LA JUSTICIA PARALIZA LA MINERA AGUA RICA LUEGO DE LA PRESIÓN DE LAS COMUNIDADES AFECTADAS





RENACE
RED NACIONAL DE ACCION ECOLOGISTA de la Argentina
16 febrero 2010
 

 
El juez de Minas de Catamarca resolvió la suspensión "hasta nuevo aviso" de las actividades que llevaba adelante la empresa minera Agua Rica. La medida tuvo su origen en los fuertes reclamos que se vivieron en la noche de ayer en el departamento de Andalgalá, donde está ubicado el yacimiento, que culminó con numerosos detenidos, heridos y destrozos.

 
El juez de Minas, Guillermo Raúl Cerda, notificó hoy al mediodía al apoderado de la empresa Agua Rica en wl departamento de Andalgalá, del "cese de actividades hasta nuevo aviso", a fines de poner fin al conflicto social en la zona.
 
El Juez manifestó que "es una medida sumamente necesaria por lo sucedido ayer. Ya notifiqué al apoderado de la empresa y si bien ellos pueden apelar, manifestaron estar de acuerdo con la resolución para traer calma a la sociedad andalgalense". “Lo que vivimos ayer todos los ciudadanos catamarqueños, de los que sucedió en Andalgala, ameritaba que se tome una medida de este tipo, porque lo fundamental es preservar la paz social, la salud y la seguridad de las personas”
Por su parte, el subsecretario de Seguridad de la Provincia, Luis Baracat informó hoy que personal policial tenía la misión de preservar el orden y no reprimir ante el caos producido después que se permitió pasar una máquina de la empresa de Agua Rica.
Sin embargo, los asambleístas denunciaron que la policía de Catamarca y Gendarmería Nacional reprimieron a los pobladores que bloqueaban a vehículos mineros en la localidad de Andalgalá con perros y equipos especiales de dispersión de motines, que dejó varios heridos, entre ellos niños y mujeres, con medio centenar de detenidos.
            Pese al desalojo, el puebo de Andalgalá salió a la noche a las calles, y cerca de las 20hs la concentración llegaba a más de cinco mil personas.
Entre balas de goma y gases lacrimógenos “la gente comenzó a destrozar y prender fuego algunos sectores de la Municipalidad”, en reclamo de la renuncia del Intendente José Perea, así como también las oficinas de la minera Agua Rica y comercios de proveedores mineros. El intendente justicialista José Perea culpó por los destrozos a concejales, docentes, al grupo Quebracho, y a “hippies”, en un reportaje a Radio XXI.
A la medianoche, relatan los asistentes, el municipio cortó la luz y comenzó a dispararse balas de goma en un desalojo brutal sobre las personas que estaban en la plaza.
 
El alerta para movilizarse rápidamente en Andalgalá está organizado en toda la comunidad desde diciembre, cuando se resolvió resistir la instalación de Agua Rica, minera de oro, cobre y molibdeno que triplicará en envergadura y efectos a Bajo Alumbrera, que viene trabajando en la zona con múltiples denuncias por la contaminación que llega además a otras provincias, además del brutal consumo de agua dulce que pone en riesgo la zona del Aconquija (los datos de la propia empresa indican 66.000 litros de agua diarios, aunque los expertos consigan diez veces más por el tipo de trabajo que implica la minería a cielo abierto).
Los andalgalenses no rechazan la minería por desconocimiento, sino por verla de cerca. “No sólo la contaminación y las enfermedades de cantidad de personas, sino que además no generan trabajo, ni riqueza. Catamarca sigue igual o más pobre,  y Andalgalá es el lugar de mayor desocupación de la provincia” explicó Urbano Cardozo, acerca de las falsas teorías sobre el progreso que implica la minería. El propio intendente Perea había reconocido que no más de 40 andalgalenses (sobre 20.000 habitantes) trabajan en la mina.
 
www.renace.net


Andalgalá: Represión, detenidos, pueblada, repliegue y saqueos

La pueblada de ayer contra la minería a cielo abierto culminó con el repliegue policial y saqueos en comercios adyacentes a la plaza. La ciudad de Andalgalá luce devastada al igual que sus habitantes.

Vecinos y Ambientalistas de la Asamblea Los Algarrobos que protestan en contra de la minería a cielo abierto y que impiden el paso de maquinas y vehículos hacia el megaemprendimiento Agua Rica en un camino comunero que une las localidades de Chaquiago y El Potrero, fueron reprimidos este lunes por efectivos policiales luego de una orden emanada por el juez de Andalgalá, Rodolfo Cecenarro.

El desalojo se inició cerca de las 17 cuando los antimineros que se mantenían acostados en la ruta fueron llevados a la fuerza y detenidos. Esta acción provocó la reacción de los vecinos y desató una pueblada que se trasladó a la plaza principal de Andalgalá donde los manifestantes exigieron la libertad de mas de una decena de demorados y las renuncias del intendente de Andalgalá, José Perea y el gobernador Eduardo Brizuela del Moral, a quienes acusaban de entreguistas “cipayos” de las multinacionales.

Cerca de las 18:30 horas los ambientalistas no fueron atendidos por la fiscal de turno Marta Graciela Nieva. “La fiscal vio toda la represión, pero no nos quiere atender ante el reclamo por los detenidos. Nosotros vamos a seguir en la lucha aunque no les guste” afirmaronn los vecinos, quienes gritaban que “la policía de Andalgalá y la de la provincia vinieron a proteger a los mineros y promineros”.

Pasadas las horas los ánimos se fueron enardeciendo y los manifestantes quemaron una camioneta y destruyeron las oficinas de Agua Rica y ocasionaron daños al edificio municipal.

Los gases lacrimógenos, balas de goma y ladridos de perros policiales no pudieron con los casi 600 frenéticos andalgalenses.

Ante la virulencia de los acontecimientos y temiendo por una fatalidad, una orden del Ministro de Gobierno, Javier Silva, dispuso el repliegue de las fuerzas policiales. Entonces, con el camino libre, comenzó una ola de saqueos de comercios aledaños a la plaza céntrica protagonizados por encapuchados oportunistas.

Recién cerca de la una de la madrugada de este martes una tensa calma se apoderó de la ciudad de Andalgalá que luce devastada con un pueblo maltratado y dividido por la maldición del oro que yace en sus entrañas.

------------------------------------------------------

Arriesga mucho Brizuela del Moral defendiendo a mineras

La minería no es una política de Estado en Catamarca, ejemplos sobran; los millones que nos dejó la actividad, pocos en comparación a lo que se llevan las mineras, fue a cambio de escasos controles de todo tipo. Sin embargo el gobierno de Eduardo Brizuela del Moral parece dispuesto a inmolarse en defensa de megaemprendimientos.

Está comprobado que las utilidades y participaciones que deja la actividad minera no sirven para promocionar el desarrollo de nuestra Catamarca; que después años de utilidades y regalías todavía no pueda garantizarse un buen servicio energético es prueba palpable de ello.

Sin embargo, a pesar de las desproporcionadas utilidades y las regalías que percibe el Estado catamarqueño, supuestamente el 3% menos los gastos de producción, es decir un 1,5%, el resto lo perciben las empresas multinacionales explotadoras, hacen mas notables los escasos controles que se les aplican: hay dudas, legitimas, por la contaminación ambiental; pero además, nadie controla los minerales que se sacan de nuestras montañas. Las empresas expresan mediante una declaración jurada un número y eso sirve de base impositiva y participativa. Nada más.

A pesar de todos esos puntos negros de la política minera del gobierno de Eduardo Brizuela del Moral, lejos de corregirlas, al fin y al cabo es gobernador de Catamarca, éste parece dispuesto a inmolarse en defensa de las multinacionales.

Los últimos días han sido prolíferos en muestras de hasta donde es capaz de llegar el oficialismo en su defensa. Primero fue el ataque premeditado, injustificado al legislador Fernando Pino Solanas, que cuestiona lo que aquí se permite libremente.

Ayer, el gobierno del Frente Cívico y Social en Catamarca desplegó un fuerte aparato represivo sobre los manifestaciones ambientalistas tenían que protestaban en dos distritos diferentes. La represión fue brutal, incompatible con el discurso permanente de la paz social, “golpearon sin misericordia a niños y mujeres”, ni hablar de los adultos, a quienes directamente se atacó con balas de goma.

En los dos incidentes, repetimos, decididos y llevados adelante por un gobierno que se llena la boca con la paz social, el resultado fue un verdadero fracaso, porque Pino Solanas logró una atención inusitada de los catamarqueños, a pesar de los huevazos, y ayer los corte no pudieron levantarse, a pesar de la brutalidad de la represión.

------------------------------------------------------
Protesta en Buenos Aires por la represión en Andalgalá

A la importante trascendencia periodística que tuvieron hoy los graves incidentes registrados ayer en Andalgalá, donde grupos ambientalistas fueron violentamente reprimidos, a la nacionalización del tema minero se suma la concentración que se organiza para hoy, frente a la sede céntrica de la Casa de Catamarca.

En la sede de la Casa de Catamarca en Capital Federal, a las 16, se realizará una concentración en apoyo a los grupos ambientalistas y de rechazo a la violenta represión resuelta ayer y que concluyera heridos, detenidos y edificios destrozados.

La concentración es organizada por movimientos ambientalistas de distintos puntos del país con sede en la ciudad de Buenos Aires que apoyan “al pueblo de Andalgalá, que viene pidiendo una consulta popular, desoída por gobernantes locales y provinciales, y cuyo resultado fueron los violentos sucesos de ayer, que implicaron a todo el pueblo de Andalgalá en las calles, la quema de la Municipalidad y de las oficinas de las mineras”.

Los hechos de violencia y esta nueva concentración exponen ante la opinión pública nacional los rechazos que cosecha la política minera del gobierno de Eduardo Brizuela del Moral, que lejos de sumar apoyos derivados de los consensos, hasta ahora solo cosecha rechazos.

Fuente: catamarcactual.com

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques