Alemania abandona la energía nuclear y apuesta por las renovables






Definitivamente, Alemania ha escarmentado en cabeza ajena. El accidente de Fukushima provocado por el terremoto y el tsunami del 11 de marzo en Japón, ha adelantado su adiós a la energía nuclear. Con un nuevo plan basado en seis puntos, el gobierno ha anunciado su intención de comenzar a trabajar cuanto antes para renunciar a ella, así como un paralelo despliegue de las energías renovables.
Alemania dará un giro copernicano a su política energética. Un cambio brusco no tanto por lo inesperado, porque ya se apostaba por las energías limpias, sino más bien por lo acelerado, que no necesariamente precipitado. Así, Alemania ha anunciado oficialmente su decisión de cerrar lo más rápido posible sus centrales nucleares.
El cambio no se va a producir paulatinamente, sino de manera rápida, y aquí es donde está la noticia.Y, para lograrlo, tal y como explica un documento preparado por los Ministerios de Medio Ambiente y Economía, el gobierno alemán ha desarrollado un plan de seis puntos destinado a lograr su objetivo.

Encontrar una salida veloz a su dependencia de la nuclear, claro está, pasa por apostar por otras energías. En este caso, las grandes beneficiadas serán las renovables, que se verán potenciadas en gran medida: habrá más subvenciones para proyectos, leyes incentivadoras…
Este plan anula decisiones conservadoras de Angela Merkel, quien determinó hace unos meses ampliar doce años la vida útil de algunas centrales. Ahora, por contra, afirma que quiere “pasar rápidamente a la edad de las energías renovables.”
Para ponerse en marcha, el plan todavía deberá pasar algunos trámites políticos el próximo mes de junio, y también se tendrá en cuenta la opinión de un comité ético constituido por representantes de la sociedad, incluidas agrupaciones de científicos.

Vía | www.maxisciences.com
Fotografía | Joost J.

---------------

El apagón nuclear costaría a Alemania de uno a dos mil millones de euros al año

Hace unos diez años, el gobierno alemán comenzó el abandono progresivo de la energía nuclear, pero la catástrofe de Fukushima ha acelerado el proceso. Su recién anunciada intención de cerrar cuanto antes todas las centrales costará al país no menos de 1.000 millones de euros al año.
La cifra no está definida, ya que todo depende de cómo se hagan las cosas, pero costar, costará dinero, eso está claro. Según declaró hoy el ministro de Economía, Rainer Brüderle, en la radio pública Deutschlandfunk, abandonar la energía nuclear por la vía rápida, tal y como proyecta el nuevo plan presentado, le costaría a su país entre 1.000 y 2.000 millones de euros al año, en función de cómo se diseñe finalmente el proceso.
En concreto, el ministro explicó que la cantidad dependerá de las pruebas de seguridad que se están realizando en estos momentos y del calendario de desconexión final que se acuerde tras el actual periodo de negociación política.
El cierre de las 17 plantas de Alemania es uno de los temas de la cumbre energética nacional que se está celebrando ahora en Berlín con la canciller cristianodemócrata Angela Merkel, Brüderle, y los 16 jefes de los estados federados. Además, se tratará el abandono definitivo de la energía atómica, el apoyo a las energías renovables y la modernización de las redes eléctricas.
Este giro político también responde a las movilizaciones ciudadanas contra la energía atómica, producidas tras el accidente nipón. Pero todavía quedan por resolver cuestiones que preocupan a la gente, contraria a que los costes del cierre de las plantas acabe repercutiendo en sus facturas. Asimismo, los consorcios energéticos reclaman la colaboración estatal.

Vía | www.physorg.com
Fotografía | tillwe

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento