Mauro Millán: “los pueblos originarios decimos que la Tierra se expresa”




Para los mapuche, es imposible no relacionar la erupción del cordón El Caulle con el relato mítico de Tren Tren y Kay Kay. “El ciclo finaliza de una manera muy especial”, apuntó desde El Maitén el vocero.

Por Adrián Moyano *

La convocatoria empieza con una mención al relato primigenio y varios interrogantes. “Tren Tren y Kaykay están en disputa ¿Volverá el equilibrio a la naturaleza? ¿Tren Tren encorvará su lomo nuevamente para que el che (hombre y mujer) tenga otra oportunidad? ¿Antiguos Pu Pillan (fuerzas del volcán) apaciguarán sus iras? ¿Los Pu Newen seguirán respondiéndonos a nuestras manifestaciones?”

Con evidente alusión al fenómeno que atemoriza a la región cordillerana de la Patagonia y también a la estepa, los mapuche de El Maitén (Chubut) encabezaron su invitación a participar del Wiñoy Tripantu o año nuevo. En particular, la convocatoria a la que hacemos referencia parte de la Radio Mapuche Comunitaria Petu Mogeleiñ y de la comunidad Vuelta del Río, quienes anunciaron que se congregarán el próximo lunes para esperar a que se produzca el solsticio de invierno.

Anticipó pormenores y profundizó criterios Mauro Millán, vocero mapuche en el noroeste de Chubut. “Estamos organizando esta vuelta del Sol con un ciclo que finaliza de una manera muy especial, ¿no? Por ahí, la lógica occidental, motorizada por el mercantilismo o el capitalismo, jamás va a entender este tipo de reflexión que hacen los pueblos originarios, cuando decimos que la Tierra se expresa y se está expresando de esta manera, con todas las consecuencias que trae aparejada esta expresión. Nosotros tenemos la responsabilidad de responder a este llamado que hace la naturaleza porque si tengo que hacer un listado de todo lo que está sucediendo en esta mapu, en este territorio, no nos alcanzaría la mañana para dar los ejemplos”, ironizó.

La referencia a la erupción del cordón El Caulle es obvia porque según la tradición mapuche, se entronca con la legendaria batalla entre las serpientes míticas, Tren Tren y Kay Kay. “Básicamente, tiene que ver con esta situación y no podemos estar ajenos a lo que está pasando. Hoy por hoy, este nuevo ciclo tiene un significado muy importante para nosotros. Por eso, hemos decidido recuperar esta acción de tratar de armonizar con la naturaleza, acá en El Maiten”, remarcó Millán.

Esa lógica global poco comprensiva del mercantilismo, se expresa en cercanías de la localidad chubutense de una manera que no sabe de sutilezas. “Es una imagen que se va a encontrar cualquiera que ande por esta parte de la Patagonia: a muy pocos metros de nuestra localidad está la Ruta 4, que tiene esa tranquera perpetua, símbolo de la impunidad, de cómo se manifiesta el sistema y cómo atropella los derechos, no sólo del pueblo mapuche sino también de la sociedad en su conjunto”, juzgó el vocero.

Claro símbolo

Ese impedimento privado sobre una vía de carácter público, que situó la corporación Benetton, “simboliza claramente lo que piensa un sistema y a quienes intentamos pensar de otra manera, para tratar de llevar a la vida práctica esa forma de pensar. Por eso, esto del Wiñoy Tripantu ha generado bastante expectativa, porque estamos planteando la ceremonia en pleno corazón del territorio mapuche en esta parte. Van a venir comunidades cercanas a El Maitén, estamos articulando con la gente de Vuelta del Río. Y nos vamos a juntar a orillas del Chubut, río que desemboca en el Atlántico y que simboliza también de alguna manera, resistencia. Un newen que atraviesa esta parte del territorio como una gran vena, como una arteria”.

En verdad, llevar adelante la ceremonia a orillas de ese curso de agua también reviste peso simbólico. “Ayer me invitaron a dar una charla en una institución de educación, porque ahora parece como que todo es novedoso cuando en realidad estamos recuperando... Y analizábamos el concepto de recuperar: si de repente, esta práctica se llevara a cabo en Capital Federal, por decir algo, capaz sería algo diferente... Pero acá estamos recuperando una forma ancestral, milenaria y seguramente, los ríos, los cerros, no serán ajenos a esto que va a suceder. Como la persona, el hombre y la mujer mapuche, que intentan armonizar con esto, que se hace por cientos de años. Y el río Chubut es el escenario, parte de ese escenario ancestral de resistencia”.

En esta ocasión, el Wiñoy Tripantu se producirá en coincidencia con el inicio del invierno del calendario occidental. “En este ciclo parece que la renovación se produce el 21 a las 17 con algunos minutos, por eso decidimos que el 20 sea la junta para esperar el momento hasta que se concrete el regreso del Sol. En esa espera, muchas cuestiones vamos a hablar con la gente que se arrime a esta parte, así que a partir de las 14 del (lunes) 20 estaremos acá en El Maitén. Pueden venir acá, a la radio. No es tan grande la localidad como para andar perdidos así que pueden acercarse por acá directamente”, bromeó Millán.

El werken aprovechó la ocasión para “saludar a la gente”, cuando nada menos que seis millones de hectáreas están bajo las cenizas en la provincia de Río Negro. “Hay una situación muy difícil relacionada con esto de la ceniza, como allá por 2008, cuando se vieron afectados El Maitén, Esquel y la zona rural. Nuestro mensaje es de solidaridad y ojalá que los antiguos pillan, que nos están diciendo, algo apacigüen su ira por todo esto que está pasando en el territorio”, expresó.

* Con la colaboración de Samanta Guiñazú y la producción periodística de Radio El Arka

PuertaE

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento