Patagonia Argentina: Un intendente necio y sordo en la Meseta

En el día de ayer, el intendente de Paso de Indios, Mario Pichiñan, dialogó con  La Cien Punto Uno y adelantó los principales aspectos de una reunión que se llevará a cabo en el día de hoy, con todos los exponentes de sectores de la provincia del Chubut, en busca de imponer la Minería en la meseta. Lo de todos los exponentes es ficticio, ya que los que nos oponemos a esta zonificación, estaremos ausentes.

“Se puede hablar con varios dirigentes sindicales de Chubut. Buscando que cada uno se pueda expresar, poder debatir y hablar es lo mejor que nos puede pasar” dijo. Una falacia más, demostrada en las distintas charlas que dieron en varias localidades de la provincia durante este año, y a las cuales no nos dejaron participar.
También, recordó que el debate por la zonificación minera que presentaron 7 iluminados, “ya tiene estado parlamentario en la Legislatura del Chubut lo que falta es ponerle la fecha para discutir el tema”. Lo que intencionadamente omite el intendente, es que aún espera ser aprobado por la misma Legislatura, el proyecto de ley de Iniciativa Popular presentado en el año 2014, por el pueblo chubutense con el aval de 13.007 firmas.
Ante la consulta de la situación económica y productiva que atraviesa Paso de Indios, el jefe comunal consideró a la actividad minera como una alternativa, “creemos que es una de las posibilidades tener el sustento de nuestra familia”. Sabemos que las actividades productivas en la meseta son muchas, pero están estratégicamente  bloqueadas en el intento permanente de imponer la megaminería, como única alternativa posible, evitando en todo momento hablar sobre el pasivo ambiental y social que traen consigo.
“Los chicos que se nos van, y no tenemos forma de retenerlos, van a buscar trabajo en otros lugares”. El mandatario de la localidad del interior del Chubut, dijo que siempre la actividad fue la ganadería “pero la sequía avanzó mucho, incluso muchos de los ganaderos debieron vender e irse de la localidad“. Sacanana es una salida para toda las comunidades de la meseta.
“La venta de la lana a veces no es suficiente para mantener empleados”, explicó. Lo que no dicen es que relegaron a la Meseta por años, si le dieran electricidad y caminos, otra sería la producción. Y consideró que la reunión de mañana “no es un sí a la minería o un no, sino, escuchar y debatir”. “Creemos que la minería es una de las posibilidades”. Nosotros afirmamos que la minería no es compatible con las actividades verdaderamente productivas y sostenidas en el tiempo.

Fuente: Fuente: LA 100.1
--------------
Chubut: Pobladores de la meseta rechazan la minería


Pobladores rurales de la Meseta se oponen a la explotación minera en la región, porque consideran que sólo va a traer «contaminación» y la «destrucción» de los recursos naturales como el agua. Piden en cambio que el Gobierno provincial incentive la producción ganadera que sus familias realizaron toda la vida.
Pobladores rurales de la Meseta se oponen a la explotación minera en la región, porque consideran que sólo va a traer «contaminación» y la «destrucción» de los recursos naturales como el agua. Piden en cambio que el Gobierno provincial incentive la producción ganadera que sus familias realizaron toda la vida.
Los pobladores Patricio Huinchulef, de Laguna Fría y Chacay Oeste; María Cortés, de la comunidad de Blancutre; José Horacio Huenchullán y Gabriel Pereira, se acercaron a la redacción de Diario EL CHUBUT alertados por la posibilidad de que avancen los proyectos mineros que hay en la Meseta.
Cuestionaron a los intendentes y jefes comunales, encabezados por Leonardo Bowman y Mario Pichiñán, porque están «más ocupados en ir a Buenos Aires que en escuchar a los pobladores rurales» que perdieron sus ovejas y ya ni siquiera tienen agua. «Necesitamos alimentos y empresas que ayuden en la producción ganadera, en otras cosas que no causen problemas con el agua», indicaron.
Los vecinos de la meseta piden preservar la tierra donde se criaron con sus familias y defienden costumbres ancestrales frente a la llegada de las mineras. Aseguraron que fueron «testigos» de la experiencia de Mina Angela, y terminaron desplazados. También ven amenazados los lugares sagrados donde permanecen enterrados sus ancestros.
«Las mineras van a traer contaminación; la gente la peleó toda la vida con sus animales y la tierra. No quiero que lleven miles de personas.
Tengo a mi mamá enterrada, que luchó toda su vida por ese campo. ¿Por qué los intendentes no se ponen a trabajar para mantener el lugar, llevando ovejas?», se preguntó María Cortés.
Por su parte, Patricio Huinchulef, uno de los pobladores más antiguos, recordó que llegó a haber 10 mil ovejas y miles de chivos en los campos, y «hoy no tenemos ni la mitad del ganado».
También José Huenchullán advirtió que si avanza la minería «nos vamos a encontrar con un desierto terrible, porque hay poquísima agua, y la que hay se la están reservando a alguien en Sacanana».

Fuente: El Chubut
Publicadas en el Blog de: noalamina.org


Entradas populares de este blog

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente

Patagonia Argentina: Las represas en el Río Santa Cruz amenazan al Glaciar Perito Moreno

La enorme 'huella ecológica' de 163 millones de perros y gatos en EEUU