Los inviernos más fríos no detienen el calentamiento global, insisten los expertos




Al borde ya de un ataque de nervios, los climatólogos nos ruegan que no mezclemos churras con merinas. Su mensaje va dirigido a quienes todavía no se han enterado de que el calentamiento global es un tema aparte del frío que nos haga en invierno.
Con paciencia infinita explican que, a pesar de las olas de frío que ha sufrio Europa, o de las ventiscas que azotarán algunas zonas de EEUU en marzo, el calentamiento global no disminuye.
Por lo visto, estos intensos fríos invernales han llevado a algunos a creer que el calentamiento global se ha estancado, un pensamiento que los expertos sugieren sustituir por este otro: la tendencia general es de calentamiento global, aunque los efectos no se dejan sentir por igual en todo el planeta.
Es decir, los científicos dicen que el calentamiento global no es uniforme en todas partes, y que los modelos climáticos predicen que habrá fríos y calor extremos, inundaciones y sequías. En palabras de Neville Nicholls, climatólogo de la Universidad de Monash, en Melbourne:
El calentamiento no es el mismo en todas partes, pero es realmente muy difícil encontrar lugares que no se hayan calentado en los últimos 50 años.
Además, los datos de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), indican que ocho de los diez años más cálidos registrados han sido todos años desde el 2000 para acá. (Traducción libre)
El meteorólogo oficial de Gran Bretaña, la Oficina Meteorológica del Reino Unido, apoya esta idea, diciendo que su país ha pasado uno de los inviernos más fríos de los últimos 30 años, pero que probablemente se produzcan cada vez menos debido a la tendencia al calentamiento global.



Vía | news.yahoo.com

Fotografía | gainan

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia