Ballena azul en peligro de extinción masacrada ilegalmente por empresa ballenera islandesa

Voluntarios de Sea Shepherd que se encuentran vigilando la estación ballenera de Hvalur hf en Hvalfjordur, Islandia, han documentado la masacre de una ballena azul, especie que se encuentra en peligro de extinción, la pasada noche del 7 de julio, la 22º ballena protegida que ha sido asesinada y descuartizada para ser exportada a Japón por parte de la empresa ballenera comercial de Kristján Loftsson desde el 20 de junio, 2018.
 
A pesar de que las primeras 21 ballenas asesinadas fueron rorcuales en peligro de extinción, una actividad que el gobierno de Islandia ha permitido realizar a la empresa de Loftsson a pesar de una moratoria internacional sobre la caza de ballenas y relativo al estatus de “en peligro de extinción” de la ballena rorcual, no tienen autoridad legal para matar ballenas azules protegidas, ni siquiera dentro de las aguas de Islandia.
Ninguna otra nación, ni siquiera Japón o Noruega, mata rorcuales y no ha habido ninguna ballena azul arponeada en los últimos 50 años hasta la que acaba de ser arponeada por Hvalur 8
Los trabajadores de la estación ballenera de Loftsson posaron para hacerse fotos junto a la ballena, e incluso encima de ella, como muestra de que conocían muy bien el hecho de que era una ballena azul. Fue entonces cuando Loftsson dio órdenes para que se descuartizara la ballena como si fuera un rorcual – la carne, piel, grasa y hueso mezclados con las de las ballenas rorcuales previamente cazadas, lo que dificultará o imposibilitará su localización durante posibles inspecciones por parte de las autoridades.
La Comisión Ballenera Internacional (CBI) ha ilegalizado todas las actividades comerciales de caza de ballenas. Las ballenas azules y los rorcuales están protegidas por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).
Ninguna otra nación, ni siquiera Japón o Noruega, mata rorcuales y no ha habido ninguna ballena azul arponeada en los últimos 50 años hasta la que acaba de ser arponeada por Hvalur 8
Las fotografías y vídeos tomados por el equipo de Sea Shepherd UK sobre el terreno cerca de la estación ballenera ha hecho posible examinar las especies gracias a sus patrones de identificación (color/figuras sobre la piel, tipo de ballena, forma de la aleta dorsal y de la cola, etc). Según varios expertos científicos especializados en ballenas con los que se ha puesto en contacto Sea Shepherd, la ballena que se pudo observar es, sin ninguna duda, una ballena azul.
“Mientras que no puedo descartar que haya la posibilidad de que sea un híbrido, no veo ninguna característica de que sugieran que este fuera el caso. En todas las fotos se pueden apreciar las claras características de una ballena azul; dado que – notablemente el diseño de la coloración- no hay casi ninguna posibilidad de que un observador experimentado lo haya confundido con cualquier otra especie marina” - Dr. Phillip Clapham, NOAA Centro de Ciencias Pesqueras de Alaska.
El fundador de Sea Shepherd, el capitán Paul Watson, hace un llamamiento a las autoridades islandesas para que detengan estos crímenes contra la conservación por parte de Kristján Loftsson. “Este hombre debe de ser detenido en su empeño sin escrúpulos de quebrantar las leyes internacionales de conservación y de traer tal mala reputación a la nación de Islandia. No puede haber justificación legal para este crimen”.
El capitán Paul Watson ha estado defendiendo ballenas durante más de medio siglo. Después de ver las fotos y los vídeos tomados por su equipo en Islandia dijo que “He visto muchas ballenas azules en la superficie, he buceado con ellas bajo las aguas de Australia Occidental, frente a las costas de California, en el Océano Austral y en las aguas de Newfoundland, Canadá. Conozco una ballena azul cuando la veo y esta ballena masacrada por Kristján Loftsson es una ballena azul.”
El Jefe de Operaciones de Sea Shepherd UK, Robert Read, afirmaba que “El crimen cometido en contra de esta icónica ballena debe ser investigada por inspectores independientes que tomen muestras de ADN de la carne de ballena y otras muestras del almacén de la estación ballenera de Loftsson y de sus dependencias ya que la ballena fue descuartizada y escondida de vista para potencialmente esconder las pruebas.
Pruebas que demuestran que Loftsson no tiene autoridad (incluso dentro de Islandia) para matar una ballena azul. Además, muestras medioambientales de ADN deben de ser tomadas de la maquinaria de la estación ballenera, de las superficies y de los contenedores que se encuentran allí, para detectar ADN de la ballena azul ya que las partes descuartizadas has sido retiradas para esconder esta última atrocidad”.

Sea Shepherd tiene un equipo sobre el terreno desde que comenzó la matanza de ballenas rorcuales el 20 de junio. Su objetivo es que se documente la muerte de cada ballena hasta que termine al temporada de caza de ballenas rorcuales.

Por: ECOticias.com / Red / Agencias

Entradas populares de este blog

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente

Patagonia Argentina: Las represas en el Río Santa Cruz amenazan al Glaciar Perito Moreno

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia