La cara oscura de Internet

David Sarabia
 
Dicen que la deep web es a Internet como la parte oculta de un iceberg en el mar. Aunque nosotros no lo veamos, a pesar de que creamos que la Red empieza y acaba en Google, hay un mundo oculto detrás de la barra del buscador. Y es que las páginas que visitamos, las indexadas por los grandes motores de búsqueda como Google y Yahoo no representan más del 5% de Internet. El 95% restante es deep web.
 
Allí tuvo lugar el caso Playpen y la detención de Ross Ulbricht por administrar el portal de compraventa de droga Silk Road. Es ahí donde, teóricamente, opera el Estado Islámico, el lugar en el que se pueden comprar sustancias ilegales a precio de saldo, el punto exacto en el que encontrar sicarios o matones a sueldo. La deep web también es el nido de los pedófilos y los traficantes de armas.
Aunque algunos lo intenten, Internet no puede contenerse en una ley, ni en dos, ni en tres. Y mucho menos la deep web: allí, las cosas no son legales o ilegales, son alegales. Actúan al margen de las normas y de la sociedad, es contenido no indexado en los buscadores; y por lo tanto, es un espacio no público (aunque esto no quiere decir que sea privado).
Los tres libros que traemos esta semana hablan precisamente del Internet Profundo. Cómo operan los cibercriminales. Qué hacen los usuarios allí. Cómo entran, cómo buscan, qué y, sobre todo, cómo lo encuentran y lo consiguen.
Descendiendo hasta el infierno: un paseo por el lado más oscuro de Internet
Ivan Mourin (Luciérnaga Ediciones)
El libro de Mourin abarca el espectro del imaginario colectivo de Internet. Las leyendas, los fenómenos paranormales, los sucesos extraños, las fotos desfiguradas y los entes captados por cámaras de vídeo de dudosa resolución tienen cabida aquí. Aquí están algunos acechadores del sueño como Slender Man, Jeff the Killer o The Rake. Las historias de los caníbales que se citan para comer (y comerse después). Videojuegos que ocultan mensajes secretos o sectas satánicas que desarrollan su actividad en Internet.
En este mismo instante se recibirán unos siete mil correos spam para infestar cuentas de usuarios de todo el mundo, se producirán unas dos mil ventas fraudulentas o engaños a través de páginas y mensajes falsos, se subirán unos cien vídeos con elementos paranormales...
Ivan Mourin (Descendiendo hasta el infierno)
Precisamente por eso, porque la deep web es difícilmente rastreable, también es el lugar en el que se mueven los pederastas y los pedófilos, las webs para captar menores e incluso las iniciativas para instaurar el 25 de abril como el día de los pedófilos. Bitcoins, asesinatos a la carta y juegos para superdotados componen el relato que hace Mourin sobre el Internet Profundo. ¿Qué hay de cierto y qué de verdad en todo ello?
La red oscura: en las sombras de InternetEduardo Casas Herrer (La esfera de los libros)
Aunque antes hablamos de que la deep web era algo alegal, eso no exime a sus responsables de responder ante la justicia por cualquier delito que cometan. Casas Herrer habla desde el otro lado, desde la perspectiva de un agente de policía especializado en la lucha contra la explotación sexual de menores y miembro de la Unidad de Investigación Tecnológica (UIT). También pertenece a la Interpol.
La red oscura es un completo volumen sobre las actividades delictivas en la red y sus procedimientos. Son 10 capítulos, cada uno de ellos dedicado a una conducta ilegal: desde pederastas hasta sádicos, pasando por los negocios ilegales (como la compraventa de drogas), los robos a la carta e incluso los asesinatos. Aunque no sería justo decir que el libro aporta una visión alarmante sobre la deep web, sí es, cuanto menos, un relato sobre todo lo malo que alberga.
Casas Herrer también habla de hackers, las botnets, los dispositivos conectados al Internet de las Cosas y las noticias falsas. Dedica un capítulo  entero al bitcoin y al ethereum, las criptodivisas irrastreables de la red y la censura de las telecomunicaciones en ciertos países.
Deep Web: TOR, FreeNET & I2P: Privacidad y Anonimato
Daniel Echeverri Montoya (0xWORD)
Quizá sea uno de los libros más interesantes de la deep web a nivel técnico que podemos encontrar en el mercado. Si el que compra apenas tiene experiencia con los anonimizadores y las herramientas para ocultar su rastro en Internet, aquí encontrará cómo hacerlo. Echeverri dedica un capítulo entero al navegador TOR (el router de la cebolla), de su funcionamiento, de sus utilidades. Hay otro apartado dedicado a FreeNET, y otro al Invisible Internet Project (I2P), parecido a TOR. El autor también habla de otras redes similares como YaCy o Hyperboria.
El manual trata sobre todo el tema de la seguridad, el anonimato y la privacidad en Internet. Echeverri escribe su tercer libro después de publicar dos manuales sobre Python (un lenguaje de programación). El apartado que abre el libro intenta dar respuesta a esa manida pregunta en Internet que se titula "¿Por qué debo protegerme si no tengo nada que ocultar?" Una respuesta contestada en cerca de 50 páginas que intenta clarificar por qué es tan importante la seguridad en Internet.

Fuente: http://www.eldiario.es

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”