Survival denuncia la destrucción de 4.000 hectáreas de bosque





Survival International denunció hoy la destrucción de 4.000 hectáreas de bosque en la región del Chaco, en el norte de Paraguay, perfectamente documentada en imágenes obtenidas mediante satélite.
Las compañías brasileñas Rivar Plate y BBC S.A fueron sorprendidas en ese tipo de actividades en una operación secreta de las autoridades regionales e indígenas del Chaco.

Se trata de una zona donde viven los Ayoreo-Totobiegosode, el último pueblo indígena que queda fuera de la Amazonía cuyos miembros no ha estado aún en contacto con la civilización.

La mayor parte de esas tierras ancestrales de los indígenas ha sido ocupada por ganaderos privados.

Ojnai, uno de los pocos miembros de la tribu que han establecido contacto con el mundo exterior, manifestó a Survival International su profunda preocupación por esa destrucción porque "no sabemos exactamente en qué parte de la selva vive la gente".

El Instituto Indígena de Paraguay declaró recientemente que 34.000 hectáreas compradas a los ganaderos les sería entregada a los Ayoreo, pero queda por fijar aún una fecha.

Según Survival, las negociaciones con otras compañías, entre ellas la empresa brasileña Yaguarete Pora, no han prosperado hasta ahora dado que los ganaderos no quieren revender esas tierras.

"Los ganaderos, como los Totobiegosode, no pueden ocultar nada. Las imágenes obtenidas mediante satélite hacen imposible que pase inadvertida la enorme deforestación, y las autoridades deben actuar preventivamente, no después de la destrucción", dijo el director de Survival, Stephen Corry.

Fuente: EFE/Portaldelmedioambiente/

--------------------------------------------------

Una reciente investigación demuestra que los manglares son clave en el cambio climático

Una reciente investigación demuestra que los manglares almacenan más carbono que muchos bosques tropicales, pero están siendo destruidos de las costas rápidamente, emitiendo enormes cantidades de gases de efecto invernadero.
Los hallazgos del estudio, que fue realizado por científicos del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR) y el Servicio Forestal de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), incluyen un llamado de los científicos para la protección de los manglares, como parte de los esfuerzos globales para combatir el cambio climático.
“Los manglares están siendo destruidos a un ritmo alarmante. Esto debe terminar. Nuestra investigación demuestra que los manglares juegan un rol clave en las estrategias de mitigación del cambio climático”, dijo Daniel Murdiyarso, científico de CIFOR y coautor de la investigación titulada “Manglares, uno de los bosques tropicales más ricos en carbono”.
En el estudio, publicado el 3 de abril en la revista Nature GeoScience, los científicos cuantificaron la capacidad de almacenamiento de carbono de los manglares, a lo largo de la región Indo-Pacífica. Ningún estudio, a la fecha, había integrado las mediciones necesarias para obtener el almacenamiento de carbono de los manglares en extensas áreas geográficas.
De los resultados, los científicos estimaron que la destrucción y degradación de los manglares podrían estar generando el 10 por ciento de todas las emisiones globales por deforestación, a pesar de abarcar sólo el 0.7 por ciento de los bosques tropicales. Mucho de ese carbono se almacena en el suelo debajo de los manglares.
Actualmente, la deforestación y el cambio de uso de suelo producen entre el 8 y 20 por ciento del total de emisiones de carbono a nivel global, la segunda fuente, sólo después del uso de combustibles fósiles.
Los manglares se encuentran en las costas de la mayoría de los grandes océanos, en 118 países. Una disminución del 30 al 50 por ciento de los manglares en los últimos cincuenta años ha generado el temor de que puedan desaparecer en 100 años.
El rápido incremento del nivel del mar en este siglo es considerado como una de las principales amenazas contra los manglares, que en el pasado han respondido a anteriores cambios graduales del nivel del mar migrando tierras adentro o tierras más altas. Bajo las actuales tendencias climáticas, se espera que el nivel del mar se incremente entre 18 y 79 centímetros en este siglo– y mucho más si es que las capas de hielo continúan derritiéndose a un ritmo tan acelerado.
Los manglares también son amenazados por presiones crecientes del desarrollo urbano e industrial, así como por la piscicultura.
“Existe poco conocimiento de lo que significa la pérdida de manglares para la humanidad”, dijo Murdiyarso. “Es urgente que los gobiernos reconozcan su importancia y desarrollen mejores políticas para asegurar su protección.”
Los manglares no sólo son clave entre los esfuerzos de mitigación del cambio climático, también juegan un rol importante en estrategias de adaptación. Protegen las líneas costeras de tormentas y las fluctuaciones en el nivel del mar, incluyendo aquellas originadas por los tsunamis.

CIFOR
www.cifor.cgiar.org

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques