martes, 13 de septiembre de 2016

Los pueblos indígenas en México perdieron 34 millones de hectáreas entregadas a mineras

La minería en México ha fortalecido al crimen organizado y provocado el deterioro del medio ambiente y del tejido social, sostuvo hoy Jaime Martínez Veloz, titular de la Comisión para el Diálogo con los Pueblos Indígenas. En 300 años del periodo colonial en el país se produjeron 182 toneladas de oro, mientras que en los últimos 22 años se extrajeron 1.150, “seis veces más que en esa época”, aseveró. En los últimos 22 años “se entregaron 34 millones de hectáreas de territorio indígena a las mineras”, principalmente canadienses. Previo a esas dos décadas, las concesiones, en un periodo de 70 años “se concedieron sólo 2 millones”, comparó.
 
El funcionario hizo un recuento del levantamiento armado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) -ocurrido en Chiapas en el año 1994- para concluir que “los pueblos indígenas están en peores condiciones que hace 22 años”. Y una de las causas es que se ha entregado su territorio a la industria minera.
De las demandas que enarbolaba el EZLN se creó una primera agenda de seis puntos: derechos y cultura indígena, democracia y justicia, bienestar y desarrollo, derechos de la mujeres, reconciliación y amnistía final, enumeró.
Dos años después, en los acuerdos de San Andrés Larráinzar se incluyó sólo el primer tema, indicó al participar en un curso de no discriminación dirigido a servidores públicos. La Comisión de Concordia y Pacificación (Cocopa), de la que era integrante, y el EZLN acordaron crear una ley para reconocer a los pueblos indígenas como sujetos de derechos, recapituló.
Sin embargo, el entonces presidente Ernesto Zedillo se opuso. Argumentó “que eso fracturaría la unidad nacional, equivaldría a crear un estado dentro de otro”, recordó Martínez Veloz, ex colaborador de La Jornada.
“No sabíamos por qué tenía esa postura”. Pero ahora entiende que detrás del ex gobernante estaban otros intereses “que se expresan de forma brutal”. En los últimos 22 años “se entregaron 34 millones de hectáreas de territorio indígena a las mineras”, principalmente canadienses. Previo a esas dos décadas, las concesiones, en un periodo de 70 años “se concedieron sólo 2 millones”, comparó.
“Somos una sociedad más desigual que hace 22 años”, insistió. Las nueve familias más ricas en 1994 tenían, juntas, cerca de 10 mil millones de dólares. En 2015 sumaron 145 mil millones, afirmó.

Fuente: La Jornada