250.000 toneladas de basura nuclear bajo nuestros cimientos teóricos

En Finlandia se está construyendo uno de los cementerios nucleares más grandes del mundo, Onkalo (oculto). En la actualidad los reactores nucleares sobrepasan los 400 y muchos gobiernos están en tratativas de reflotar políticas pro-nucleares.

Estas construcciones monumentales que esconden los residuos nucleares son extremadamente costosas monetaria y energéticamente. Se maneja el número de 250.000 toneladas de estos devastadores residuos que están “escondidos” en algún lugar del planeta. Algún problema diminuto en algún “sarcófago” de estos sería el fin de todo.
Tal monumento faraónico fue merecedor en 2011 de un documental, Into Eternity de Michael Madsen. El film se plantea alrededor de esta premisa: ¿cómo podremos avisar a nuestros descendientes de la presencia de este residuo mortal que marcó la segunda mitad del siglo XX y la primera mitad del XXI? . El documental sirve para reflexionar sobre la improcedencia de la instalación de centrales nucleares. No es posible mantener esta producción energética ni siquiera a corto plazo. Dentro de poco se necesitará tanta energía para mantener estos “cementerios” que empezaremos a vivir solo para seguir haciendo funcionar el “control” del equilibrio de aquellas sepulturas del demonio más atroz: la radiación nuclear.
Cuando la izquierda plantea la estatización con control obrero, por ejemplo, para una central nuclear, no propone nada sobre el problema. Bien porque sabe que abolir estas centrales dejaría paralizado a muchos sectores de las sociedades modernas, bien porque cree que hay que seguir creyendo religiosamente que un control obrero haría desaparecer estos peligros.
Es inevitable pensar que ha llegado el momento de reformulaciones importantes al nivel teórico. Los políticos tendrán este legado, guste o no. Tendran que luchar contra el colapso inevitable de esta sociedad, la cual no está encontrando manera de esconder sus contradicciones, y lo peor,  que ha obligado  a las próximas generaciones a vivir en puntas de pie, cosa que no explote el arsenal de bombas atómicas que yacen en las profundidades de la tierra.
Más de un pragmático suele retrucar que las verdaderas luchas son las dadas en el día a día, en el laburo. No las niego para nada, las apoyo cuando creo que ayudan, pero pensar “solamente” en el día a día y dejar afuera de las estrategias estas “rifas” del mañana (lo que no debe interpretarse como siglos)  no me parece lo más socialista que se puede hacer.

Fuente: https://unmarxismoparaelplaneta.blogspot.com.ar/

-----------------
Japón: Unas 700.000 toneladas de desperdicios de Fukushima podrían ser vertidas en el océano Pacífico
 
En Japón, un alto funcionario del Servicio de Energía Eléctrica de Tokio manifestó su intención de arrojar más de 700.000 toneladas de agua contaminada de la central nuclear de Fukushima al océano Pacífico.
Los pescadores locales están protestando contra el plan y afirman que verter más residuos radiactivos en el agua pondrá en peligro la industria pesquera. El agua está contaminada con tritio, un isótopo radiactivo del hidrógeno que puede causar cáncer si se ingiere en concentraciones altas.

 
Fuente: Democracynow.org

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente