Inmensas olas de plástico llegan a la costa del Caribe dominicano

“Alerta de emergencia plástica”. Con este titular, se ha viralizado un vídeo que muestra la llegada a la costa de Santo Domingo, la capital de la República Dominicana, de inmensas olas de plástico.

Las imágenes muestran como olas de residuos llegan a tierra, cerca de Playa Montesinos, donde “Parley y sus colaboradores están trabajando mano a mano con los militares y el ayuntamiento. Más de 500 trabajadores públicos han sido movilizados para esta operación de limpieza”, según indica la entidad.

Durante los primeros tres días de trabajo de limpieza, que empezó el pasado fin de semana, la ONG calcula que se han interceptado “más de 30 toneladas de plástico, pero aún queda mucho por hacer”, advierte.
Concienciar contra el plástico
Si seguimos el ritmo de uso de plástico actual, puede ser que en 2010 ya haya en mares y océanos más residuos que peces. Por eso, el pasado Día Mundial del Medio Ambiente, el 5 de junio, la ONU se centró en lanecesidad de reducir el uso de “plástico descartable” y de sumar esfuerzos para luchar contra la contaminación de los océanos. La propia ONU tiene en marcha la campaña Clean Seas, aunque cada vez aparecen más entidades que luchan y trabajan contra los residuos en los mares.
“El mensaje de este Día Mundial del Medio Ambiente es simple: rechaza el plástico descartable. Si no puedes reusarlo, rehúsalo. Juntos podemos trazar el camino hacia un planeta más limpio y verde”, afirma António Guterres, Secretario General de la ONU en su declaración oficial.
Se calcula que, anualmente, 8 millones de toneladas de plástico llegan al mar y el 75% terminan en el fondo, provocando graves consecuencias en los ecosistemas marinos. Un problema que se agrava con el hecho de que el 80% de la contaminación marina proviene de la superficie terrestre, según el proyecto ‘Upcycling the Oceans’.
Un mal de todos los mares
Un ejemplo paradigmático se encuentra en el mar Mediterráneo,cuyas playas de las islas reciben cada día, entre los meses de julio y agosto, más de 300.000 residuos por kilómetro cuadrado, según los investigadores del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB).
Otro caso con cifras espectaculares es el de la conocida ‘isla de plásticos’, detectada en el océano Pacífico oriental, y que contiene aproximadamente 1,8 billones (1.800.000.000.000) de piezas o fragmentos de plástico; con un peso estimado de 80.000 toneladas (80.000.000 kilos).

Fuente: https://www.lavanguardia.com/natural/tu-huella/20180720/45974935789/inmensas-olas-de-plastico-llegan-a-la-costa-del-caribe-dominicano.HTML - Imagenes: ‪Diario AS‬-La Vanguardia Natural
---------------
La exclusión y los privilegios detrás de la contaminación en playas dominicanas
El turismo aporta aproximadamente el 8% del PIB de República Dominicana y, sin duda, sus playas son el principal atractivo para la recepción de visitantes de todo el mundo. No obstante, una de las mayores riquezas de los quisqueyanos se encuentra en riesgo, ya que una parte considerable de la línea costera padece por la contaminación. El cinturón de pobreza que rodea Santo Domingo tiene los problemas que padecen muchas ciudades latinoamericanas. Hasta allí no llegan los principales servicios, entre ellos, el de la recolección apropiada de desechos líquidos y sólidos

Chevige González Marcó

El reciente aluvión de basura que tapó literalmente las áreas adyacentes al malecón de Santo Domingo recordó las alarmas ambientales pendientes en Dominicana. Allí se recogieron unas 400 toneladas de basura, pero el problema no se soluciona con eso.
Si bien es la localidad de Punta Cana uno de los principales polos de atracción turística, y allí no se tienen reportes sobre avances considerables de la contaminación, la capital dominicana se quedó literalmente sin playas aptas para el disfrute. El malecón es desde hace varios años un sitio desde el que sólo se puede contemplar la nobleza del mar.
Servicios inexistentes
El cinturón de pobreza que rodea Santo Domingo tiene los problemas que padecen gran parte de las ciudades latinoamericanas. Hasta allí no llegan los principales servicios, entre ellos, el de la recolección apropiada de desechos líquidos y sólidos.
En otros lugares como la playa de Boca Chica también se presentan graves problemas ambientales, pero relacionados con la permisividad para que los emprendimientos privados depreden el ambiente. La rodean grandes marinas y las construcciones de espigones que paralizan la circulación de la corriente marina.
Los ejecutivos del Club Náutico Marina ZarPar construyeron un espigón de cemento que ha motivado que el agua de la playa se aleje a más de cien metros de su orilla y el espacio dejado por esta se ha convertido en lodo por la contaminación y la falta de oxigenación.
Lo que antes era la hermosa playa de Boca Chica fue destruído por el interés de empresarios privados. Foto: Web

La mayoría de los hoteles y restaurantes ubicados en este polo turístico descargan sus desechos cloacales al subsuelo. Esto motiva que sean arrastrados por las aguas del río Brujuela de manera subterránea y finalmente terminan depositados en la playa.
Antes de las construcciones, la playa se autolimpiaba, porque sus recursos naturales le permitían mantenerse y despedir cualquier tipo de contaminación, porque sus aguas corrían con sistema de corriente natural, pero al construírsele un gran espigón de cemento, el agua se estanca y no recircula.
La playa era emblemática por una barrera de arrecifes coralinos, construido de forma natural por la desembocadura de un río subterráneo, Brujuelas, el cual fomentó el crecimiento de mangles rojos, que contribuyeron a la formación del famoso rompeolas. De igual forma, el afloramiento de dicho río subterráneo, formó innumerables manantiales, en donde los bañistas solían darse un segundo baño para eliminar el agua del mar o salada.
Privatización de playas y agresión ambiental
En 2017, el Ministerio de Turismo (Mitur) convocó una licitación para la regeneración de 13 playas de cinco provincias dominicanas. Los balnearios a ser intervenidos eran Juan de Bolaños– Costa Verde y El Morro en Monte Cristi; Cofresí en Puerto Plata; Playa Bonita, Punta Popy, Ballena y Cosón en Samaná; Cabeza de Toro, Macao, Arena Gorda – Cortecito y Bayahíbe en La Altagracia; Juan Dolio en San Pedro de Macorís, y Boca Chica y Andrés, en Santo Domingo.
Estos balnearios presentan en común problemas de erosión, contaminación por descargas de aguas residuales y desechos sólidos, construcciones ilegales en la franja de los 60 metros destinada al público, y afectación de las dunas por uso intensivo.
También se citan la privatización e impedimento de entrada a las playas y zonas costeras, instalación de marinas y áreas de navegación en lugares inapropiados, destrucción de la vegetación costera, construcción de elementos que interfieren en el transporte litoral y las dinámicas marinas, entre otros daños.

Leer en: https://www.elciudadano.cl/medio-ambiente/la-exclusion-y-los-privilegios-detras-de-la-contaminacion-en-playas-dominicanas/07/19/#ixzz5Lu6VKgCu

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques