sábado, 17 de septiembre de 2016

Los buques balleneros japoneses inician su caza de ballenas en el Océano Pacífico

Los balleneros japoneses han iniciado su caza de hasta 51 rorcuales aliblancos en aguas frente a la costa de la isla de Hokkaido al norte de Japón.
 
Hasta finales de octubre, la flota formada por cuatro buques balleneros tiene intención de cazar en un radio de 50 kilómetros del puerto de Kushiro.
La caza se conducirá como parte de lo que Japón llama "programa ballenero con fines científicos" al noroeste del Océano Pacífico.
En marzo de 2014, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) dictaminó que el programa ballenero de investigación de Japón en la Antártida infringía una moratoria de 1986 sobre la caza de ballenas.
La sentencia llevó a Tokio a suspender su programa en la Antártida para la temporada ballenera de 2014 pero reanudó la operación en diciembre de 2015 y cazó 333 rocuales aliblancos en el Océano Austral durante un viaje de dos meses.
Japón detuvo oficialmente la caza comercial de ballenas en 1987 en respuesta a la moratoria del año anterior. La crítica internacional sin embargo dice que el país ha usado desde estonces una laguna jurídica para seguir cazando ballenas bajo el pretexto de investigación científica.


http://www.oceansentry.org/es/7821-los-buques-balleneros-japones-inician-su-caza-de-ballenas-en-el-oceano-pacifico.html - Imagenes: ‪www.dailymail.co.uk‬ - ‪www.eltesorodelajumentud.info‬
-------------
Los osos polares se están quedando sin hielo en el Ártico
Los osos polares se están quedando sin la capa de hielo indispensable para su supervivencia en 19 regiones del Ártico, advierte un estudio.

A causa del cambio climático, la banquisa o hielo marino que se forma sobre el mar en las regiones polares, se está fundiendo más temprano en primavera y se forma más tardíamente en otoño, señalan los investigadores de la revista Cryosphere, de la Unión Europea de Geociencias (EGU).
Entre 1979 y 2014, la región perdió de 7 a 19 días de hielo por década en esas 19 regiones, revelaron imágenes satelitales.
"A causa de la dependencia (de los osos) del hielo marino, el cambio climático constituye la principal amenaza para su supervivencia", advierte el informe.
Se estima que la población total de Ursus maritimus es de apenas unos 25.000 individuos.
Convertidos en emblema de los estragos del cambio climático, estos grandes carnívoros permanecen la mayor parte del tiempo en la banquisa, donde cazan, descansan y se reproducen.
Al fundirse los hielos, regresan a tierra firme y deben sobrevivir apelando a sus reservas de grasa durante períodos que se están volviendo cada vez más largos. Y estos grandes palmípedos deben nadar distancias cada vez más largas antes de hallar un lugar donde instalarse.
Dependen de la capa de hielo especialmente para cazar las focas, su presa favorita, y tienen cada vez más dificultades para atraparlas mientras nadan.
El Ártico se está calentando dos veces más rápido que el resto del planeta bajo el efecto del cambio climático generado por las emisiones de gas de efecto invernadero, resultantes en buena medida de la combustión de energías fósiles por los seres humanos en un planeta superpoblado.
Los osos polares podrían perder un tercio de su población de aquí a mediados del siglo XXI, advirtió en 2015 la Unión internacional para la conservación de la naturaleza (UICN), que de momento los clasifica entre las especies "vulnerables".

Fuente: http://www.nacion.com/vivir/ambiente/osos-polares-quedando-hielo-Artico_0_1585241508.HTML - AFP