Amenazas sobre la selva amazónica





Considerada la cuenca fluvial mas grande del mundo, la región Amazónica es un gigantesco ecosistema de selva tropical que se extiende sobre un área de 7 millones cuadrados. Los expertos consideran la zona como la reserva biológica más rica del mundo con varios millones de insectos, plantas, pájaros, y otras formas de vida, muchas de las cuales no han sido catalogadas aún por la ciencia.
 
El  Amazonas es el segundo río mas largo del mundo con una longitud de 6.400 kilómetros cuadrados y un caudal mayor al de cualquier otro, liberando 6,5 millones de pies cúbicos por segundo en la temporada de lluvia. Este río es responsable de un quinto del volumen total de agua que llega a los océanos del mundo.

Pero la deforestación a lo largo del río Amazonas en Sudamérica está disminuyendo la caída de las lluvias y causando cambios climáticos pues llega menos agua evaporada a la atmósfera, lo que genera menos precipitaciones además de afectar el calentamiento global de la  Tierra pues la supresión de estos árboles implican la emisión de millones de toneladas de dióxido de carbono que contaminan la atmósfera pues la cuenca del Amazonas regula el clima de casi toda la América del Sur y sus árboles son los grandes procesadores de dióxido de carbono y suministradores de oxigeno.

El científico brasileño Britaldo Silveira Soares-Filho, de la Universidad de Minas Gerais, afirma que si no se cambia el actual uso humano de la selva y se refuerza su protección se calcula que el tamaño de la Amazonia se reducirá de 5,3 a 3,2 millones de kilómetros cuadrados antes del año 2050.

El Fondo Mundial de la Naturaleza también alertó que el cambio climático y la deforestación pueden hacer desaparecer o dañar seriamente hasta un 60 por ciento de la selva amazónica para el 2030 incluso.

Los científicos han  señalado la importancia de la selva amazónica para el clima de nuestro planeta ya que la misma no puede ser subestimada pues no sólo es esencial para controlar la temperatura sino que además constituye una importante fuente de agua dulce.

La deforestación es una de las actividades que emite mayores niveles de gases de efecto invernadero. De acuerdo a datos oficiales el 20 por ciento de las emisiones globales anuales de gases contaminantes proviene de la deforestación. El incremento en la producción de agro combustibles tendría impactos sociales y ambientales desastrosos según científicos de la  Organización de Naciones Unidas.

Los impactos cada día son más severos sobre las comunidades y los bienes naturales. Los bosques están siendo talados y los pueblos indígenas y otras comunidades están siendo desplazadas de sus territorios, a menudo de forma violenta, para abrir camino a las plantaciones de agro combustibles en manos de empresas transnacionales que se apropian de la tierra y el agua. 

En la actualidad existen más de 850 millones de personas que padecen hambre y más de 18.000 niños mueren diariamente por esa causa. Esta política de destinar tierras productivas y cultivos para abastecer automóviles, en lugar de usarlos para alimentar personas con hambre, es un crimen contra la Humanidad.

 
 
Autor: Ricardo Bruno Ojeda Lastre

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques