El elefante puede extinguirse como sucedió con el mamut, en muy poco tiempo más




El elefante podría correr pronto la misma suerte que el mamut: la extinción. Y el ser humano será la principal causa de su desaparición. Como ha explicado a la BBC Adrian Lister, del Museo de Historia Natural de Inglaterra, los mamuts eran tan sólo una especie de elefante más y, hasta el final del Pleistoceno, habían millones de ellos en todo el mundo, incluso en el norte de Europa y América. Pero el clima cambió y su hábitat de pastizales abiertos fue invadido por los bosques.
Esa pérdida de hábitat confinó a estos animales a vivir en poblaciones pequeñas y fragmentadas, convirtiéndolas en un blanco perfecto para los cazadores humanos. Algo similar está sucediendo con los elefantes actualmente. Los humanos los cazamos por el marfil de sus colmillos, o los arrinconamos en parches de territorio cada vez más pequeños, insufribles para animales tan enormes. Como dice Lister, la extinción del mamut es un revulsivo que se aplica a las extinciones moderna.
Las tres especies de elefantes que quedan en el planeta corren la misma suerte en las tres regiones que habitan: Asia, la sabana africana y los bosques de África central. Según Traffic International, las bandas criminales organizadas de Asia están comercializando grandes cantidades de marfil ilegal procedente de África. Mientras que en África central, los productos de marfil se venden abiertamente en las tiendas de los pueblos.

En cuanto a Asia, en India el elefante ha sido declarado patrimonio nacional. El gobierno está creando una autoridad nacional de conservación del elefante, similar a la autoridad nacional para la conservación del tigre, que deberá planificar y coordinar los esfuerzos para evitar que la población de elefantes, actualmente más de 25 mil individuos, se reduzca como lo hizo la del tigre. ¿Hará alguna diferencia?
La construcción de carreteras está haciendo mucho daño a la especie africana. Kate Evans, conservacionista estadounidense y fundadora de Elephants for Africa, denuncia que las carreteras están atravesando el corazón de las selvas, proporcionando un acceso fácil a los cazadores furtivos.

Vía | www.bbc.co.uk

Fotografía | nickandmel2006

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques