Reflexiones sobre el control de los Bienes Naturales de Latinoamérica

En estas latitudes, la guerra parece lejana en el tiempo y en el mapa. Tal vez nuestra generación tenga la suerte de no vivir un conflicto bélico durante su breve pasaje por el planeta. Pero no podemos asegurar los mismo para las futuras generaciones.

Asamblea Pachamama Uruguay
 
Es sabido que los imperios, que antiguamente acostumbraban invadir y someter territorios y pueblos por medio de las armas, hoy hacen exactamente lo mismo, tal vez no para conquistar, pero sí para controlar aquellos territorios que poseen alguna riqueza que les permita mantener su poder y supremacía.
Los gobiernos de nuestra región, sean más o menos democráticos o más o menos dictatoriales, sin excepción tienden a entregar el territorio y sus riquezas, todo aquello que denominamos Bienes Comunes, al poderoso que exige tal entrega. Esto compromete la libertad y autonomía de las futuras generaciones que recibirán la tierra expoliada, improductiva y contaminada.
Las riquezas son tales una vez que llegan a los países centrales para su industrialización y comercialización. Aquí, son sólo materias primas extraídas a bajo precio de un territorio sacrificable. Así aumenta nuestra relación de dependencia con los imperios que nos explotan y someten.
Nuestros hijos, nietos o bisnietos, heredarán esta relación de dependencia maximizada como consecuencia de nuestra irresponsabilidad, por no tomar hoy las medidas que debemos tomar, por seguir alimentando con el consumismo, el sufragio y la distracción, a este sistema perverso.
Pensamos que las futuras generaciones verán limitadas sus posibilidades de defender pacíficamente lo que les quede de los Bienes Comunes. Pero no tendrán alternativa más que defenderlos. Será una cuestión de sobrevivencia de la que no estarán a salvo ni aquellos que habiten en barrios privados.
Lo que dejemos a quienes vienen después de nosotros depende de lo que hagamos HOY, cuando todavía hay tiempo.
De paso, te desafiamos a encontrar alguna relación entre este simple texto y la situación que atraviesa el Acuífero Guaraní, amenazado por actividades extractivas que no tienen otro fin más que el de proveer de algunos barriles de hidrocarburos a los poderosos de siempre.

Fuente: Asamblea Pachamama Uruguay - Imagen: ‪Movimiento M4‬

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques