Un gran barco de transporte de mercancías contamina igual que 50 millones de coches





En un año, un sólo barco de transporte de contenedores puede emitir tantos contaminantes causantes de cáncer y asma como el equivalente a 50 millones de coches. El fuel de baja calidad de los 90.000 buques de transporte marítimo del mundo conlleva la emisión de hasta 2.000 veces más sulfuro que el combustible de los coches. Estimulado por la globalización y el libre y masivo comercio de bienes manufacturados alrededor del mundo, el transporte marítimo, un sector que escapó a toda reglamentación en cuanto a emisiones en el Protocolo de Kyoto, representa ya el 90% del volumen de mercancías transportadas a nivel global.
Lo peor para el medio ambiente en lo que se refiere a la contaminación proveniente de los grandes barcos es el fuel que usa. Básicamente es petróleo de descarte, lo que ha quedado del proceso de refinado del crudo. Es algo muy parecido a lo que luego se convierte en asfalto. Es el combustible más barato y más contaminante. El tansporte marítimo es responsable de quemar 7,29 millones de barriles de petróleo al día, lo que representa el 84% de toda la producción de petróleo de exportación de Arabia Saudí.
Por todo ello, el transporte por mar puede considerarse como el más contaminante del mundo. Si los 760 millones de coches del mundo emiten a día de hoy 78.599 toneladas de óxido de sulfuro (SOx) anualmente, los 90.000 barcos son responsables de 20 millones de toneladas. Es decir, 260 veces más. Si un gran barco puede generar alrededor de 5.200 toneladas al año de este contaminante, resulta que sólo los 15 buques más grandes del planeta contaminan tanto como el parque móvil global, es decir, 760 millones de coches…

Fuente: ecologiablog.com
____________________________________________

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia