El tráfico marítimo mata cada año hasta 40 cetáceos en el Mediterráneo

WWF ha conseguido ya en Francia que la instalación de sistemas anticolisión sea obligatoria en buques de más de 24 metros que naveguen por este Santuario, incluidos los turísticos. Esta ley ha entrado en vigor de forma definitiva en julio y afecta a todos los buques franceses que cruzan más de diez veces al año el Santuario de Pélagos, la mayor área marina protegida del Mediterráneo, situada entre Italia, el Principado de Mónaco y Francia.
Tras la entrada en vigor de una nueva ley en Francia para proteger a los cetáceos del tráfico marítimo, WWF recuerda que cada año mueren hasta 40 rorcuales comunes como consecuencia de las colisiones con buques en el mar Mediterráneo. La organización pide a los barcos españoles que adopten también estos sistemas para detectar cetáceos en zonas con una mayor incidencia de este grave problema. Asimismo, reclama al gobierno que extienda la protección de los cetáceos, en aguas españolas, al noroeste del Mediterráneo, un área donde el tráfico marítimo es especialmente intenso. La colisión con barcos es la causa de la muerte de la mitad de los rorcuales comunes que aparecen varados en el Mediterráneo. Las zonas de alto riesgo combinan un intenso tráfico marítimo y una presencia continua de cetáceos. Con una tasa de crecimiento del 3-4% anual, el tráfico marítimo en el Mediterráneo casi se ha duplicado desde 2002 y, según las previsiones, seguirá creciendo. Asimismo, en el Santuario de Pélagos el riesgo de colisiones es aún mayor, más del triple, debido a la gran concentración de cetáceos y al intenso tráfico turístico alrededor de Córcega y Cerdeña. WWF ha conseguido ya en Francia que la instalación de sistemas anticolisión sea obligatoria en buques de más de 24 metros que naveguen por este Santuario, incluidos los turísticos. Esta ley ha entrado en vigor de forma definitiva en julio y afecta a todos los buques franceses que cruzan más de diez veces al año el Santuario de Pélagos, la mayor área marina protegida del Mediterráneo, situada entre Italia, el Principado de Mónaco y Francia. Sin embargo, por el momento esta ley solo se aplica a los buques con bandera francesa. De hecho, la adopción de sistemas anticolisión sigue siendo una acción voluntaria para los que enarbolan banderas de otras nacionalidades. A esto cabe añadir que el santuario de Pélagos no incluye todavía aguas españolas y, como consecuencia, aún no se ha reforzado la protección del hábitat de los cetáceos en esta zona. "Como la mayor parte del hábitat de cetáceos del noroeste del Mediterráneo no está incluido en el santuario de Pélagos, WWF está apoyando que se extienda la protección de los cetáceos también a las aguas españolas para permitir una conservación más eficaz de estas especies", dijo Giuseppe Di Carlo, responsable de la iniciativa marina del Mediterráneo de WWF. Es importante destacar que Corsica Ferries es una empresa francesa con bandera italiana, por lo que no está obligada a ajustarse a la normativa de Francia. Sin embargo, la compañía ha decidido este año equipar cuatro embarcaciones con el sistema anticolisión REPCET, que figura como el mejor sistema tecnológico disponible actualmente. El software que usan se basa en la observación y en el intercambio de datos. De hecho, cada avistamiento de una ballena realizado desde un barco se transfiere por satélite a un servidor que hace circular alertas a los otros barcos con el fin de evitar una colisión. Por su parte, los responsables de Corsica Ferries han confirmado que si los resultados de los primeros experimentos son satisfactorios, van a equipar de forma gradual el resto de la flota. “WWF aplaude la iniciativa de esta empresa a favor de la protección de los cetáceos e invita a todas las empresas españolas a equipar también sus buques con un eficiente sistema anticolisión para evitar la muerte de numerosas ballenas", subraya José Luis García Varas, responsable del programa marino de WWF España.
Sobre el Santuario de Pélagos:
El Santuario Pélagos, cuyo gobierno comparten Francia, Italia y Mónaco, es el primer área transfronteriza del Mediterráneo creada para proteger a los mamíferos marinos. Su territorio de 87.500 km2 se extiende más allá de la zona costera de los tres países, convirtiéndolo en uno de los mayores retos de conservación del Mediterráneo. Entre las especies presentes en el Santuario, figuran el rorcual, el cachalote, el zifio, el calderón común, el delfín gris, el delfín nariz de botella o el delfín común. Las principales amenazas al hábitat incluyen las posibles colisiones con cetáceos por parte de los barcos que navegan en la zona, la contaminación y la sobrepesca.

Fuente: ecoticias.com

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”