viernes, 28 de noviembre de 2008

Río Senguer: Denuncia por usurpación de tierras fiscales

Por Dante Lobos para Páginas del Sur
Así de simple, así de increíble

A orillas del Lago Verde, Carlos Mallman taló más de 160 árboles del bosque nativo para luego utilizarlos en la construcción de una cabaña y un muelle. El Municipio asegura que la ocupación es ilegal y exige la restitución del predio. La sorprendente historia de un hombre que de un día para otro, presuntamente sin ningún tipo de permiso, edificó una casa en tierras que le pertenecen al Estado.

La historia no es nueva. Tampoco es nueva la problemática en esta zona en particular. El manejo – o desmanejo – de las tierras fiscales en Río Senguer parecen ser moneda corriente. Al menos así lo indican una serie de denuncias ante la Justicia: venta de terrenos del Municipio a precios irrisorios y ocupaciones presuntamente ilegales, entre otras causas.
Sin embargo, lo habitual aunque repetido, a veces produce mucho asombro. Y es en lo sencillo de su realización que radica el estupor que causan.
Carlos Mallman, oriundo de Capital Federal y afincado en Bariloche, llegó de paso hace algunos años a Alto Río Senguer. El hermano del famoso chef internacional seguramente quedó fascinado con los paisajes de la zona.
Un buen día – y debió serlo, porque si no es imposible navegar, dicen los conocedores del lugar - decidió internarse en el fondo del Lago La Plata, a escasos kilómetros del pueblo, y llegar hasta el Lago Verde. Una vez en su orilla y “utilizando (…) motosierras y maquinaria mecánica y manual” procedió a “la tala y volteo de parte del bosque nativo”. Mallmann utilizó la madera “para construir allí una cabaña de dos plantas, como así también otras dependencias como un galpón, una torre para un tanque de agua, un refugio para depósito de combustibles y un muelle precario”. Lo citado, consta en los fundamentos del pedido de elevación a juicio que realizara la Fiscalía de Sarmiento en el año 2007, acción penal inició como querellante el Municipio de Senguer.
Algunos ubican este hecho protagonizado por Mallman allá por el año 1995, algo que a la postre será más que decisivo en la definición de la causa penal señalada.
Para los demandantes “la actividad desplegada por Mallman, se desarrolló sin contar con ninguna autorización, ya sea en lo que respecta a la ocupación de la tierra fiscal, como a la tala y volteo del bosque nativo; pudiendo concretar su conducta ilícita con razón de la soledad del lugar. Así valiéndose del recurso de la clandestinidad logró despojar a los legítimos titulares de la tierra pública”.
El Ministerio Fiscal lo acusó a Carlos Mallmann por los delitos de “usurpación por despojo en concurso real con robo en despoblado”, ante la presunta ocupación ilegal de un terreno fiscal y por la tala de “166 plantas de lenga”.
Así de simple, así de increíble. Elegir la ribera de un lago, talar un bosque, construir una cabaña y no pedir para ello permiso a nadie ni pagar un solo peso por el terreno. Al menos es lo que sostiene y describe la Fiscalía y la Municipalidad de Senguer.

¿Causa prescripta?

La presunta ocupación clandestina habría ocurrido con posterioridad al año 1995. Sin embargo el tema llegó a la Justicia recién en 2004, cuando la Asesoría legal del Municipio de Alto Río Senguer promovió una querella penal en contra de Carlos Mallmann por el delito de usurpación, interviniendo también como denunciante el Ministerio Público Fiscal de Sarmiento.
Previo a ello se sucedieron varias diligencias para intentar desalojar al acusado del paraje “Fondo Lago La Plata”. En el 2000 se le envió una carta documento intimándolo a “retirarse del inmueble”, asegurando la Intendencia que se trataba de una “usurpación ilegal”.
Las inspecciones sobre el terreno para constatar lo denunciado se repitieron en varias oportunidades, y en distintas gestiones de Gobierno.
Incluso el propio Carlos Mallmann habría reconocido tal “ocupación ilegal” al manifestar a la ex intendenta Graciela Vidal que “era de su interés acercarse hasta la Municipalidad de Alto Río Senguer a los fines de encontrar solución al presente problema”.
En el 2005 se le intentó prohibir el ingreso al imputado al predio que ocupaba. Incluso se dispuso “provisionalmente por el término de 60 días el reintegro de la posesión y tenencia sobre el predio en cuestión al Municipio de Alto Río Senguer”.
Mientras tanto, los plazos judiciales se fueron estirando. Y le tocó el turno a los tecnicismos. El defensor de Mallmann, el abogado Juan Goya, planteó lisa y llanamente la prescripción de la acción penal.
Pasados tres años luego de la denuncia, los jueces Daniel Pintos y Martín Montenovo de la Cámara Primera en lo Criminal resuelven: “Sobreseer en la presente causa a Carlos Alberto Mallman (…), en orden al hecho que se le atribuyera y que se califica como Robo simple en la modalidad de delito continuado, por el hecho acaecido en el transcurso del año 1995 en Alto Río Senguerr, por haberse extinguido la acción penal”.
El abrupto corte legal a la cuestión imposibilitó el debate de fondo sobre la presunta usurpación ilegal al no concretarse el juicio oral y público que permitiera echar luz sobre lo investigado.
Sin embargo, el Municipio a través de su asesor técnico, el abogado Diego Touriñan interpuso un recurso de casación ante el Superior Tribunal de Justicia de la Provincia. Admitida la apelación, en lo sucesivo el máximo órgano judicial de Chubut se expedirá sobre el tema, según consta en la cédula de notificación enviada a Touriñan a fines de agosto de este año.

Ahora van por el desalojo

El revés judicial sufrido por la Fiscalía y el Municipio en primera instancia derivó en la consecuente apelación. Pero desde la Municipalidad van por más. Una vez resuelta – favorablemente o no – la cuestión penal, darán seguimiento a la demanda civil ya presentada contra Carlos Mallmann ante el Juzgado de Sarmiento.
Allí solicitan que se condene al demandado a “restituir el inmueble objeto de esta acción con todas las cosas accesorias”, alegando que la titularidad de las tierras corresponde al Municipio de Senguer y tiene “evidentemente base legal”.
Aún más, sostiene la demanda civil que se podrá acreditar que “el demandado carece de todo título o derecho, y que su accionar obedeció a una conducta de hecho basada en la clandestinidad”.
Y agrega en igual sentido: “la ocupación del predio en cuestión (…) se habría realizado con conocimiento de que no se poseía ningún derecho sobre el terreno”.
En el marco de la investigación penal, el Instituto Autárquico de Colonización y Fomento (IAC), afirmó mediante resolución que en ese organismo “no se registran antecedentes del Sr. Carlos Mallman”, acreditando la titularidad del lote fiscal al Municipio de Senguer.
En el año 2005 el intendente Javier Marabolí responde a un oficio judicial informando sobre la “inexistencia de expediente relacionado con el inmueble litigioso al no haber sido éste subdividido ni adjudicado en venta, que motivara la tramitación de un expediente administrativo”.
Apoyados en estos fundamentos, es que el asesor de la Municipalidad promueve “formal demanda de reivindicación” en contra de Carlos Mallman, pidiendo que “el intruso” – como lo tildó el Concejo Deliberante – restituya el predio a orillas del Lago Verde, en el fondo del Lago La Plata.
Publicado por: PuertaE