El pinguino del Cabo compite con la industria pesquera por su supervivencia




El pingüino del Cabo, también conocido como pingüino africano, es una especie actualmente en peligro como consecuencia de la disminución de 60% de la población mundial entre 2001 y 2009. Un descenso que, según reporta Science Daily, los expertos atribuyen a la escasez de su principal alimento, los peces, debido a que los bancos de sardinas y anchoas se han desplazado fuera de sus zonas de alimentación. Pero hay otro factor que contribuye a la falta de alimento: los barcos pesqueros.
Una investigación realizada por científicos del Centre d’écologie fonctionnelle et évolutive de la Universidad de Montpellier y la Universidad del Cabo, en Sudáfrica, ha evidenciado que los pingüinos deben competir por su supervivencia con las flotas pesqueras, las cuales explotan los pocos peces que quedan alrededor de sus colonias. En enero de 2009, la agencia gubernamental sudafricana que supervisa la pesca decidió hacer un experimento.
Cerró a la pesca un área del océano de un radio de 20 kilómetros, alrededor de la mayor colonia de pingüinos del Cabo (en la isla de St Croix, en la Bahía de Algoa). La zona alrededor de otra colonia de pingüinos, la Isla de los Pájaros, 50 kilómetros al Este de St. Croix pero en la misma bahía, se mantuvo abierta a la pesca. El objetivo permitir a los investigadores comparar el comportamiento de alimentación de los pingüinos.
Los resultados fueron claros: en 2008, antes de que el área fuese cerrada a la pesca, la mayoría de los pingüinos de St. Croix pescaba principalmente a más de 20 kilómetros de su colonia. Es decir, cubría hasta 150 kilómetros de distancia en dos días en su búsqueda de comida. En 2009, en cambio, sólo tres meses después del cierre del área a la pesca, 70% de los pingüinos pescaba a menos de 20 kilómetros de distancia, dentro del área marina protegida.
Este experimento demuestra los beneficios inmediatos de la creación de un área marina protegida para la conservación de una especie amenazada. El estudio confirma el impacto negativo de la pesca industrial en las condiciones de alimentación de los pingüinos de África y también demuestra la importancia crucial de las Áreas Marinas Protegidas sobre la conservación de especies en peligro de extinción.
Vía | www.sciencedaily.com
Fotografía | Nick Perretti
Fuente: ecologiablog.com

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento