formado charcos superficiales no han saltado las alarmas.
ADVERTENCIA DE LAS AUTORIDADES
   En este contexto, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, ha ordenado al Ministerio de Economía, Comercio e Industria que se implique directamente en la solución al problema de los vertidos radiactivos y no ha descartado la utilización de fondos públicos.
   Además, la Autoridad Reguladora de la Energía Nuclear (NRA) de Japón ha decidido elevar del uno --que indica una "anomalía"-- al tres --que indica un "grave incidente"-- el nivel de alerta por las fugas de agua radiactiva desde Fukushima-1.
   La Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), por su parte, ha expresado su preocupación por las fugas de agua radiactiva desde Fukushima-1 y ha ofrecido al Gobierno de Japón su ayuda para resolver este problema.
ACCIDENTE NUCLEAR
   Los problemas en Fukushima-1 se deben al terremoto y el tsunami que el 11 de marzo de 2011 arrasaron la costa de la prefectura japonesa, dando lugar al peor accidente nuclear de la historia, junto al de la central de Chernóbil, en Ucrania.
   Fukushima-1 estaba preparada para un terremoto, ya que Japón se asienta sobre una falla, pero no para un tsunami, por lo que el azote del mar provocó varias explosiones de hidrógeno que hicieron que los núcleos de algunos de sus reactores se fundieran parcialmente.
ECOticias.com – ep


----------------------------------
ONG denuncian el 'oscurantismo informativo' en Fukushima y alertan sobre los efectos globales de un vertido al mar
Ecologistas en Acción, Greenpeace y Amigos de la Tierra (España) denuncian el "oscurantismo" y la "ineficacia" con que el gobierno nipón y TEPCO, la compañía operadora de la central nuclear de Fukushima, están gestionando los vertidos radiactivos, y alertan sobre los efectos "imprevisibles" al medio y a la salud humana de todo el planeta si la fuga "altamente contaminante" anunciada la semana pasada llegase al Pacífico. 
En declaraciones a Europa Press, el experto en energía nuclear de Ecologistas, Francisco Castejón, considera que las consecuencias de la entrada en contacto de las partículas radiadas con las especies marinas y las corrientes oceánicas es clara ya que la propagación de la contaminación sería total y llegaría no sólo a los japoneses sino a todas las personas del mundo a través del alimento. "Del placton al plato", sentencia.
En este sentido, ha señalado que esta amenaza "justificaría de sobra" que se comenzaran a hacer estudios epidemiológicos a nivel mundial para "caracterizar un fenómeno que no se había producido antes y así poder protegerse". Aunque lo ve "complicado" porque prácticamente la única institución con capacidad para acometer un análisis "tan complejo y tan global" --en referencia a la Organización Mundial de la Salud (OMS)--, "no tiene credibilidad" desde que, en su opinión, firmó un protocolo con la Organización Internacional de la Energía Atómica (IAEA, en sus siglas en inglés) por el que "todos sus informes deben ir consensuados por ambos organismos".
Por su parte, el responsable de energía y cambio climático de Amigos de la Tierra, Héctor de Prado, también denuncia esta "poderosa" influencia del lobby de las industrias nucleares sobre otras instituciones como el gobierno de Japón donde "la transparencia brilla por su ausencia" pues considera, que hasta ahora, sólo ha desvelado los dos episodios de derrames "presionado por la opinión pública y los medios".
Considera De Prado que este "oscurantismo" y "desinformación" no sólo pretende minimizar la alarma social y disminuir las pérdidas económicas niponas (sector pesquero, turismo...) sino que también pretende evitar el contagio de una corriente de "desnuclearización" que ya ha empezado a extenderse en países como Alemania o Dinamarca.
 "Desde luego no es que estos derrames hayan ocurrido misteriosamente dos años después del accidente en la central de Fukushima, es que nos hemos enterado ahora", comenta en la misma línea el portavoz de energía de Greenpeace, Julio Barea. "¡Qué no habrá pasado antes y que no sabemos!".
LOS TEST DE ESTRÉS, "INSUFICIENTES"
En relación al riesgo que representan los ocho reactores de las seis centrales nucleares que hay en España, Barea considera que suponen un "riesgo" que no se minimiza con haber superado "unos test de estrés insuficientes", ni con unas mejoras que "ni siquiera han comenzado a ejecutarse" y que, además, no está claro de dónde va a salir el dinero para acometerlas --valorado en 750 millones de euros por la Comisión europea--.
Desde Ecologistas en Acción, Castejón añade que no hay que olvidar que el reactor 1 de Fukushima, responsable de las fugas radiactivas, es idéntico al de Garoña, al tiempo que recuerda que en los planes de emergencia de las centrales españolas --actualmente en revisión--, se fijan perímetros de seguridad alrededor de ellas "extremadamente" reducidos "que no protegen a la población" y que, además, no consideran que todos los cursos de agua, cerca de los que necesitan estar para refrigerarse, son potenciales vectores de expansión de la radiación en caso de catástrofe.

ECOticias.com – ep - Imagenes: eldiariodecaracas.com - panorama.com.ve

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques