Cambio climático: con el acuerdo de Cancún perdemos tod@s.





Mensaje a gobiernos y negociadoras-es de la CMNUCC en Bonn

Los movimientos y organizaciones sociales seguimos participando y acompañando las negociaciones de cambio climático, porque consideramos que representan un elemento clave para el desarrollo sustentable de nuestros pueblos. Por ello, vemos con mucha preocupación que el Acuerdo de Cancún sea considerado como la base de los próximos pasos de las negociaciones sobre Cambio Climático.
El Acuerdo de Cancún echa por tierra el multilateralismo democrático y es una herramienta ineficaz porque basa las negociaciones en promesas individuales (pledges), con años base diferentes, con capacidades diferentes y es completamente voluntario.
Tomar los compromisos voluntarios (pledges) como la base de las negociaciones, no garantiza de forma alguna que se limite a 1,5ºC el aumento de la temperatura global para 2050. En suma, este Acuerdo genera una mayor mercantilización de la naturaleza y la vida y garantiza la continuidad del modelo de desarrollo depredador y desigual. Otra Prueba de ello es el rol que también se asignó en Cancún al Banco Mundial y a los Bancos regionales de desarrollo, los mismos que siguen financiando ese modelo fallido, tanto en la gestión de los fondos que se suponen destinados a financiar soluciones como en la creación de mecanismos “innovadores” de financiamiento a través de los mercados, al mismo estilo de lo que provocó la crisis económica más reciente y la subida actual de precios de los alimentos por motivos especuladores.
Compromisos que nos endeudan aún más y condicionan la ayuda Internacional
Como si no bastara con los nefastos resultados de Cancún, estos contemplan y oficializan mecanismos de endeudamiento para nuestros países. Además de no obtener compromisos vinculantes, los países del Sur fueron cargados con nuevas responsabilidades, que en concreto implican fuerte inversión de capital, que será enfrentada vía préstamos, reducciones de gastos social y concesiones de territorio y soberanía. Para mencionar dos ejemplos:
- Se obliga a los países del Sur a elaborar Acciones Nacionales Apropiadas de Mitigación de los países en Desarrollo (NAMAs): dichas acciones deben estar sometidas a un esquema de seguimiento, informe y evaluación internacional, “si es que se requiere de apoyo financiero para su implementación”.
- El establecimiento de un registro para documentar estas NAMAs: este registro es una condicionante para acceder a recursos financieros.
Los países en desarrollo no tienen nada que ganar con esta propuesta, sino todo que perder, considerando las consecuencias que tendría para nuestros países un aumento de más de 2ºC.
Por lo tanto, los negociadores que representen los intereses de los pueblos en las negociaciones tienen el deber de exigir compromisos y soluciones reales a los países del Norte, el reconocimiento de la deuda ecológica, rechazar las falsas soluciones basadas en mecanismos de mercado como son entre otras, las propuestas de MDL, Redd, Redd+, mantener el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas y garantizar la participación y autonomía de los movimientos sociales.
Los efectos del Cambio Climático son evidentes, se incrementan y afectan cada vez más a la población, especialmente a las y los pobres en el Sur; por lo tanto, es imprescindible asegurar que no se continúen aplazando la toma de decisiones respecto a este tema.
El Cambio Climático, como otras problemáticas Ambientales, no puede ser analizado aisladamente, despojándolo del contexto social donde se implanta y en este escenario queda claro que para superar la crisis climática es necesaria la transformación de las actuales formas de producción y consumo impuestas por el modelo imperante.
El Acuerdo de Cochabamba como base para una negociación justa
Como organizaciones y redes del movimiento social, participamos conjuntamente con varios gobiernos democráticos en el proceso de construcción del Acuerdo de los Pueblos en Cochabamba y creemos que los elementos allí planteados recogen nuestras posiciones y proponen soluciones reales a la crisis climática.
Las propuestas principales de dicho Acuerdo, tales como la necesidad y urgencia de que los países industrializados del Norte respalden la implementación de un segundo período de compromisos del Protocolo de Kyoto, en el cual se comprometan a reducir en un 50% el nivel de emisiones de gases de efecto invernadero entre 2013 y 2017, y más del 95% en el año 2050; que reconozcan su responsabilidad histórica y paguen la Deuda Ecológica que han acumulado durante los últimos 500 años con los países del Sur, garantizando que el 6% de su producto interno bruto sea destinado a enfrentar los costos de mitigación y adaptación al cambio climático y, por último, que se rechacen falsas soluciones como los nuevos mecanismos de mercados de carbono, entre otras, fueron incluidas en los textos de negociación durante las reuniones preparatorias a la COP 16 y se precisa recuperarlas en el proceso de negociaciones.
Las negociaciones de Bonn representan un momento clave para salvar las negociaciones multilaterales. Por lo tanto, llamamos a los negociadores a tomar decisiones responsables con las generaciones presentes y futuras. No son los países que demandan un acuerdo equitativo quienes bloquean las negociaciones, sino los que buscan garantizar una salida poco costosa para sus propios Estados, ignorando su responsabilidad histórica y a costa de los más vulnerables.
Alianza Social Continental
Jubileo Sur/Américas
www.jubileosuramericas.org

------------------------------------------------

Mueren 10 millones de personas por año como consecuencia de la crisis climática. Es la mayor tragedia de la historia de la humanidad, dice especialista
Por Camila Queiroz

C
"La crisis climática es, sin ninguna duda, la mayor tragedia de la historia de la humanidad. Hoy, ya mueren aproximadamente 10 millones de personas por año como consecuencia de ella. Ni la III Guerra Mundial tendría ese poder de destrucción y hasta de extinguir la civilización”.
El alerta es del consultor y especialista en cambios climáticos del Foro SOS Clima Tierra, Roberto Lennox, durante la conferencia "Emergencia climática, Sustentabilidad y Calentamiento Global: dimensiones geopolítica, técnica, moral, filosófica y espiritual”, pronunciada en Fortaleza, capital del estado nordestino de Ceará, el último día 11.
La Organización de las Naciones Unidas (ONU) informó que la sociedad y los gobiernos necesitan reducir como mínimo el 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEE) de los países ricos y reducir entre el 15% y el 30% del crecimiento de las emisiones futuras de los GEE de los países en desarrollo hasta 2020. Hasta 2050, la ONU recomienda la reducción de, como mínimo, el 80% de todas las emisiones de GEE en el mundo.
Lennox explica que, inclusive si consiguiéramos alcanzar estas metas, la temperatura del planeta subirá cerca de 2ºC, "en función de los gases que los países ricos ya emitieron a la atmosfera desde la revolución industrial”.
El conferencista reveló que a cada grado que se eleve la temperatura promedio, de acuerdo con cálculos matemáticos, morirán hasta mil millones de personas. Con esto, la probabilidad es que mueran, como consecuencia del aumento de la temperatura, cerca de dos mil millones de personas –el planeta está habitado, actualmente, por siete mil millones de seres humanos.
En un escenario todavía peor, si los Estados no logran alcanzar la meta de reducir las emisiones de GEE antes de 2020, la temperatura promedio puede subir entre 4 y 8 grados. "Si llega a 8 grados, pueden ser cerca de 8 mil millones de personas las que morirán, y la crisis climática producirá la extinción de la civilización”, señala.
El especialista citó datos de Defensa Civil Nacional, según los cuales sólo en los últimos cinco meses inundaciones y deslizamientos de tierras en 17 estados brasileros dejaron un saldo de más de 3.500 muertos, 180 mil desamparados, 5 millones de heridos y 5 mil millones de perjuicios.
Para minimizar los efectos de la crisis, Lennox afirmó que es necesaria la sustitución de las energías fósiles, "sucias” –como carbón, petróleo y gas–, por las energías limpias, que aprovechan el sol, los vientos, las mareas y las biomasas.
Por otro lado, con el objetivo de garantizar la protección mínima a los países pobres y más vulnerables, el especialista consideró "imperativo” que los países ricos "transfieran gratuitamente hacia ellos toda su tecnología de energías limpias, financien un fondo de 140 mil millones de dólares por año para desarrollarlas y, al mismo tiempo, mitiguen los impactos climáticos en estos países pobres”.
Orígenes de la crisis
Lennox explica los orígenes de la actual crisis, en la ruptura de los vínculos de la humanidad con la naturaleza. "La humanidad necesita restablecer el vínculo con la madre naturaleza, la humanidad es parte de la madre naturaleza. Ésta es la comprensión filosófica central en este debate”, señala.
Otro factor desencadenante de la crisis, vinculado también con esta pérdida del vínculo con la naturaleza, es el consumismo exagerado, en una sociedad donde se asocia el "tener” con la felicidad, olvidándose del "ser”. "La idea es que tener el máximo de cosas posible nos lleva a la felicidad, tener muchas casas, tener muchos aviones, muchos yates, tener ganado, tener personas. Esta lógica del tener, inexorablemente, va a llevar y ya está llevando a la destrucción de la civilización”, afirmó el especialista.
La falta de democracia en el acceso a la información constituye un obstáculo para la concientización y la movilización social. De acuerdo con el especialista, el SOS Clima Tierra monitoreó a medios de comunicación europeos durante seis años y observó que todos los días hay noticias sobre la cuestión climática, en espacios privilegiados.
Sin embargo, los medios de comunicación brasilera, por ejemplo, sólo abordan el asunto en las últimas páginas de los periódicos. Según él, justamente los países más pobres, que serán los principales damnificados por la crisis –África, periferia de América Latina y sur de Asia– son los que menos tienen acceso a las informaciones.
Próximas conferencias
La conferencia de Roberto Lennox en Fortaleza fue la primera de una serie promovida por SOS Clima Tierra, Confederación Nacional de los Obispos de Brasil (CNBB), Universidad Federal de Ceará (UFC), Instituto Federal de Educación, Ciencia y Tecnología (IFCE) y Orden de los Abogados de Brasil (OAB). Las próximas se realizarán los días 26 de agosto, en Sobral, y 30 de agosto, en Juazeiro do Norte, en las respectivas sedes del IFCE. La participación es gratuita y es suficiente con inscribirse por e-mail a sosclimatierra@yahoo.com.br, enviando nombre completo, dirección, teléfonos de contacto y profesión.
Traducción: Daniel Barrantes
Adital
www.adital.com.br

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia