Transocean culpa a BP por el desastre del Golfo de México





Entre pillos anda el juego, sentenciaría mi abuela o, recurriendo a la sabiduría popular, bien parecen estar pasándose la patata caliente. ¿Qué temen? Que les echen las culpas de haberla liado parda en el Golfo el año pasado. Quizás por ello, la empresa Transocean culpa a British Petroleum (BP), ambas pendientes de juicio, por el derrame causado tras explotar una plataforma en el Golfo de México en 2010.
Entre las cinco las empresas denunciadas por la Justicia estadounidense como presuntas responsables del vertido, se encuentran BP y la dueña de la plataforma en la que aquella operaba, que no es otra que Transocean. La misma que acaba de señalar con el dedo acusador a BP, asegurando que un cúmulo de errores de la compañía británica ocasionaron el desastre.
Una investigación deTransocean que acaba de hacer pública sostiene que BP tomó decisiones equivocadas en su manera de operar en la plataforma Deepwater Horizon, con el nefasto resultado que ya todos conocemos. En concreto, el informe concluye que la transnacional BP comprometió la seguridad de las instalaciones al evaluar, gestionar y comunicar los riesgos a sus operarios.
La respuesta de BP a estas acusaciones no se ha hecho esperar. Aseguran cumplir con lo debido y cooperar con todas las investigaciones oficiales sobre el accidente, mientras que Transocean “sigue aprovechando todas las oportunidades para evitar sus responsabilidades.”
Además de Transocean y BP el Departamento de Justicia de Estados Unidos también ha denunciado a tres petroleras más: Anadarko Petroleum, MOEX y Lloyds como responsables en el peor desastre medioambiental de la historia del país.
El objetivo de esta denuncia es el resarcimiento de los daños. Se espera que las empresas se hagan cargo “sin límite” de los costes de retirada del crudo, las pérdidas económicas y los daños medioambientales. Si la Justicia encuentra que existió una negligencia grave, podría imponer una multa de 4.300 dólares por barril, cuyo total ascendería a al menos 21.000 millones.
Asimismo, se investiga si atribuir cargos de homicidio a los directores de BP, pues la explosión de la plataforma petrolífera Deepwater Horizon provocó la muerte de once trabajadores, amén de un desastre ecológico de magnitud todavía desconocida. La cantidad de petróleo derramada fue de unos 779 millones de litros.

Vía | www.nytimes.com
Fotografía | deepwaterhorizonresponse

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques