Asados en Europa, deforestación en Paraguay

“Los montes y bosques del Gran Chaco paraguayo están desapareciendo más rápido que cualquier otro sitio similar en la tierra, amenazando especies endémicas y a uno de los últimos pueblos indígenas que viven aislados de la sociedad industrializada.”

El Chaco abarca partes de Bolivia, Paraguay y Argentina y tiene altos niveles de biodiversidad, albergando 500 especies de aves y 150 de mamíferos incluyendo el jaguar, el Capibara y el oso hormiguero gigante. La región es también el hogar de una de las últimas comunidades indígenas en las Américas, que viven en aislamiento de la sociedad industrial, los grupos de Ayoreo semi-nómada. 
Una serie de mercancías que se comercializan en todo el mundo están impulsando su destrucción. Si bien la carne de res y la soja son parte importante del fomento de la deforestación, una nueva investigación de la ONG británica Earthsight ha destacado a un protagonista que permanecía en las sombras: el carbón.
Los últimos análisis, basados en el monitoreo por satélite realizado por la ONG Guyra Paraguay predicen que el Chaco paraguayo perderá 200.000 hectáreas de bosques este año; Earthsight estima que una superficie equivalente a 30 campos de fútbol del bosque del Chaco se está despejando diariamente, para abastecer a Europa de carbón.



Bricapar
Para examinar cómo el carbón producido por la deforestación del Chaco termina en manos de los consumidores de la UE, Earthsight centró su investigación en la mayor empresa de carbón de Paraguay, Bricapar. Durante los primeros cuatro meses de 2017, Bricapar recaudó cifras millonarias en ingresos por sus ventas de carbón. Los datos de exportación de Paraguay muestran que, en ese período, más de 40% de las importaciones de carbón de la UE procedentes de Paraguay, fueron suministradas por Bricapar.
Earthsight visitó una instalación de Bricapar en el interior del Chaco, 500 kilómetros al norte de la capital Asunción y una de las mayores fuentes del carbón que se vende en los supermercados europeos y que la ONG estima que podría producir hasta el 10% de las exportaciones totales de carbón de Paraguay. La dramática desaparición del bosque en los alrededores es claramente visible en imágenes satelitales. Dicha instalación funciona desde 2015 y en los primeros nueve meses de 2016, un promedio de diez campos de fútbol de bosque natural, fueron despejados cada día y la producción continúa.
Del Chaco a los asados europeos 
La comercialización y distribución de este carbón vegetal en Europa está a cargo de una firma española: Ibecosol, que comenzó a trabajar con Bricapar en 1997, adquiriendo posteriormente una participación de 26% en la firma paraguaya. Ibecosol hace una serie de afirmaciones con respecto a sus productos de carbón vegetal en el sitio web de la marca CARCOA, vendida en España y Portugal, donde afirma que todos sus productos “se producen con madera de reforestación, poda o selección de especies no arbóreas”, pero Earthsight sostiene que estas afirmaciones están claramente en contradicción, con sus propias observaciones.
Anualmente, Ibecosol suministra 20.000 toneladas de carbón a Alemania, 15.000 a España, 7.000 a Dinamarca y 3.000 al Reino Unido, de hecho, más de la mitad del carbón que se vende en los supermercados españoles, incluyendo el 95% del carbón vendido por Carrefour, tiene ese origen. Es importante destacar que ante las conclusiones de Earthsight, Carrefour acordó suspender sus compras de algunos de los productos de Ibecosol, pero la ONG advierte que los consumidores, los supermercados y los legisladores de la UE deben actuar ya, antes de que los bosques del Chaco paraguayo desaparezcan por completo.




REDACCION/ECOTICIAS.COM

Fuente: Medio Ambiente

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente