Saná, Yemen: ¿la primera capital del mundo en quedarse sin agua?




La yemení Saná (o Sanaa) podría convertirse en la primera capital mundial en quedarse sin agua. La ciudad más importante de Yemen está agotando sus acuíferos y se encuentra sumida en una muy seria crisis del agua, con cortes y dificultades en el suministro de agua para la población desde hace meses.
Según un operador de agua de Yemen entrevistado recientemente por Reuters, su pozo, de casi 400 metros de profunidad, está practicamente seco. Lo mismo ocurre con pozos de hasta 900 metros de profundidad.
Sanaa es el hogar de 2 millones de personas, y está creciendo rápidamente. Los expertos dicen que, de continúar por este camino, podría ser una población fantasma en 20 años. Predicen también que habrá, como consecuencia de ello, millones de “refugiados del agua” que abandonarán la montañosa Sanaa por localidades de la costa, e incluso los vecinos Estados del Golfo o Europa.
Alrededor del 90% del agua utilizada en el Yemen se utiliza para la agricultura. Y un impresionante 37% de todos los que el agua se utiliza para cultivar el qat, un narcótico leve que se masca y que es muy popular en el país. Tanto, que así se expresaba un comerciante de qat:
Es cierto que el qat utiliza gran parte de nuestra agua, pero Yemen no puede vivir sin qat. (Traducción libre)
Las perspectivas para paliar esta crisis del agua son bien oscuras: con una población actual de 23 millones de habitantes, las estimaciones hablan de que en 20 años tal cifra se duplicará. De no darse con la solución para asegurar el suministro de agua, es probable que la zona se vuelva todavía más inestable (ya se ha registrado casos de violencia por la escasez de aguaen algunas de las provincias del norte).
Vía | www.treehugger.com
Fotografía | es.wikipedia.org
Ecologiablog.com

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia