lunes, 11 de enero de 2016

Chile: Energía Austral decide no trabajar con HidroAysén en estudio de tendido submarino


Ambas compañías están avanzando por separado en sus trazados. El acuerdo para emplazar en un solo corredor dos fajas paralelas de terreno rige exclusivamente para el trayecto terrestre del cableado.
Energía Austral tomó la decisión de trabajar en solitario en los estudios de una línea de transmisión submarina que permita unir sus tres centrales hidroeléctricas por 1.000 MW en la Patagonia con el Sistema Interconectado Central.
Según explican desde la compañía, todos los análisis están siendo realizados por la empresa y en estos no está incluido HidroAysén. Dicha definición contrasta con las afirmaciones que en noviembre pasado realizó el vicepresidente ejecutivo del proyecto que impulsan Endesa (51%) y Colbún (49%), Daniel Fernández. En la ocasión indicó que ambas compañías compartirían sus análisis y abrirían un sistema de información para avanzar en conjunto en esta opción.
Fuentes de la industria agregan que la australiana Origin (controlador de Energía Austral) decidió avanzar de forma independiente frente al bajo interés de la administración de HidroAysén por un tendido de esta naturaleza.
Asimismo, se entiende que el futuro del proyecto por 2.750 MW de Endesa y Colbún en la Patagonia es incierto. Esto, por la indefinición del Gobierno en torno a la revisión de las reclamaciones contra la hidroeléctrica y la postura de Colbún de no seguir adelante con los estudios de la línea, mientras no exista un consenso país para avanzar con HidroAysén.
Además, el controlador de Energía Austral tiene bien encaminados sus análisis, lo que le permite ver con optimismo la construcción de un tendido bajo el mar solo para su proyecto.
Desde Energía Austral explican que el memorándum de entendimiento firmado con HidroAysén en noviembre de 2011 sigue en pie, pero que este rige solo para un eventual trazado por tierra.
Definiciones
Los estudios que está realizando Energía Austral están bastante avanzados. Es más, desde la compañía aseguran que durante este año tendrán claridad sobre los costos y la factibilidad física de levantar las torres bajo el mar.
Una de las alternativas que se está evaluando es la construcción de una línea de 600 kilómetros que evacue los 1.000 MW de generación desde Aysén hasta la subestación Ciruelos, en la ciudad de Valdivia. Otra posibilidad es un tendido mucho más corto -de cerca de 300 kilómetros- que una a las tres centrales con Puerto Montt, punto donde termina el SIC.
La empresa ya inició un fuerte trabajo con las comunidades. La primera ronda de conversaciones tempranas sobre la opción submarina tuvo lugar entre fines de agosto y diciembre. Desde esa fecha se han sostenido más de 100 reuniones y se han incluido diversos grupos de interés en las regiones de Aysén y Los Lagos, como autoridades regionales y comunales, parlamentarios, representantes de sectores productivos, comunidades indígenas, ONGs y representantes de organizaciones sociales.
Fuente: Boletin de Ecosistemas.cl