Construyendo un nuevo sistema economico

FairCoop

Entre los objetivos prioritarios de la FairCoop está el de construir un nuevo sistema económico a escala mundial, basado en la cooperación, la ética, la solidaridad y la justicia en nuestras relaciones económicas.
 
Para que sea posible alcanzar esta meta, es muy importante contar con una estrategia clara, respecto al camino a seguir, y que esta sea conocida y compartida por los miembros afines a la FairCoop.
En este artículo intentaremos explicar la estrategia que nos hemos propuesto:

Faircoin es la criptomoneda escogida para sostener monetariamente nuestro sistema económico. Más allá de las ventajas que se comentan en otros sectores, se trata de una criptomoneda que reúne las características adecuadas para ser objeto de ahorro, con un coste ecológico muy reducido, puesto que el gasto que representa su creación mediante el minado casi resulta insignificante.  Faircoin ha sido creada y al principio se distribuyeron 50 millones y, desde aquel momento en adelante, irá creciendo en un porcentaje reducido mediante el ahorro.
Faircoin es una criptomoneda negociada en los mercados de monedas, de forma semejante a Bitcoin y a cualquier otra criptomoneda o divisa de los diversos estados del  mundo.
Los mercados monetarios que intercambian criptomonedas entre ellas, y con otras divisas de todo tipo, han crecido a gran velocidad en los últimos dos años.
La evolución de los mercados de divisas han producido siempre un gran impacto en la capacidad adquisitiva de los ciudadanos del mundo, con graves consecuencias, como la pobreza, la precarización de la mano de obra y el expolio de los recursos naturales.  La causa de todo esto no ha sido solamente el desequilibrio en los intercambios comerciales, sino que se ha debido también a los movimientos especulativos, que tienden a beneficiar a los más ricos.
Sabedores de esto, nuestro plan aquí es rehacer una porción, tan amplia como podamos, de la justicia económica global, sirviéndonos de algo que habitualmente ha ido siempre en contra del sur global: las leyes del mercado (oferta -demanda).
En pocas palabras, como decimos en la FairCoop, se tratara’ de hackear el mercado de las divisas introduciendo el virus de la cooperación.
A tal fin, en esta primera fase, queremos promover con acciones cooperativas la demanda de compra del Faircoin en el mercado y, al mismo tiempo, deseamos incentivar una reducción de la cantidad puesta en venta.
Esto no va a ser un “comprar por comprar”, cosa que no sería sostenible ni coherente, sino que se trata en cambio de incentivar  Faircoin como opción de ahorro ético, con servicios múltiples que faciliten su uso, y hacer de él un instrumento útil para diversas iniciativas de empoderamiento económico de aquellos sujetos activos en la transformación social.
Un concepto imprescindible para entender nuestro plan es conocer las propiedades que tienen las monedas.
Las monedas pueden tener varias funciones, de entre las cuales las más conocidas son:
    •    Medio de intercambio de bienes y servicios.
    •    Reserva de valor.
    •    Referencial de valor (sistema de precios).

Al mismo tiempo, y partiendo de estas funciones, contribuyen a cubrir necesidades importantes de la economía, por ejemplo la función de reserva de valor, clave para el uso de la moneda como capital.
Generalmente los economistas han diseñado los sistemas económicos buscando aquel particular modo en el que una sola moneda cumpla todas las funciones al mismo tiempo. En el caso de las monedas fiduciarias, el sistema bancario oficial se ofrece como el único mecanismo disponible para cumplir las funciones de reserva de valor, por medio del interés, puesto que las monedas fiat se van devaluando progresivamente con el paso del tiempo, debido a la inflación. Y, al mismo tiempo, los bancos obligan, cada vez más, a usar su propia red para poder acceder a tales monedas, en el momento de ejercer la función de intercambio de productos y servicios.
En el caso de las monedas sociales, y de las hasta ahora complementarias, en general los proyectos existentes han satisfecho, con diversos grados de éxito, la función de medio de intercambio, pero como su valor se establece en referencia a una moneda fiat, han sido víctimas  ellas también de la misma inflación de las monedas que tenían como referencia para sus precios (exceptuando, al menos directamente, algunos casos como los bancos del tiempo).
El caso del Bitcoin, tratándose de una criptomoneda, hay que seguirlo de cerca, para ver cómo se va desarrollando; por ahora ha tenido un gran éxito, como reserva de valor a largo plazo, a pesar de algunas fluctuaciones a medio y corto plazo; se va destacando también de forma creciente como medio de intercambio; pero con todo y con eso, se vislumbran ciertas contradicciones entre ambas funciones, puesto que su creciente aceptación por parte de las tiendas, que lo convierten automáticamente en moneda fiat, se va convirtiendo en una presión de venta  significativa en el mercado monetario.
Desde la perspectiva de FairCoop tenemos proyectado construir un sistema económico autónomo frente al sistema actual, y para ello estamos pensando en herramientas económicas libres para generar nuevas dinámicas sociales. Y así estamos construyendo un juego de monedas y recursos que cumplen funciones complementarias entre ellas, en vez de pretender que una sola moneda pueda servir para cubrir todas las necesidades al mismo tiempo.
Por eso apostaremos por las siguientes monedas:
    •    Faircoin para desarrollar la función de reserva de valor desde ahora y ya con el objetivo de que, a largo plazo, pueda ser referencia de precios.
    •    Faircredit sistema de crédito mutuo a escala mundial, como medio de intercambio de productos y servicios, teniendo como soporte el Faircoin.
Y los recursos siguientes:
    •    Fairfunds Fondos en Faircoin destinados a donaciones a los diversos tipos de proyectos.  El Fondo del Sur Global será para la adquisición de poder a diversos niveles de los proyectos locales, mientras que  los Fondos de los Commons y los destinados a la Infraestructura Tecnológica, serán para los proyectos globales, y esto podrá incluir también redes de proyectos locales, coordinados globalmente.
    •    Fairsaving como recurso de ahorro en Faircoin para aquellos miembros más inexpertos a nivel de seguridad.
    •    Fairmarket Mercado virtual de FairCoop que permitirá a sus miembros utilizar FairCredit, y a cualquier usuario usar  Faircoin.
    •    Fairbag como recurso de backup encriptado para apoyar el ahorro y la gestión de la cartera de aquellos usuarios avanzados que quieran tener una reserva, ante una eventual situación de emergencia.
    •    Coopfunding como plataforma permanente para embolsar donaciones en cualquier moneda convertible en Faircoin, que engrosen los  Fairfunds
Estos, unidos a otros proyectos, que estamos discutiendo y  que serán anunciados y puestos en marcha en el futuro, van a servir para construir los elementos fundamentales del sistema económico de  FairCoop.
Apostamos también para que este sistema pueda llegar a ser fractal, es decir que a partir de la experiencia en la plataforma matriz, tal experiencia se pueda trasladar y replicar en grados diversos a escala regional y local por todas partes en el globo; pero conservando la interoperatividad en los distintos niveles para el sistema de FairCoop entero. Seguidamente explicaremos el plan en las tres grandes fases que están previstas.
1ª fase: Incrementar el precio del  Faircoin priorizando los ahorros para que crezca el capital de los FairFunds. (septiembre 2014 – noviembre 2014).
El concepto clave para entender las posibilidades económicas del proyecto, en la generación de recursos económicos, es lo que en ingles se llama “market cap”, che podríamos traducir por ‘capitalización de mercado’, y que corresponde a la multiplicación de las monedas en circulación por el valor de una de ellas.
Lo que hemos hecho algunos de los activistas promotores del proyecto ha sido comprar Faircoins, a un precio muy reducido y en grandes cantidades, para después redistribuir el montante entre los proyectos que se registran en los FairFunds y revalorizar el todo, a partir de generar valor real de forma cooperativa, por medio de  la FairCoop.
Como ya se ha explicado en la página sobre los fondos, uno de los objetivos prioritarios de esta fase es que los colectivos del sur global,  y proyectos importantes para el procomún, reciban donaciones de capital en Faircoins, capital que pueda ser útil para su desarrollo, juntamente con los recursos del conocimiento libre y otros tipos de apoyo que encontraran en la  red social. 
Es decir, se trata de generar exactamente la dinámica contraria a lo que hace el poder financiero mundial, que devalúa sus bienes para apropiarse de sus recursos.
Iniciativas que hay que priorizar en esta fase serían:
– Fairsaving. Cartera digital multifirma en FairCoop, con la condición previa de un periodo de ahorro mínimo de 6 meses.
– Faircoop wallet: Cartera P2P multifirma vinculada.
– Fairbag: Servicio de cartera de la FairCoop, que permitirá confiar al backup encriptado, para recuperarlo en una eventual situación de emergencia.
– Fairfunds: Lo realmente importante al principio será difundir, con la finalidad de que vayan llegando proyectos, y así continuar enriqueciendo los diversos fondos. En tal sentido existirá CoopFunding, la Campaña de crowdfunding para los fondos que habrá que trasformar en Faircoins.
En el CoopFunding existirá, dentro de poco, también una opción mixta,  50% donación, 50% ahorro en FairSaving.
2a fase. Actividad económica: productos y servicios moviéndose por todas partes (diciembre 2014 – diciembre 2015).
En esta segunda fase, cuando la market cap acumula una cantidad que hace que Faircoin genere un interés comercial, y mientras la curva del crecimiento en el market cap se va haciendo más moderada, entonces tendrá gran importancia la creación de actividades económicas, ya sea entre los miembros de la  FairCoop, como también en todo el mundo.
Es importante entender que la capacidad de compra de productos y servicios de una comunidad depende de la market cap, del conjunto de la misma, y por eso, la expansión comercial queda pendiente en gran medida del éxito de la criptomoneda como vehículo de reserva de valor.
Los proyectos que hay que priorizar en esta fase serán:
– Fairfunds: Habrá llegado el momento de ponerse a distribuir fondos que puedan constituir capital en Faircoins, disponible ya para apoyar la participación de los proyectos en la actividad económica, dentro de la  fair.coop el primer año, y después ser usados libremente el segundo año.
– Faircredit: Sistema de crédito mutuo global, sostenido con Faircoins, la moneda destinada a fomentar su uso para la producción y el consumo en el ecosistema de la FairCoop.
– Fairmarket: Mercado virtual, que acepta Faircoin y FairCredit,  permitiendo a los miembros de la FairCoop abrir su propio negocio con el apoyo tecnológico de la plataforma al completo.
– Otros proyectos, todavía por concretar, están relacionados con la generación de un sistema bancario autónomo y facilitar el acceso a herramientas de procesamiento de cambio, incluyendo la posibilidad de intercambiar otras monedas con  Faircoin y FairCredit.
3a fase. Un sistema económico justo, consolidado en todo el mundo (enero 2016 – ……..)
Esta tercera fase, que lógicamente se encuentra todavía más lejos, debería caracterizarse por la consolidación del ecosistema y su extensión a tantos niveles como sea posible.
Es importante destacar esto: para que esto ocurra, debería consolidarse el valor de Faircoin, de tal manera que pueda desempeñar la función de referente de valor, para que cesemos de depender de los precios ofrecidos por las monedas fiat, quizás la prioridad más complicada de obtener. Para generar este referente de valor será necesario poner en marcha dinámicas de  cooperación muy amplias entre actores diversos, quienes podrán construir vastas dinámicas de colaboración para defender el valor de  Faircoin como referente de valor de nuestro ecosistema.
Para el caso de los restantes objetivos de la FairCoop, se tratará ya de seguir adelante multiplicando las dinámicas de cooperación y la solidaridad en todos los sentidos, sacando provecho, tantos de los conocimientos y aprendizajes compartidos, como también de los proyectos puestos en marcha, partiendo de la FairCoop y los colectivos que llegaran a formar parte de ella.
Se tratará, a fin de cuentas, de asegurar que las semillas de la cooperación, del bien común y de la economía justa se vayan extendiendo por todos los rincones del planeta tierra cuanto sea posible.
Sucederá que, al final de la jornada, se habrán esparcido las semillas de la cooperación, del bien común y de la economía justa de tal manera que se expandirán por tantos rincones del planeta tierra como sea posible.


Fuente: decrecimiento.info - Imagenes: ‪sociocracia.net‬

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente