Los científicos europeos piden "un nuevo modelo económico" para frenar la crisis climática

El Consejo Asesor de Ciencias de las Academias Europeas (EASAC, por sus siglas en inglés) ha instado en un nuevo informe a los dirigentes políticos a abordar transformaciones estructurales para luchar contra la crisis climática e impedir que la temperatura global del planeta suba 2ºC respecto a los niveles preindustriales. Los expertos de este órgano, que representa las academias científicas de los países de la UE, apuntan directamente a un cambio del sistema: "Se requiere de nuevos modelos económicos que sean ambiental y socialmente sostenibles".

Por Alejandro Tena

El informe, un resumen analítico de la última década de investigaciones climáticas, pone el foco en el impacto del modelo económico basado en el crecimiento y urge a los líderes políticos a sustituir el Producto Interior Bruto como índice de prosperidad por otros indicadores que incluyan factores de salud humana y ambiental. El desarrollo económico basado en la quema de petróleo, carbón y gas no puede considerarse progreso, bajo la óptica de los expertos.
"El cambio transformador implica grandes cambios en las actitudes y el comportamiento, y encuentra una fuerte resistencia en los intereses creados", indica el texto del informe, que señala directamente a la industria de los combustibles fósiles como uno de los principales grupos de presión en contra de las transformaciones de calado en el sistema. "La conciencia pública es una condición previa para que la acción política aborde problemas a corto plazo, como el cambio climático y la pérdida de biodiversidad".
        "La escala del desafío es enorme", indican los expertos. Tanto es así que los cálculos recogidos en esta publicación estiman que, para conseguir mantener la subida de temperaturas por debajo del 1,5ºC respecto a los niveles preindustriales, la disminución de las emisiones de CO2 se debe multiplicar por treinta. Además, los esfuerzos deben "cuadriplicarse para mantener el calentamiento por debajo de los 2ºC para 2100", dicen.
El impacto de no actuar equivale a pérdidas de biodiversidad enormes. Alrededor de un millón de especies se enfrenta ya a la extinción y superar el umbral de los 2ºC podría suponer problemas para la supervivencia del 16% de las especies de las plantas, del 8% de los vertebrados y del 18% de los insectos. Además, los arrecifes de coral, que ya están lastrados por el calentamiento del mar y la contaminación, disminuirán en un 99%. "Los gobiernos de todo el mundo gastan cinco veces más en actividades que dañan la biodiversidad, como los combustibles fósiles, la minería y la agricultura [industrial], que en protegerla".
Esa pérdida de biodiversidad y esa subida de las temperaturas tienen implicaciones directas en la salud global. La contaminación del aire, vinculada en buena medida a la quema de combustibles fósiles, implica ya un incremento de muertes prematuras a escala global. En ese sentido, los expertos del EASAC reclaman "una combinación de soluciones que impliquen medidas de mitigación para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y medidas de adaptación para adaptarse a lo inevitable".
Por último, se reclaman acciones basadas en la naturaleza para adaptar los ecosistemas a escenarios marcados por olas de calor intensas y por fenómenos meteorológicos extremos cada vez más recurrentes. Las soluciones basadas en la tecnología –el conocido tecnoptimismo– "no ofrecen soluciones creíbles", dicen los expertos, que descartan el uso de métodos de captura y almacenamiento de CO2 como medida para mitigar la crisis climática.

Fuente: https://www.publico.es/sociedad/cientificos-europeos-piden-nuevo-modelo-economico-frenar-crisis-climatica.html#analytics-seccion:listado  - Imagen de portada: El humo sale de las chimeneas de una refinería de petróleo en Nanjing, provincia de Jiangsu, en el este de China. — Sean Yong / REUTERS

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

Ola de calor en Kuwait supera los 70º C al sol y derrite autos

Venezuela: El Parque Nacional Canaima se ve afectado por actividad minera ilegal