Patagonia sin represas, hoy con más fuerza que ayer VI





Por Ricardo E. Ortiz Barría

 Con muchísima alegría y satisfacción , recibimos el reciente fallo de la Corte de Apelaciones de Puerto Montt, la cual declarara admisibles tres recursos de protección acumulados, presentados por los senadores Antonio Horvath Kiss y Guido Girardi Lavìn además de los diputados Patricio Vallespin y Enrique Acorssi y diversas organizaciones y personas, en contra de la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región de Aysén, por la resolución exenta Nº 225 del pasado día 13 de mayo último, la cual da cuenta de que dicho organismo regional calificó favorablemente el proyecto denominado “HidroAysén”.
Por lo anterior ciertamente no compartimos en modo alguno, las afirmaciones del profesional asesor externo del consorcio abogado Sr. Mario Galindo, quien ha señalado que el fallo en referencia es “puramente formal” y que no hay pronunciamientos sobre la legalidad o ilegalidad solicitada por el recurrente”. Al respecto debemos decir que la muy respetable opinión  del  profesional, es también solo eso, una opinión más,  que esto recién comienza, que todavía inevitablemente queda mucho paño que cortar y que muy sinceramente no quisiéramos estar hoy, en el lugar de todos quienes emitieron tan triste y deplorable calificación.
“Las instituciones funcionan” hemos oído decir hasta la saciedad, esperemos entonces que ello  por fin así ocurra, pero eso si, con las transparencia y ecuanimidad que todo Chile hoy espera.
¡No al lucro en la educación! sostiene hoy a lo largo de todo el país el estudiantado nacional, unido en  pos de soluciones definitivas a un  problema de larga data, generado y esto para todos quienes tienen muy mala memoria, hace bastante más de 20 años, a partir de la disfrazada medida de municipalizar la educación, adoptada en condiciones unilaterales y de “excepción” por el gobierno de facto y decimos claramente disfrazada, por cuanto también en la  misma época, se dio comienzo a escala nacional, a la educación particular  básica y media subsidiada por el estado que consagrara también, la hasta ese entonces inexistente figura del sostenedor(a). Comenzó entonces podríamos decir que oficialmente y sin debates abiertos y democráticos de por medio, una cada vez más creciente desigualdad en la educación, transformándose desde entonces el tema y para sucesivos gobiernos, en un insoluble problema  hasta hoy sin soluciones reales. A lo anterior, se suman las verdaderas fabricas de profesionales cesantes, en que están hoy convertidas las universidades privadas creadas a destajo y también ¿o a estas alturas alguien lo duda? solo con fines de lucro y nada más. El país privatizado de acuerdo al “modelo” hasta el hartazgo, resulta hoy incapaz de absorber laboralmente a los centenares de  nuevos profesionales que año a año salen  por primera vez a tratar de ganarle la pelea la vida y es por eso que pelean hoy nuestros estudiantes, no por soluciones parches o de efectos mediáticos, no, se la están jugando por ellos y por los que vienen, por una educación con futuro, por el término de aquella especie creada por el “modelo”, tristemente denominada “cesantes ilustrados”. Basta de riqueza extrema para unos pocos y migajas y o carencias para muchos. Crecimiento  con equidad es lo que todos queremos.
La crisis de la educación en Chile y la urgencia de nuevas fuentes de generación de energía, sin que estas transformen y menos atenten contra nuestras mundialmente reconocidas  bellezas naturales y el medio ambiente, nos plantean  hoy y con más urgencia que nunca, la urgencia nacional que hoy existe por abrirle las puertas de par en par a una verdadera, real y efectiva participación ciudadana. Es tiempo de acelerar la tramitación de proyectos de ley de antigua data que apuntan a establecer cambios determinantes, como por ejemplo la largamente anhelada por muchos (nos contamos entre ellos) Reforma a la Ley de municipalidades, si, porque los verdaderos cambios deben comenzar a operarse desde la base, es decir desde  nuestras queridas patrias pequeñas, nuestras comunas ¿le hacen bien acaso al crecimiento ciudadano, las eternizaciones edilicias que hoy preocupantemente se observan en distintos municipios del país, en que pareciera que más que alcaldes y concejales tenemos verdaderos “papitos” controladores de todo los primeros y subordinados al poder, renegando incluso del verdadero rol político que les cabe cumplir los segundos ?. El clientelismo político virus maligno “democrático” enquistado en numerosos municipios del país, ha cercenado  brutalmente la participación ciudadana, convirtiendo a los ciudadanos comunes en seres dependientes, afines a unos y otros y nulos en el conocimiento de sus derechos y del verdadero rol asistencial de un municipio y de colaborador del mismo, del ciudadano común y las organizaciones locales.
Resulta extraño por decir lo menos, el que  hoy día en nuestro, país el Presidente de la República no pueda ser reelecto por un   nuevo periodo, pero si pueden serlo: senadores, diputados, alcaldes y concejales por el tiempo que quieran,  contando en muchos casos los alcaldes, aun cuando por ley deban renunciar a su cargo un par de meces antes, con toda la maquinaria municipal a su favor(incluyendo la adhesión muchas veces irrestricta, por razones obvias, de todas las organizaciones, sociales, culturales y deportivas de la comuna) con los cuales los a veces tan anhelados cambios, son solo posibles, literalmente el día de san blando o ante un eventual y triste fallecimiento.
Ejemplos  como los citados, son y están siendo los verdaderos causantes del feliz y cada vez más  necesario, despertar ciudadano al que hoy y en buena hora estamos asistiendo.

Eldivisadero.cl

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques