jueves, 16 de junio de 2011

GLIFOSATO: dos décadas de mentiras de empresas y gobiernos .





Escrito por Dra Graciela Gomez


Una lar­ga y con­tro­ver­ti­da se­cuen­cia de de­ci­sio­nes y complicidades derivaron en el modelo agropecuario del monocultivo. El tiempo además mostró la existencia de una metodología que al menos concurre en la participación de políticos, jueces, médicos y periodistas que son actores necesarios del reparto.
Todos conocen que los plaguicidas son usados a granel y sobre las poblaciones. También que produce efectos letales en la salud.

Un informe publicado por el Departamento de Agricultura de EE.UU  y del Servicio Nacional de Estadísticas Agrícolas,  dan cuenta que el uso del herbicida glifosato aumentó en los últimos años, mientras que el uso de otros productos químicos, incluso más tóxicos, como la atrazina no ha disminuido. Contrariando  a las afirmaciones comunes de los fabricantes,  el uso de glifosato se ha disparado en relación a la cantidad utilizada hace apenas cinco años.

El maíz de Nebraska ha experimentado un incremento del glifosato en más de cinco veces en sólo siete años. Por su parte el uso generalizado de la atrazina es una preocupación debido a los vínculos de la sustancia química con graves efectos sobre la salud humana, incluyendo defectos de nacimiento.  La resistencia de las plagas  ha llevado a los agricultores a depender cada vez más de mezclas tóxicas, incluyendo alternativas  como la atrazina. También ha habido un empuje mayor por las empresas químicas de diseñar variedades de semillas que sean resistentes a los tratamientos herbicidas múltiples, tales como el glifosato y 2,4-D, o glifosato y acetoclor.

 En 2010, Monsanto vendió más de dos millones de dólares en Brasil con la producción y comercialización de la línea Round-up y las semillas genéticamente modificadas. Brasil es el mayor consumidor de pesticidas en el mundo y todavía permite el uso de productos prohibidos en varios países.  El ingeniero agrónomo Marco Antonio de Moraes dijo "los investigadores de la Fiocruz estiman la presencia de alrededor de 540. 000 casos de intoxicación por plaguicidas en Brasil cada año, con cerca de cuatro mil muertes".

El diario El Comercio de Ecuador publicó que en 10 comunidades cercanas a la frontera norte, entre Ecuador y Colombia,  que el 10% de los afectados por aspersiones con glifosato tienen daños genéticos irreversibles. César Paz y Miño, director del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la Universidad de las Américas y responsable de la  investigación, explicó que entre los afectados con daños permanentes, un 5% generará problemas de cáncer, 3% engendrará hijos con malformaciones y otro 2% tendrá problemas de fertilidad.
Las secuelas que dejaron las fumigaciones con glifosato, también fueron reportadas durante el estudio biopsicosocial, que realizó la Misión Solidaria Manuela Espejo con 2.355 personas con discapacidad, encontradas en Sucumbíos. En una evaluación que realizaron médicos y dermatólogos a 521 personas de la zona, se encontraron 133 tipos diferentes de enfermedades, donde se destacan las ulceraciones y manchas de la piel. En cuanto a los daños ambientales, se comprobó que a 15 kilómetros de la frontera había AMPA, un metabolito del glifosato.

El informe , "Roundup y defectos de nacimiento: ¿El público se mantiene en la oscuridad?" publicado  el 7 de junio pasado en EEUU  y cuyos autores son los científicos  Michael Antoniou, -Mohamed Ezz El-Din Habib Mostafa-C. Vyvyan Howard -Richard C. Jennings -Carlo Leifert -Rubens Onofre Nodari  y John Fagan entre otros, es un análisis exhaustivo y una crítica a la decisión de la Unión Europea de aplazar el tratamiento del herbicida glifosato. El informe  deja a las claras la mendacidad publicada el 2 de abril de este año en el diario santafesino El Litoral. Allí presentaban un informe de una  animosidad confusa y  engañosa para el lector,  haciéndose  eco de un parte de prensa infundado de la Sociedad Rural de Rosario.

También deja al descubierto que a  pesar de las  advertencias, y aunque la Comisión Europea sabía que el glifosato causa malformaciones por lo menos desde 2002, la información no se hizo pública. En cambio los reguladores  engañaron  al público acerca de la seguridad del glifosato, según el informe, del  año pasado, de  la Oficina Federal Alemana para la Protección de los Consumidores y Seguridad Alimentaria. El organismo dijo sobre la revisión de glifosato, a la  Comisión Europea que no había pruebas glifosato causa defectos de nacimiento, minimizando la investigación de Andrés Carrasco. El mismo país donde las muertes recaen sobre los brotes de soja.  
Este nuevo  informe llega meses después que  los investigadores encontraron que los cultivos genéticamente modificados utilizados en conjunto con el Roundup contienen un patógeno que puede causar abortos involuntarios de los animales. 

Aunque el glifosato originalmente deba revisarse en 2012, la Comisión decidió el año pasado no llevar adelante la revisión, sino que retrasar hasta el 2015.
"Nuestro examen de la evidencia nos lleva a la conclusión de que la aprobación actual de glifosato y Roundup es profundamente errónea y poco fiable", escribieron los autores del informe en su conclusión "Esta es una razón más por la que la Comisión debe revisar con urgencia los plaguicidas glifosato y otros de acuerdo a los estándares más rigurosos y actualizados."
Cada año, la UE importa alrededor de 35 millones de toneladas de soja y derivados, la mayoría de los cuales  se utiliza para la alimentación animal y los biocombustibles. Una laguna en la legislación de la UE sobre etiquetado permite que la carne, productos lácteos, huevos y derivados de  animales alimentados con OGM sean vendidos sin una etiqueta. Así la soja transgénica  y los residuos de glifosato entran en la cadena alimentaria a través de la alimentación animal y permanece oculto a los consumidores europeos.

La nueva regulación de los pesticidas 1107/2009 pone de manifiesto que el Parlamento Europeo y el Consejo ya no confían en  la aprobación de los plaguicidas con datos de la  industria y su "literatura gris", pero la Comisión Europea parece estar haciendo todo lo posible para burlar la intención de la nueva regulación.  Todo el proceso de toma de decisiones sobre el retraso se llevó a cabo a puerta cerrada con un grupo limitado de representantes nacionales principalmente de los ministerios de agricultura de los Estados miembros.

Una fuente de la Comisión que habló bajo condición de anonimato, confirmó que la verdadera causa de la demora en la revisión del glifosato y los 38 otros plaguicidas es un proceso llamado Nueva Presentación . Este fue instituido en 2008 después de que la Comisión rechazó  expedientes incompletos de  la industria sobre aprobación de algunos plaguicidas. La industria no estuvo de acuerdo y amenazó con demandarla,  entonces la Comisión llegó a un compromiso con la industria, ofreciéndole una segunda oportunidad para entregar los expedientes más completos al mismo tiempo a los plaguicidas que permanezcan en el mercado por un período adicional de 3-4 años.  Tomando todos estos estudios de la industria en conjunto, existe suficiente evidencia para requerir a los reguladores a aplicar el principio de precaución y retirar del mercado de glifosato.  En conjunto, los estudios de la industria y los documentos normativos en los que la aprobación actual del herbicida revelan varias cuestiones.  

La industria (incluyendo Monsanto) ha conocido desde la década de 1980 que el glifosato causa malformaciones en animales de experimentación a dosis elevadas. También sabía desde 1993 que estos efectos pueden ocurrir a dosis bajas y medias.
A su vez el gobierno alemán sabía que el glifosato causa malformaciones por lo menos desde 1998, año en que presentó su informe sobre el glifosato a la Comisión de la UE.
La Comisión de la UE de Expertos de Revisión Científica ha conocido desde 1999 que el glifosato causa malformaciones.  La Comisión Europea sabe desde 2002 que provoca malformaciones y  Alemania asegura que las especies más sensibles a la exposición crónica es la rata. Esta es la razón para excluir a los estudios en conejos que demostraron teratogenicidad  y efectos adversos significativos en la dosis más bajas que los estudios de las ratas.

 Ademá un estudio de 75 días en ratas demostraron que el glifosato-Biocarb (una formulación de Brasil) causaron daños a las células del hígado. La industria utiliza el argumento  de que las toxinas se descomponen en el hígado, o no atraviesan la barrera placentaria en las mujeres embarazadas.  Por estas razones  algunos científicos y políticos exigen una  reforma para la evaluación de riesgos,  por ejemplo establecer que si un plaguicida tiene ciertas cualidades peligrosas, automáticamente debe ser rechazado, lo que se denomina "peligro de corte". Esto difiere del enfoque de evaluación de riesgos actual, que supone que aun cuando existe un peligro, el riesgo “puede ser manejado”.

El documento de Williams G. Kroes y Munro de 2000 es citado 32 veces por el informe del Conicet sobre el glifosato y reiterado en el informe espejo de la UNL para el fallo San Jorge  y fue publicado en una revista química controversial,  patrocinada por la industria.  Todo esto importaría menos si Williams citara  a fuentes creíbles en sus pretensiones de la seguridad reproductiva usando el glifosato. Pero  cita estudios no publicados de la industria, tales como Schroeder (1981), Reyna (1990) y Tasker (1980). Es extraño que Williams no mencione los otros estudios como los de  Suresh (1993), Brooker (1991), y Bhide y Patil (1989)  que comprobaron que el glifosato es teratogénico y estaban en el mismo expediente. Algo que debería responder el Ministro Lino Barañao.
La legislación ambiental vigente y las decisiones  basadas en la evaluación de riesgos, no han logrado proteger adecuadamente la salud humana y el medio ambiente. Creemos que hay pruebas convincentes de que los daños en los seres humanos y el medio ambiente es de tal magnitud y gravedad que es necesario aplicar el Principio de Precaución. 
Las amenazas graves que pesan sobre la humanidad, incitar a los estados a obligar toda persona o entidad pública a asumir la responsabilidad de los efectos de sus actos o de sus carencias en sus actuaciones, y cuando esta responsabilidad no sea competencia de un Estado, elevarla a una jurisdicción internacional.
 Son directrices expresadas en la Declaración Internacional Sobre los Peligros  Sanitarios de la Contaminación Química” (Llamamiento de Paris, año 2004) y de la Declaración de Wingspread de 1998. Algo que deberían leer más seguido nuestros gobernantes, en lugar de hacer cuentas sobre la renta que les deja la soja.-


 Fuente: Asociación Argentina de Periodistas Ambientales (AAPA)-Medio&medio


Publicado y enviado por ECOS DE ROMANG


---------------------------------------

Un freno para el agrotóxicos: la Defensoría del Pueblo reclama la prohibición del endosulfan
Por Darío Aranda

“Es menos nocivo que otros insecticidas”, “No hay estudios en su contra”, “No están probados sus efectos nocivos” son algunos de los argumentos que desde hace seis décadas repiten empresas, productores, científicos y funcionarios para defender el uso del endosulfan, el insecticida más utilizado en la Argentina. Luego de décadas de denuncias de vecinos afectados y organizaciones sociales, el endosulfan acaba de ser incluido en el Convenio de Estocolmo, instancia de Naciones Unidas, que estableció el fin de su uso para 2012. En la misma línea, la Defensoría del Pueblo de la Nación solicitó al Ministerio de Agricultura que “prohíba de inmediato” en todo el país el uso del agrotóxico. En la Argentina se utilizan 5,5 millones de litros por año para la producción de algodón, maíz y soja, entre otros cultivos. La Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (Casafe), que nuclea a empresas del sector, adelantó que respetará lo resuelto en el Convenio de Estocolmo, pero rechazó el pedido de la Defensoría de restringirlo en la actualidad. El insecticida ya fue prohibido en 74 países.

“Consultado el Ministerio de Salud de la Nación sobre la toxicidad del endosulfan, respondió que tiene propiedades carcinogénicas para los seres humanos”, fundamenta la Resolución 101/11 de la Defensoría del Pueblo, que señala al endosulfan como responsable de alteraciones neurológicas, afección visual, efectos adversos sobre el sistema reproductivo masculino, los riñones y el hígado, entre otros efectos negativos. La Resolución recuerda que la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó al endosulfan como “altamente tóxico”.

Utilizado para combatir insectos en soja, alfalfa, algodón, girasol, lino, maíz, tabaco y hortalizas, posee una clasificación química de organoclorado, y actúa sobre insectos por contacto e ingestión, aunque con altas temperaturas puede actuar por inhalación. Es extremadamente tóxico para peces y de uso restringido en cercanías de cursos de agua, aunque (como con el resto de las fumigaciones) no existe control sobre su uso. En la Argentina está catalogado como producto muy peligroso.

“Se presenta una tendencia creciente en cuanto a la comercialización y utilización del endosulfan, y es el principal insecticida comercializado en la Argentina”, explica el investigador, docente de la Facultad de Agronomía de la UBA y coordinador de la Red de Acción en Plaguicidas de América Latina (Rapal), Javier Souza Casadinho, y recuerda que ya fue prohibido en 74 países.

En base a datos de Casafe, un informe de Souza Casadinho precisa que en 1999 se comercializaron en Argentina 1,9 millones de litros. En 2003 trepó hasta 3,4 millones. Y en 2006 ascendió a 4,2 millones de litros. Casafe precisa que en 2010 se utilizaron 5,5 millones de litros.

Souza Casadinho afirma que el uso creciente del agrotóxico se debe al modelo agrícola vigente que conlleva “al incremento general de uso de plaguicidas”, y precisa: “La expansión del monocultivo de soja, en ausencia de una estrategia global para con el manejo de plagas, deriva en la utilización puntual de plaguicidas”. Y agrega que en la horticultura también se evidencia una mayor utilización de agrotóxicos.

El investigador alertó sobre el posible reemplazo del endosulfan por otros agrotóxicos con similares peligros sanitarios y cuestionamientos (clorpirifos, metamidofos, cipermetrina y lambdacialotrina, entre otros). Desde Rapal se promueve la alternativa agroecológica, con pruebas de efectividad y rendimiento en prácticas de campesinos y pequeños productores.

En abril pasado, la Quinta Reunión de la Conferencia de las Partes (COP5) del Convenio de Estocolmo (espacio internacional auspiciado por la Organización de Naciones Unidas que regula el tratamiento de sustancias tóxicas) decidió en plenario con la presencia de 127 países que el endosulfan sea incluido en la lista de “contaminantes orgánicos persistentes” y solicitó sea retirado del mercado en abril de 2012 por los “graves efectos” que produce en las personas.

El director ejecutivo de la Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (Casafe), Juan Cruz Jaime, afirmó ayer que la institución es “respetuosa de los convenios internacionales”, pidió que “Argentina respete el cronograma que determina el Convenio” (establece abril de 2012 como fecha límite) y rechazó la prohibición inmediata que solicita la Defensoría del Pueblo.

Entre las empresas que producen o comercializan el endosulfan sobresalen Dupont, Nidera, Brometan, Chemotecnica, Chemplant, Nufarm, Ciagro y Magan, entre otras. Un jugador de peso era la multinacional Bayer, pero en agosto de 2009 anunció que retiraba el producto del mercado.