¿A qué velocidad podemos detener el calentamiento de la Tierra?

 

El calentamiento global no se detiene en un instante. Si la gente de todo el mundo dejara de quemar combustibles fósiles mañana, el calor almacenado seguiría calentando la atmósfera. Imagina cómo un radiador calienta una casa. El agua se calienta en una caldera y el agua caliente circula por las tuberías y radiadores de la casa. Los radiadores se calientan y calientan el aire de la habitación. Incluso después de apagar la caldera, el agua ya calentada sigue circulando por el sistema, calentando la casa. De hecho, los radiadores se están enfriando, pero su calor almacenado sigue calentando el aire de la habitación. Esto se conoce como calentamiento comprometido. La Tierra también tiene formas de almacenar y liberar calor.

por Richard B. (Ricky) Rood

Las nuevas investigaciones están afinando la comprensión de los científicos sobre cómo el calentamiento comprometido de la Tierra afectará al clima. Mientras que antes se pensaba que la temperatura del aire en la superficie del planeta tardaría 40 años o más en alcanzar su punto máximo una vez que los seres humanos dejaran de calentar el planeta, ahora las investigaciones sugieren que la temperatura podría alcanzar su punto máximo en unos 10 años.

El gráfico muestra cómo el exceso de calor -energía térmica- se ha acumulado en el océano, la tierra, el hielo y la atmósfera desde 1960 y se ha desplazado a mayores profundidades oceánicas con el tiempo. TOA CERES se refiere a la parte superior de la atmósfera. Crédito: Karina von Schuckman, LiJing Cheng, Matthew D. Palmer, James Hansen, Caterina Tassone, et al., CC BY-SA 4.0

Pero eso no significa que el planeta vuelva a su clima preindustrial o que evitemos efectos perturbadores como la subida del nivel del mar.
Soy profesor de ciencias del clima, y mi investigación y docencia se centran en la utilidad de los conocimientos sobre el clima por parte de profesionales como los planificadores urbanos, los profesionales de la salud pública y los responsables políticos. Ahora que se espera un nuevo informe sobre la mitigación del cambio climático del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático a principios de abril, echemos un vistazo al panorama general.
Cómo ha cambiado la comprensión del calentamiento máximo
Históricamente, los primeros modelos climáticos representaban sólo la atmósfera y estaban muy simplificados. Con los años, los científicos añadieron los océanos, la tierra, las capas de hielo, la química y la biología.
Los modelos actuales pueden representar de forma más explícita el comportamiento de los gases de efecto invernadero, especialmente el dióxido de carbono. Eso permite a los científicos separar mejor el calentamiento debido al dióxido de carbono en la atmósfera del papel del calor almacenado en el océano.
Si pensamos en nuestra analogía con el radiador, las crecientes concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera de la Tierra mantienen la caldera encendida, reteniendo la energía cerca de la superficie y aumentando la temperatura. El calor se acumula y se almacena, sobre todo en los océanos, que asumen el papel de radiadores. El calor se distribuye por todo el mundo a través del clima y las corrientes oceánicas.
Actualmente se sabe que si se eliminara todo el calentamiento adicional del planeta causado por el ser humano, un resultado plausible es que la Tierra alcanzaría un pico de temperatura global del aire en superficie en un plazo más cercano a los 10 años que a los 40. La estimación anterior de 40 o más años ha sido ampliamente utilizada a lo largo de los años, incluso por mí.
Por qué el calentamiento global es el calentamiento de los océanos.
Es importante señalar que esto es sólo el pico, cuando la temperatura comienza a estabilizarse, no el inicio de un rápido enfriamiento o una inversión del cambio climático.
Creo que hay suficiente incertidumbre para justificar la precaución a la hora de exagerar la importancia de los resultados de la nueva investigación. Los autores aplicaron el concepto de pico de calentamiento a la temperatura global del aire superficial. La temperatura global del aire superficial es, metafóricamente, la temperatura de la "habitación", y no es la mejor medida del cambio climático. El concepto de interrumpir instantáneamente el calentamiento provocado por el ser humano también es idealizado y totalmente irreal -hacerlo implicaría mucho más que acabar con el uso de combustibles fósiles, incluyendo cambios generalizados en la agricultura- y sólo ayuda a ilustrar cómo podrían comportarse algunas partes del clima.
Incluso si la temperatura del aire llegara a su punto máximo y se estabilizara, el "derretimiento comprometido del hielo", el "aumento comprometido del nivel del mar" y otras numerosas tendencias terrestres y biológicas seguirían evolucionando a partir del calor acumulado. Algunas de ellas podrían, de hecho, provocar una liberación de dióxido de carbono y metano, especialmente desde el Ártico y otros depósitos de alta latitud que actualmente están congelados.
Por estas y otras razones, es importante tener en cuenta el alcance de estudios como éste en el futuro.
Los océanos en el futuro
Los océanos seguirán almacenando calor e intercambiándolo con la atmósfera. Incluso si las emisiones se detuvieran, el exceso de calor que se ha ido acumulando en el océano desde la época preindustrial influiría en el clima durante otros 100 años o más.
Como el océano es dinámico, tiene corrientes, y no se limitará a difundir su exceso de calor de vuelta a la atmósfera. Habrá altibajos mientras la temperatura se ajusta.
Los océanos también influyen en la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera, ya que éste es absorbido y emitido por los océanos. Los estudios paleoclimáticos muestran grandes cambios en el dióxido de carbono y la temperatura en el pasado, y los océanos desempeñan un papel importante.
Los países no están cerca de acabar con el uso de los combustibles fósiles
La posibilidad de que una intervención política tenga efectos medibles en 10 años y no en varias décadas podría motivar esfuerzos más agresivos para eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera. Sería muy satisfactorio que las intervenciones políticas tuvieran beneficios en el presente y no en el futuro.
Sin embargo, hoy en día, los países no están cerca de poner fin a su uso de combustibles fósiles. Por el contrario, todas las pruebas apuntan a que la humanidad experimentará un rápido calentamiento global en las próximas décadas.
Nuestra conclusión más sólida es que cuanto menos dióxido de carbono liberen los humanos, mejor será la situación de la humanidad. El calentamiento comprometido y el comportamiento humano apuntan a la necesidad de acelerar los esfuerzos tanto para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero como para adaptarse a este planeta que se calienta ahora, en lugar de limitarse a hablar de lo mucho que hay que hacer en el futuro.

Fuente: Phys - The Conversation - 30 de marzo de 2022
 

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

Ola de calor en Kuwait supera los 70º C al sol y derrite autos

Venezuela: El Parque Nacional Canaima se ve afectado por actividad minera ilegal