Argentina: Ratifican el cierre temporal de la mina Veladero

El ministro de Ambiente de la Nación Sergio Bergman ratificó ante la justicia la medida que suspende las actividades en la mina Veladero, hasta tanto Barrick Gold presente un mejor plan ambiental. Los Asambleístas piden el cierre de la mina.

Doce días después de que se ordenara la suspensión de actividades de la mina Veladero, el Ministro de Ambiente Sergio Bergman ratificó ante la justicia esta medida. Hasta que Barrick Gold no “garantice la protección del ambiente y la salud de la población” no se volverá a abrir la mina, declaró a la prensa el funcionario nacional, muy criticado por los asambleistas, ya que consideran que ha actuado siempre en forma oportunista.
Sin dudas que el último derrame de marzo fue determinante para la suerte de Barrick Gold en San Juan. En 18 meses la mina produjo tres derrames de agua cianurada, contaminando los nacimientos de al menos cinco ríos. 
Esta semana, a raíz de estos hechos el juez Pablo Ortija ordenó -entre otras medidas- hacer análisis de sangre a los pobladores de Jáchal, busca determinar la presencia de metales pesados que ya han hallado en los ríos Blanco y Jáchal.
“A Barrick debe ponérsele un límite claro y firme. Así como lo hacía, no podrá seguir operando”, comentó Bergman a la prensa luego de salir del Juzgado Contencioso Administrativo Federal 3, para ratificar la medida que fue radicada el pasado 7 de abril. “En la demanda solicitamos que se tomen estas medidas con el fin de exigir a Barrick que modifique su actual tecnología y haga las inversiones que se requieren ya que así como venía explotando la mina no puede continuar”, dijo el ministro. “La Nación no tiene otra vía que la acción judicial para obligar a Barrick a cambiar su práctica minera, de ahí la cautelar y el amparo“. Para Bergman es imperioso que cuanto antes la empresa entienda que tiene que hacer “reformas sustantivas y modificar los planes de monitoreo y contingencias del emprendimiento.
A principio de abril, luego de que se produjera el último derrame, una comisión integrada por funcionarios judiciales, técnicos y provinciales fueron hasta la mina y constataron que había fallas en el sistema de lexiviación, y esto fue determinante para que la justicia interviniera y decidiera la suspensión de las actividades de la mina. Para los técnicos, un nuevo derrame significaría un peligro potencial sobre los ríos interprovinciales, napas subterráneas y cuerpos de hielos individualizados en el Inventario Nacional de Glaciares.
Fuente: elfederal.com.ar

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”