Gran mancha solar frente a la Tierra activa alerta de tormentas geomagnéticas

Una gran mancha solar se formó en el centro del Sol y apunta directamente a la Tierra. Cuando esto ocurre es más probable que de ahí surjan tormentas solares con llamaradas directas a nuestro planeta, con emisión de radiación a las zonas asoledas, eyección de masa coronal o simplemente, flujos de vientos con plasma solar a gran velocidad en dirección, capaces de golpear nuestro campo magnético y generar una tormenta.

Una tormenta geomagnética puede tener efecto de producir hermosas auroras en las latitudes altas, pero también colapsa las redes eléctricas y afecta las comunicaciones y los sistemas de satélites.
La mancha fue registrada por la Administración Oceanográfica y Atmosférica de EE.UU. como AR2645, y acompaña a otras dos más, que ya están rotando hacia la derecha del Sol. “En un año de pocas manchas solares, la AR2645 es notable. En sólo unos pocos días, la mancha joven ha pasado de ser una mota casi invisible en un monstruo en expansión de más de 120.000 kilómetros de ancho. Y, que está directamente frente a la Tierra”, destacaron hoy los astrónomos de Space Weather.
Las manchas solares albergan en su interior flujos de campos magnéticos. Estos flujos pueden generar llamaradas de rayos X. Según los astrónomos, de la mancha que se observa hoy al centro,  podría eventualmente surgir una llamarada de clase M, que equivale a un tipo moderado.
Una explosión desde la AR2645 “podría ionizar la parte superior de la atmósfera de nuestro planeta y alterar la propagación normal de las transmisiones de radio de todo el mundo. Apagones de radio de onda corta y otros efectos son posibles”, advierte Space Weather. Esto afecta especialmente a los sistemas de navegación.

Fuente: http://www.lagranepoca.com/
-----------
A nuestro Sol no le sucede nada fuera de lo normal...

... ese es precisamente el problema con el riesgo natural 
del clima espacial.

Una confusión recurrente con el riesgo natural del clima espacial es la idea de que a nuestra estrella le suceda "algo" fuera de lo normal. Todo lo contrario.  El problema con este riesgo natural consiste, precisamente, en que no se prevé que el Sol haga nada fuera de lo normal.

Y justo por ello nuestra estrella seguirá desencadenando, antes o después, los mismos grandes fenómenos solares que ha venido desencadenado desde siempre. Entre ellos, los tipo "Carrington" -con un retorno estimado en torno al siglo o dos siglos- pero también eventos incluso superiores como el Carlomagno, o incluso como el evento Bristlecone, de cuya existencia ni tan siquiera sabíamos nada hasta, literalmente, hace unos breves "meses", mucho menos seguimos sin saber de sus periodos de retorno.
En cambio, nuestra tecnología no ha sido siempre la misma, ni mucho menos. Todo lo contrario.
De los últimos 195.000 años como homo sapiens (nos ceñimos sólo al homo sapiens, y no a las múltiples formas homínidas anteriores) prácticamente hasta hace poco más de 150 años (Primera Revolución Industrial, por concluida en torno a 1840-1850, en numerosos países más tarde aún) la tecnología de nuestras sociedades ni tan siquiera se basaba todavía de forma generalizada en la máquina de vapor.
Es decir, de 195.000 años de homo sapiens, nuestras modernas sociedades no se basaron en una primera industrialización, en una apenas incipiente dependencia de todo ello, hasta hace poco más de 150 años.
Justo en ese momento tuvo lugar el último evento tipo Carrington, y en ese periodo de retorno del fenómeno desde entonces nada.
Del primer tramo de vía férrea en España que apenas se acababa de inaugurar (Barcelona a Mataró únicamente 22 km. de vía, año 1848) al momento del último Carrington, a los satélites, la aviación, internet y las centrales nucleares que existirán y a al momento del próximo Carrington (o superior) que se desencadene.
CUEVA DEL SOL
De modo que todo lo que "damos por hecho" que conforma nuestra moderna civilización y nuestra identidad como especie "hoy y desde siempre", como una certeza inamovible, ha tenido lugar, en realidad, en los últimos 150 años (en sus trazos más elementales) y mucho de ello, en realidad, mucho antes, en su última mitad, en los últimos 75 años; en realidad aún no ha sido puesto a prueba de este riesgo natural de grandes dimensiones, desarrollamos todo ello de espaldas al mismo.
¿Cuándo sucederá esa nueva interacción entre la misma actividad solar de siempre -pero de la que nos habíamos olvidado-, y esa evolución tecnológica nuestra de "último minuto" en nuestros 195.000 años precedentes como especie?
¿Superará nuestra nueva tecnología, y nuestra nueva sociedad, ese encuentro con la inapelable realidad de nuestro propio entorno espacial?.

Fuente: http://www.nuevatribuna.es/articulo/sociedad/nuestro-sol-no-sucede-nada-fuera-normal-precisamente-problema-riesgo-natural-clima-espacial/20170402115415138380.html - (En la imagen, pintura rupestre en la llamada "Cueva del Sol", datada en la Edad del Bronce, Parque Natural del Estrecho, Cádiz).

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente