Africa/República de Benín: Shongai, un ejemplo a seguir

África, el continente más fecundo y biodiversificado del planeta, viene padeciendo desde hace siglos el acoso de los hombres blancos y algo más recientemente el de los amarillos que no cejan en su empeño de adueñarse de sus enormes recursos a costa del hambre, de las epidemias evitables y de la generación de conflictos tribales destinados a diezmarles. Un continente que para mejor dominar ha sido subdividido en 54 pequeños países debilitados política, económica y socialmente pero que poco a poco comenzarán a despertar como está sucediendo actualmente con la República de Benín en la que desde hace algunos años se está desarrollando con éxito un ambicioso proyecto de transformación socioeconómica con el apoyo del FFSA (Fondo fiduciario para la solidaridad africana) de la NEPAD (Nueva Alianza para el Desarrollo de África).

Susana Merino


En este pequeño país de apenas 112.000 km2 y más de 10 millones de habitantes se está desarrollando un proyecto integrador llamado Shongai cuyo objetivo central es la búsqueda y la obtención de la felicidad, un bien escaso y pocas veces alcanzado no solo en el África sino en todo el mundo.
Evitar el éxodo rural, la fuga de cerebros, la desesperanza de los jóvenes, la degradación ambiental, fueron los hitos centrales de una búsqueda que ya ha comenzado a dar sus frutos. Shongai nació para revertir un orden mundial signado por el egoísmo, la ambición inescrupulosa y el desdén con que han sido tratados los pueblos africanos. Restaurar la dignidad de su gente, devolverle la confianza y la esperanza constituyen la base de esta valiosa experiencia.
Shongai se propone y lo está consiguiendo recuperar la nobleza del trabajo agrícola ofreciéndoles a los jóvenes la posibilidad de elegir y no de sufrir esa actividad para que con una adecuada formación les permita la producción de ingresos para sus familias, para sus países y para el continente.
¿Cuáles son los medios de que disponen?
Para lograr los objetivos propuestos se ha desarrollado un conjunto de conceptos, medios y herramientas capaces de cambiar lo que hasta ahora parecía ser una irreversible realidad:
    •    El capital bioambiental, el mayor tesoro de África
    •    Los recursos humanos que constituyen la segunda palanca del desarrollo verdadero y sustentable.
    •    La fuerza social de África hecha de tradiciones basadas en la palabra, en el debate para resolver los conflictos y la importancia del vínculo entre la gente
    •    Las tecnologías y la técnica del saber producir y transformar constituyen el cuarto elemento capital.
    •    El capital financiero, comercial de intercambio no especulativo, vinculado a la producción, unas finanzas que estén al servicio de las innovaciones sociales y tecnológicas. 
El proyecto
Shongai es una organización que se ha propuesto contribuir al desarrollo de África a través de la creación de ciudades rurales verdes (un desarrollo socioeconómico sustentable) en todo el continente a partir de una agricultura integrada; una agricultura biológica que respete la naturaleza , esencialmente basada en el biomimetismo: “Nada de productos químicos: bailamos con la naturaleza, estudiamos su comportamiento pararelacionarnos con ella, porque queremos practicar una agricultura rentable y competitiva”dicen
Todas las actividades agrícolas se dinamizan recíprocamente: luego de la cosecha los residuos, considerados subproductos junto a los desechos de la producción animal se reinvierten en la producción del compost utilizado para abonar el suelo en lugar de los fertilizantes químicos. El agua de los estanques piscícolas se reutiliza en el riego de las tierras agrícolas. Otro de los sectores alimentados por los residuos de la producción agroganadera es el de la bioenergía accesible a todos tanto para cocinar como para el alumbrado y la calefacción, sin contaminar el ambiente ni destruir los ecosistemas, generándose así una agricultura integrada y sustentable.
Pero también se aborda la producción industrial mediante procesos simples y tecnologías accesibles y eficaces, como la fabricación de aceite de palma, de jabón, de jugos de frutas, de harina de mandioca, de alimentos para animales) reutilizando los restos en la alimentación del ganado. Se ha desarrollado así mismo la fabricación de maquinaria adaptada a las necesidades de esa producción, pero también destinada a la venta a precios accesibles a los nuevos productores. Aquí también se aplica el concepto de reutilización de material recuperado, de aluminio u otros metales, tarea que está a cargo del departamento de Fundición.
Gran parte de la producción de estas miniindustrias: jugos, aguas saborizadas, conservas de tomates, ananás, mangos, etc., se complementa con el sector destinado a la fabricación de embalajes: botellas para jugos y otros envases plásticos que hacen posible que dichos productos se puedan encontrar en las góndolas de todos los supermercados y almacenes de la regióny hasta a través de servicios a domicilio dentro de las 24 horas de solicitados. Y no solo pueden ser adquiridos sino que también se organizan visitas guiadas para que los consumidores puedan observar personalmente el esmero y el cuidado con el que se producen como garantía de una alimentación sana y apetecible.. Visitas que para los no residentes en la zona se complementan con un sector de alojamiento para clientes en el que además disponen de un telecentro con oficinas, Comunicaciones / internet, Cambio de divisas, Diversiones/piscina, Espiritualidad/capilla, Encuentros y reuniones, Salas de conferencias y formación en todos los ámbitos en que se desarrollan las actividades. No falta tampoco un parque automotor destinado a ofrecer servicios de transporte para quienes los necesiten.
Finalmente cabe destacar que uno de los aspectos más importantes de este interesante proyecto es el de la formación de nuevos emprendedores compenetrados de la formación agrobiológica, de la conservación y optimización de los suelos, basadas en la adopción de técnicas naturales de fertilización por medio de materias orgánicas, algo que ha derivado en la obtención de “supersuelos” sanos sin la adición de otros fertilizantes y que en definitiva contribuyen no solo al mayor rendimiento de los cultivos sino que favorecen también al mejor gusto y aroma de la producción.
Un ejemplo indiscutiblemente valioso y digno de ser imitado. ¡Si alguien conoce algo mejor que nos lo cuente!

Fuente: Rebelion - Imagen: ‪Mans Unides‬ - Pinterest

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”