La trampa de los combustibles fósiles en África: Una respuesta a la «ilusión de la desinversión

La mayor parte de la carga de la lucha contra el cambio climático recae en los principales contaminadores -los países ricos de Europa, América del Norte y Asia Oriental-, que son responsables de forma desproporcionada de la causa de la crisis. Algunos gobiernos, instituciones financieras y empresas de estos países han empezado a tomar medidas que deberían haberse tomado hace tiempo. Se han comprometido a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y a aumentar las inversiones en energías renovables como parte de una transición más amplia para abandonar los combustibles fósiles. Es fundamental que muchos de estos actores también se hayan comprometido a desprenderse de proyectos de carbón, petróleo y gas en todo el mundo, incluso en países en vías de desarrollo con gran necesidad de energía.

Por Nnimmo Bassey y Anabela Lemos (*)

En agosto de 2021, el vicepresidente nigeriano Yemi Osinbajo lamentó estas desinversiones en la página web de Asuntos Exteriores. «Tras décadas de beneficiarse del petróleo y el gas, un número creciente de países ricos ha prohibido o restringido la inversión pública en combustibles fósiles, incluido el gas natural», escribió. «Una transición mundial para abandonar los combustibles basados en el carbono debe tener en cuenta las diferencias económicas entre países y permitir múltiples vías para alcanzar las emisiones netas cero», argumentó, y concluyó que «la transición no debe producirse a expensas de una energía asequible y fiable para las personas, las ciudades y la industria». En opinión de Osinbajo, los países como el suyo siguen necesitando depender de los combustibles fósiles para acelerar el desarrollo y hacer la transición a largo plazo hacia una economía verde.
Pero, lejos de generar prosperidad y estabilidad en el África subsahariana, las inversiones en combustibles fósiles causan verdaderos perjuicios. Décadas de desarrollo de los combustibles fósiles han fracasado a la hora de suministrar energía a gran parte del continente y han creado modelos económicos dependientes de la extracción que han profundizado la desigualdad, han causado daños medioambientales, han alimentado la corrupción y han fomentado la represión política. Invertir más dinero en los combustibles fósiles no sólo perpetuará esta dinámica, sino que retrasará el necesario cambio a las energías renovables. La energía solar y la eólica no sólo son ecológica y éticamente superiores al carbón, el petróleo y el gas; gracias a los avances en baterías y almacenamiento de energía, se están convirtiendo en alternativas más baratas y prácticas a los combustibles fósiles. Los países africanos deberían evitar los hábitos de quema de combustibles fósiles de otros países no sólo porque es lo correcto, sino también porque es lo más sensato.

SI ESTÁ ROTO, ARRÉGLALO
Entre 2016 y 2019, los países del G-20 han canalizado casi cuatro veces más fondos públicos al desarrollo de los combustibles fósiles que al de las energías renovables en África. Pero gran parte de ese dinero se desperdiciará: el 71% de los proyectos de petróleo y gas proyectados en África corren el riesgo de convertirse en activos varados porque implican métodos de producción muy costosos, se encuentran en países sin un sólido historial de exportación de combustibles fósiles, o ambas cosas. Las economías africanas que dependen de la producción y las exportaciones de combustibles fósiles experimentan un crecimiento económico más lento que las que no lo hacen -hasta tres veces más lento- y sufren niveles de deuda cada vez más insostenibles. Según un estudio de 2013 del Banco Africano de Desarrollo, los países que dependen en gran medida de la extracción de combustibles fósiles son más propensos a tener dificultades en su proceso de democratización; gracias a la llamada maldición de los recursos, los países bendecidos con recursos naturales experimentan peores resultados de desarrollo como consecuencia de la corrupción, el aumento de la militarización y la represión política.
Además, la financiación de los combustibles fósiles no ha logrado sus principales objetivos: garantizar el acceso a la energía y generar un desarrollo inclusivo. Nigeria, por ejemplo, pasó décadas explotando sus reservas de petróleo y gas y se convirtió en la economía más rica del África subsahariana. Pero en 2019, solo el 55% de los nigerianos tenía acceso a la electricidad. En 2018, Nigeria superó a la India como el país con el mayor número de personas que viven en la pobreza extrema.
Y el gobierno nigeriano ha perdido decenas de miles de millones de dólares en ingresos por petróleo y gas durante la última década, gracias a la corrupción y a los acuerdos de reducción de tarifas que las autoridades hicieron con las multinacionales petroleras.
Mozambique alberga el mayor proyecto de inversión extranjera directa en África, un yacimiento de gas natural en alta mar de 20.000 millones de dólares y una instalación de gas natural licuado en tierra. Pero ese gas es para la exportación, no para ayudar a ampliar el acceso a la energía al 70% del país que vive sin electricidad. Irónicamente, Mozambique ya produce más electricidad de la que consume y exporta el exceso de energía a sus vecinos Sudáfrica y Zimbabue. Los dirigentes de Mozambique, junto con los inversores y donantes externos, entre ellos el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, apuestan por el desarrollo del país gracias a los futuros ingresos prometidos por las exportaciones de gas. Sin embargo, como en el caso de los proyectos de carbón anteriormente sobrevalorados en Mozambique, estas arriesgadas empresas podrían cargar la economía con una montaña de posibles activos varados debido a los cambios previstos en la demanda mundial de gas, la competencia con otros exportadores de gas natural licuado más grandes y avanzados, y la volatilidad de los precios de los combustibles fósiles.
Mozambique ya está muy endeudado, con un 120% del PIB. Un nuevo análisis financiero independiente realizado por el think tank berlinés OpenOil ha concluido que, si los precios del petróleo se mantienen en los niveles medios actuales, los ingresos por gas natural licuado durante la vida del proyecto ascenderán a poco más de la mitad -o 3.400 millones de dólares de dinero actual- de lo previsto por el Gobierno mozambiqueño en 2018. Esa suma es menos de una cuarta parte de la deuda nacional actual del país. La inversión podría resultar inútil para Mozambique o incluso un pasivo como consecuencia de las condiciones contractuales desfavorables con las empresas de combustibles fósiles y los inversores y la preponderancia del riesgo asumido por el país.

Un buque flotante de producción, almacenamiento y descarga para el proyecto de gas Sankofa (Ghana).

Por otro lado, Ghana está al borde de los problemas fiscales gracias a los contratos de compra garantizada (take-or-pay), que obligan al gobierno a pagar a los productores de gas cientos de millones de dólares por el gas no utilizado, y a las decenas de acuerdos de compra de energía que obligan al gobierno a pagar a los productores de electricidad por una cantidad fija de suministro eléctrico, independientemente de la demanda. En 2019, Ghana pagó el equivalente a más del 7% de su PIB en multas por el gas no utilizado. El ministro de Economía del país ha reconocido que el exceso de capacidad de gas, el aumento de los pagos fijos por la electricidad y el incremento de la deuda en el sector eléctrico están amenazando la economía de Ghana. La acumulación de deuda en el sistema eléctrico de Ghana podría alcanzar los 12.500 millones de dólares en 2023 y corre el riesgo de hacerse insostenible, según el Ministerio de Finanzas del país. Kenia se enfrenta a problemas similares. En Costa de Marfil, donde la mayoría de las centrales eléctricas queman gas, las subidas de las tarifas eléctricas provocaron protestas en 2016 en las que la policía mató e hirió a muchos manifestantes.
Las carteras energéticas basadas en los combustibles fósiles son intrínsecamente más arriesgadas que las basadas en las renovables. Estos últimos no tienen costes muy variables que fluctúan en función de los precios del mercado mundial: los gobiernos saben exactamente lo que obtienen y cuánto tienen que pagar por ello. Con las energías renovables, los gobiernos no tendrían que subir los impuestos a los consumidores ni utilizar los preciados ingresos fiscales adicionales para recuperar los gastos derivados del aumento de los precios de los combustibles, lo que les permitiría gestionar mejor los costes y evitar la espiral de la deuda. Mientras que los precios de la gasolina son intrínsecamente inflacionistas, los precios de las energías limpias suelen abaratarse a medida que mejora la tecnología. Las energías renovables también pueden construirse de forma modular, lo que significa que los riesgos de inversión son menores y están mejor repartidos.
ZONAS DE SACRIFICIO
El desarrollo impulsado por los combustibles fósiles tiende a dañar el medio ambiente y la sociedad. En el peor de los casos, requiere efectivamente el establecimiento de zonas de sacrificio y el nombramiento de personas sacrificadas cuyas vidas se ven alteradas para siempre por la proximidad de estos proyectos. Durante décadas, las activistas han sido testigos y han luchado contra los abusos de la industria de los combustibles fósiles en África, documentando los costes sanitarios, medioambientales, sociales y políticos que han sufrido los pueblos africanos.
Entre ellos, los efectos de los vertidos rutinarios de petróleo en el Delta del Níger y la quema de gas tóxico que hunde a la población en la pobreza, destruyendo las tierras de cultivo y envenenando las aguas de pesca. La represión gubernamental de la disidencia posterior ha llevado al encarcelamiento e incluso a la ejecución de defensores pacíficos del medio ambiente, como el escritor y activista Ken Saro-Wiwa en Nigeria.
En Mozambique, la minería de carbón a cielo abierto ha dañado gravemente la salud de los habitantes de las comunidades locales y ha provocado el acaparamiento de tierras y abusos contra los derechos humanos. Las comunidades cercanas a las explotaciones de gas han protestado por las promesas incumplidas de empleo y abandono económico. La explotación de gas natural licuado en la provincia de Cabo Delgado provocó desalojos y arruinó la pesca y los medios de subsistencia, y el conflicto se extendió en medio de profundas desigualdades y un aumento de la represión estatal, incluida la desaparición de periodistas. Estos disturbios se convirtieron en una insurgencia militarizada que dejó decenas de miles de muertos, desplazó a casi un millón de personas y desestabilizó la región.
Los grandes proyectos de energías renovables también suscitan preocupación por el acaparamiento de tierras. La extracción de los minerales necesarios para las energías renovables debe gestionarse de forma cuidadosa y justa para evitar los abusos de los derechos humanos y laborales y la degradación del medio ambiente. Pero las energías renovables no contribuirían a las emisiones de gases de efecto invernadero, a la contaminación atmosférica tóxica ni a los vertidos de petróleo. La posibilidad de utilizar las energías renovables de forma descentralizada podría crear millones de puestos de trabajo locales y permitir que los ciudadanos tengan una mayor participación en la creación y gestión de los sistemas energéticos.
UNA ALTERNATIVA PRÁCTICA
En lugar de invertir más dinero en la producción de combustibles fósiles y perpetuar las crisis a las que se enfrentan muchos países africanos (y, por supuesto, emitir más carbono a la atmósfera), los inversores extranjeros deberían centrarse en las fuentes de energía renovables. África posee los recursos solares más ricos del mundo, pero tiene menos del 1% de la capacidad total de energía solar instalada. La energía solar y la eólica no son caras en comparación con los combustibles fósiles; de hecho, sus precios ya son competitivos con los del petróleo, el gas y el carbón en África. Según una nueva investigación y modelización de Sven Teske, de la Universidad Tecnológica de Sidney, el desarrollo de fuentes de energía renovables en África podría ayudar a suministrar electricidad a todo el continente en una década; en 2050, África podría eliminar por completo los combustibles fósiles y depender totalmente de las energías renovables. Esta transición a la energía verde crearía millones de puestos de trabajo para los africanos, más de los que puede crear la industria de los combustibles fósiles.
Muchos defensores de la inversión continuada en combustibles fósiles, incluido Osinbajo, ensalzan las virtudes del gas natural y cómo su uso ayudará a realizar la transición energética y a garantizar el desarrollo. Estas afirmaciones no resisten el escrutinio. Por lo general, el gas es sólo marginalmente menos contaminante que el carbón y, dependiendo de la ubicación, puede ser igual de contaminante. Un estudio publicado en 2021 por la Agencia Internacional de la Energía concluyó que los gobiernos no pueden permitir ningún nuevo proyecto de carbón, petróleo o gas si quieren garantizar que el planeta se mantenga por debajo del límite de 1,5 grados centígrados de calentamiento global. El estudio también mostró que la energía solar y la eólica se convertirán en las fuentes de energía más baratas del mundo en los próximos dos años.
El verdadero puente hacia una economía verde no es el gas, sino la mejora de las baterías y las medidas de eficiencia energética. Los avances tecnológicos en materia de almacenamiento de energía ya han comenzado a estabilizar el suministro de electricidad procedente de las energías renovables, abordando el problema de la intermitencia de la energía solar y eólica. Un estudio realizado en 2020 por la empresa de investigación BloombergNEF reveló que, en Estados Unidos, las energías renovables combinadas con el almacenamiento en baterías son ya una alternativa económicamente viable a la construcción de nuevas centrales de pico de gas, que se utilizan para equilibrar la red eléctrica. La energía solar combinada con el almacenamiento mejorado de las baterías  será económicamente competitiva con la tecnología de gas más eficiente del mundo en Jordania, Marruecos, Sudáfrica y los Emiratos Árabes Unidos en 2023.
La propia agencia de investigación energética de Estados Unidos, la Energy Information Administration, ha descubierto que las fuentes de energía solar y eólica situadas cerca de los puntos de uso en las zonas rurales de África, donde la falta de acceso a la energía es mayor, son más viables económicamente que la construcción de sistemas de transmisión de energía basados en combustibles fósiles, incluido el gas natural. Según la organización de investigación pública Afrobarometer, sólo cuatro de cada diez africanos disfrutan de un suministro energético fiable, debido a la escasez de combustible, la mala gestión y el robo de energía. En lugar de tratar de ampliar esta infraestructura, a menudo defectuosa, los gobiernos deberían aprovechar la capacidad de las energías renovables para llegar a más personas mediante el despliegue de mini-energía y de energía no conectada a la red, haciendo que los sistemas de generación de electricidad sirvan a un número limitado de consumidores a través de redes que puedan funcionar de forma aislada de las redes nacionales de transmisión de electricidad o que sean completamente independientes de los sistemas de las empresas de servicios públicos.
RETRASANDO LO INEVITABLE
Los gobiernos de muchos países ricos, incluido el de Estados Unidos, y varios dirigentes africanos sostienen que la extracción de los recursos de gas de un país es necesaria para su desarrollo e incluso es una cuestión histórica de justicia climática. Es cierto que la mayoría de los países africanos han hecho poco o nada para contribuir a la situación climática actual del planeta, y muchos se enfrentan a necesidades económicas y de desarrollo críticas. Pero el hecho de que los africanos no hayan emitido tanto carbono como otros no justifica que se intenten reproducir modelos de producción de energía perjudiciales y sistemas económicos asociados. Los líderes africanos y sus socios en Occidente se apropian indebidamente del concepto de justicia climática cuando invocan esta narrativa.Reclaman una posición moral elevada mientras se benefician de los flujos financieros profundamente desiguales generados por los proyectos de combustibles fósiles.

Al seguir financiando la expansión del gas en África, los inversores externos están desplazando a las energías renovables, retrasando la transición energética de África y dificultando la descarbonización de los países y la salida de un modelo económico extractivo y perjudicial. Las inversiones en energías renovables producirían un modelo económico más barato, más fiable y más democrático. África no tiene por qué ser vista como un lugar de miseria y necesidad. Se trata de un continente con una gran riqueza de conocimientos, prácticas y potencial para establecer sistemas socioeconómicos ecológicamente sólidos, que no reproduzcan los errores cometidos por tantos otros en el siglo pasado.
===============================================
AUTORAS:
    •    NNIMMO BASSEY es director de la Fundación Salud de la Madre Tierra, un think tank ecológico de Nigeria, y miembro del Comité Directivo de Oilwatch International.
    •    ANABELA LEMOS es directora y miembro fundador de Justiça Ambiental, un grupo de defensa del medio ambiente en Mozambique.
Publicado por Ja4Change
foto: Derrame de crudo en Dadabili, Níger (2011) (Afolabi Sotunde) / Traducción: A Planeta: https://aplaneta.org/2022/03/21/la-trampa-de-los-combustibles-fosiles-en-africa-una-respuesta-a-la-ilusion-de-la-desinversion/


Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

Ola de calor en Kuwait supera los 70º C al sol y derrite autos

Venezuela: El Parque Nacional Canaima se ve afectado por actividad minera ilegal