¿Sabían que los océanos tienen todo?

Por Baher Kamal 

En los océanos se puede encontrar desde vida microscópica hasta los animales más grandes que hayan vivido en la Tierra; desde los más descoloridos hasta los más relucientes; desde los que habitan zonas gélidas hasta los que lo hacen en las más cálidas, los que necesitan sol y los que se adaptaron a la oscuridad de las profundidades marinas.
La Organización de las Naciones Unidas (ONU) nos recuerda que los océanos son esenciales para los ecosistemas terrestres, así como una fuente de biodiversidad, alimento y vida. De hecho, alrededor de 40 por ciento de la población mundial vive a unos 100 kilómetros de la costa.
Por ello, una mejor gestión de los recursos marinos es necesaria “para garantizar la seguridad alimentaria mundial”, recuerda la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).
Sin los océanos, “la vida no existiría”. Sin océanos, no hay vida.
Sencillamente, “sin ellos, la vida no existiría”, recuerda la FAO, que detalla varios argumentos probatorios:
1. La pesca y la acuicultura emplean directamente a 56 millones de personas, y a muchas más en actividades subsidiarias, como el manejo, el procesamiento y la distribución de la producción. La pesca y la cría de peces mantienen a entre 660 y 880 millones de personas, 12 por ciento de la población mundial.
2. Los océanos concentran 80 por ciento de la biodiversidad del planeta y constituyen el mayor ecosistema de la Tierra. La pesca ofrece 20 por ciento de la proteína animal a unas 3.000 millones de personas. Solo 10 especies constituyen alrededor de 30 por ciento de la captura y 10 especies son responsables de 50 por ciento de la piscicultura.
3. Los océanos son una fuente de energía renovable, y se desarrollan dispositivos para generar electricidad a partir de las olas, así como se instalan granjas eólicas en el mar.
4. Los océanos regulan nuestro clima. ¿Sabían que absorben una cuarta parte del dióxido de carbono que los humanos liberan a la atmósfera? Eso los convierte en “sumideros de carbono”, aunque su capacidad de absorber más es limitada.
Alrededor de 90 por ciento del calor adicional derivado del recalentamiento planetario se almacena en los océanos. Sin este servicio, y el de enfriamiento y calentamiento de las corrientes oceánicas, las temperaturas mundiales serían demasiado inestables para la vida.
5. Los océanos afectan nuestro clima. Con el calor del sol, el agua de la superficie se evapora y se condensa formando las nubes, lo que se conoce como el ciclo del agua. Así recibimos lluvias y tenemos agua potable. También contribuyen al viento, las tormentas y los huracanes, y ayudan a producir las lluvias monzónicas, de las que dependen millones de personas en Asia meridional.
6. Los científicos han descubierto que muchos invertebrados marinos producen antibióticos y substancias antiinflamatorias y contra el cáncer. El cangrejo herradura, las algas y las bacterias marinas también resultaron tener propiedades médicas de gran utilidad.
7. Los océanos influyen en nuestra salud y en nuestro bienestar. El agua calma y reduce la ansiedad, y estar cerca de espacios azules tendría efectos positivos para nuestra salud mental.
Por desgracia, distintas actividades humanas amenazan nuestros océanos, advierte la FAO, además de que la sobrepesca reduce la población de peces, pone en riesgo el suministro de alimentos y cambia la cadena alimentaria marina.
Sobrepesca o cómo agotar los océanos  
La FAO estima que se capturan unas 91 o 93 millones de toneladas de peces al año, y los mariscos están entre los productos básicos más comercializados del mundo con un valor de exportación que en 2016 ascendió a 142.000 millones de dólares.
Además, se estima que la pesca ilegal, no registrada ni regulada extrae otras 26 millones de toneladas de peces al año, perjudicando a los ecosistemas marinos y saboteando los esfuerzos para lograr la sostenibilidad de esta actividad.
Alrededor de 80 por ciento de la contaminación oceánica procede de la tierra, y las zonas costeras son especialmente vulnerables a los contaminantes, observa la FAO. Por ejemplo, los plásticos, que son un problema particular cuando se forman enormes manchas de basura en el agua.
Y a eso se suma que el cambio climático con consecuencias como la acidificación oceánica, afecta la supervivencia de especies marinas.
El desarrollo costero también destruye y degrada importantes ecosistemas marinos, como los arrecifes de coral, las praderas marinas y los manglares.
La gravedad del problema es tal, que dirigentes, científicos, especialistas y organizaciones de la sociedad civil se preparan para participar en la Conferencia Mundial sobre los Océanos, que se realizará del 5 al 9 de junio de este año en Nueva York.
Un Festival Mundial del Océano
Como forma de ampliar su visibilidad, la ONU anunció el 11 de este mes la realización del primer Festival Mundial de los Océanos, que será el punta pie inicial de la conferencia y en el marco del cual activistas y artistas tomarán las calles y los cursos de agua de Nueva York para generar consciencia sobre la necesidad de revertir la decadente salud oceánica.
Con ese fin, la responsable para asuntos internacionales de la alcaldía de Nueva York, Penny Abeywardena, se reunió con el presidente de la Asamblea General de la ONU, Peter Thompson, para informar que el festival tendrá lugar el 4 de junio, el día antes del inicio de la conferencia de una semana.
Suecia, que ha sido un gran actor de los esfuerzos para salvar los océanos, remarcó por medio de la vice primera ministra y ministra para el Clima, Isabella Lövin, que la Conferencia sobre los Océanos será una “oportunidad única” para salvarlos del enorme estrés al que están sometidos.
“No necesitamos inventar ni negociar nada nuevo, solo tenemos que tomar medidas para implementar lo que ya acordamos”, subrayó Lövin.
Los hechos son claros, al igual que la solución. Resta ver si los gobernantes del mundo se deciden a actuar.

Traducido por Verónica Firme - Imagenes:
La salud de los océanos es fundamental para resolver uno de los mayores problemas del siglo XXI: cómo alimentar a 9.000 millones de personas en 2050. Crédito: FAO.Los océanos concentran 80 por ciento de la biodiversidad del planeta y constituyen el mayor ecosistema de la Tierra. Crédito: Martine Perret/UN Photo.

 

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente