domingo, 31 de enero de 2016

Chile: Colegio Médico entrega lapidario informe sobre las aguas del Cajón del Maipo: “En 50 años no podrán ser consumidas”


El estudio realizado a las aguas del Cajón del Maipo demostraron altos niveles de toxicidad. El Ciernes pasado se dio a conocer los resultados de un estudio realizado por el Colegio Médico que reveló alta concentración de elementos tóxicos y dañinos para la salud en diferentes zonas del Cajón del Maipo.
 
El estudio liderado por Andrei Tchernitchin, presidente del departamento de medio ambiente del gremio, demostró que las aguas y napas subterráneas de lugares aledaños a la construcción del proyecto hidroeléctrico Alto Maipo contenían altos niveles de arsénico lo que produce daños a la salud.
En sus resultados demostraron, primero que la contaminación de las aguas de la zona están por encima de las normas de riego, por lo tanto ya no sirven para el riego de vegetación.
Por otro lado se comprobó elementos tóxicos como arsénico, plomo, manganeso y níquel. El primero de estos produce consecuencias irreversibles en adultos, jóvenes, menores y bebés en gestación.
Tchernitchin, aseguró que la continua exposición y consumo de arsénico en el agua produce efectos como cáncer, infartos en el miocardio -en personas jóvenes-; déficit atencional, fracasos escolares, hiperactividad, agresividad, futuras conductas delictivas, infertilidad y abortos espontáneos en el caso de los prenatales.
A su vez, el Colegio Médico descubrió que la exposición al arsénico y plomo producirá futuras adicciones a las drogas en el caso de los menores.
Además se demostró que las aguas contenían manganeso, lo que produce daños en el sistema nervioso como síntomas de parkinson en adultos y altera el comportamiento, lo que conlleva a la psicosis y esquizofrenia.
En base a esto, Tchernitchin aseguró que “yo veo que en un futuro, de aquí a 50 años, las aguas del Cajón del Maipo no podrán ser consumidas”.
Con respecto a esto hizo un llamado a las autoridades a ponerse firme con los empresarios para que no contaminen las aguas y así mejoren sus sistemas de recolección de desechos.
 
fuente: La Tercera