La verdad sobre los informes del IPCC

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), en muchos aspectos, es una institución délfica cuyos informes están en función de la discrecionalidad política, ya que proporciona la justificación de las políticas de las naciones/estados que rara vez se cumplen, por ejemplo, sólo un puñado de las 193 naciones signatarias de París 2015 han cumplido con los compromisos. Este escandaloso incumplimiento en un momento delicado para el sistema climático sólo sirve para acelerar la pérdida de estabilidad e integridad de los ecosistemas más importantes del planeta.

por Robert Hunziker

Esta provocadora descripción se examina en una reciente entrevista del podcast de Nick Breeze ClimateGenn: Existential Risk Management (Gestión del riesgo existencial) con David Spratt, director de investigación del Breakthrough National Centre for Climate Restoration (Centro Nacional de Restauración del Clima) de Melbourne. El Dr. Spratt goza de gran prestigio por su sólida investigación, lo que se pone de manifiesto a lo largo de su refrescante y directa entrevista.

La entrevista de Spratt aborda: (1) los fallos del IPCC, (2) los puntos de inflexión, y (3) un desafío del calentamiento global casi fuera de control que no se entiende de forma realista, incluso cuando los ecosistemas tambaleantes empiezan a tambalearse.
La verdad es que el IPCC se ha politizado hasta tal punto que sus informes confunden involuntariamente a la opinión pública, a la vez que desvían las cuestiones de política pública de mitigación. En el centro de la cuestión, el IPCC no expone todo el alcance del riesgo existencial, que resulta ser un acontecimiento tan impensable y tan difícil de aceptar que nadie cree que vaya a suceder de verdad, más adelante.
Durante la entrevista se habla de un punto de inflexión en el contexto de la reducción del hielo marino del Ártico en verano a 3/4 partes de su volumen, ya que el hielo altamente reflectante del Ártico se funde en un fondo oscuro de agua de mar que absorbe fácilmente casi toda la radiación solar entrante, absorbiendo a su vez el calor que, de otro modo, se reflejaría en un 80%-90% al espacio exterior a través del efecto de albedo del hielo. A su vez, el calentamiento del Ártico hace que el calor excesivo llegue a Groenlandia, que, según el Dr. Jason Box (profesor de glaciología del Servicio Geológico de Dinamarca y Groenlandia) ya está «más allá del punto de estabilidad del sistema», es decir, más allá de un punto de inflexión sin retorno. Recientemente, Box ha advertido públicamente de la proximidad de un cambio climático abrupto. Mientras tanto, el deshielo de Groenlandia libera agua fría en el Atlántico, frenando a su vez la Corriente del Golfo Atlántica y, como consecuencia, debilitando la circulación atlántica que, a su vez, repercute negativamente en las precipitaciones en el este de la Amazonia.
Como una serie de fichas de dominó que caen unas sobre otras, un acontecimiento inicial (a) la pérdida de hielo marino en el Ártico trae (b) aguas árticas más cálidas (c) que se convierten en cascada en más deshielo de Groenlandia, causando (d) una circulación atlántica más lenta, desencadenando (e) la pérdida de precipitaciones para la Amazonía oriental. El resultado neto debido a un evento no lineal, es decir, la pérdida de hielo marino del Ártico desencadena cuatro eventos importantes adicionales. Ipso facto, esos cinco eventos se refuerzan mutuamente durante quién sabe cuánto tiempo.
Según Spratt: «Así, vemos que un cambio en un sistema, es decir, el volumen de hielo del Ártico, se hace eco o tiene efectos de dominó a través de otros sistemas», lo que desencadena un punto de inflexión que, de hecho, ya se encuentra en una fase seminal.
En cuanto al enfoque del IPCC sobre el riesgo, en primer lugar es importante subrayar el hecho de que los grandes riesgos deben ser la clave del éxito del análisis del cambio climático. Por definición, los grandes riesgos se encuentran en el extremo superior de una gama de posibilidades. Pero el IPCC no ve los riesgos de esa manera. Su visión es más generalizada y se ha normalizado en los últimos 20 años, por ejemplo, tenemos un 50% de posibilidades de no superar los 2°C con nuestro actual presupuesto de carbono. Según Spratt: Eso es catastróficamente erróneo. Ese tipo de evaluación de riesgos se ha normalizado durante 20 años en la elaboración de políticas, y «es terriblemente erróneo».
Cuando los riesgos son existenciales, y claramente lo son en este caso concreto, todo el mundo sabe que si se llega al rango de 3C a 4C preindustrial (y el 60% de los científicos dicen que ya nos dirigimos a 3C más) «destruiremos la civilización humana».
Por lo tanto, cuando los riesgos son existenciales, no se puede mirar un análisis sobre la media, sino que hay que mirar el peor resultado posible como cálculo principal. Es la única manera de abordar un riesgo existencial.
En este sentido, y curiosamente, el prólogo del informe del IPCC de hace unos años decía: «Las instancias críticas que calculan las probabilidades no importan. Lo que importa es la posibilidad de alto nivel».
Pero hoy en día una cifra como «50% de probabilidad introduce un problema fundamental en el proceso de evaluación». De forma más realista, la forma adecuada de ver los riesgos existenciales es afirmando que x cantidad de carbono adicional tiene un 50% de posibilidades de alcanzar los 2ºC pero también tiene un 10% de posibilidades de alcanzar los 4ºC o, en otras palabras, un 50% de posibilidades de mantenerse por debajo de los 2ºC es también un 10% de posibilidades de alcanzar los 4ºC. ¿Aceptaría usted un viaje en ascensor con un 10% de posibilidades de que el cable se rompa en el piso 75?
Cuando se trata de riesgos existenciales, la expectativa debería ser: «¿Por qué deberíamos aceptar riesgos con el sistema climático que no aceptaríamos con nuestras propias vidas?». En realidad son una misma cosa.
Por tanto, el núcleo de la gestión de los riesgos existenciales debe centrarse en los rangos de probabilidad más altos, no en los medianos. El enfoque debe ser, y esto es un absoluto: «¿Qué es lo peor que puede pasar, y qué tenemos que hacer para evitarlo?»
Este supuesto no forma parte del último informe del IPCC. En cuanto a las respuestas no lineales de las cascadas, el IPCC dice: «No hay pruebas de tales respuestas no lineales en las proyecciones climáticas a escala global para el próximo siglo». Pero, según Spratt: «Esto es simplemente erróneo».
Después de todo, «todo el mundo sabe, por ejemplo, que las emisiones del permafrost no son triviales en este momento. Sabemos que el calentamiento en la última década ha sido mayor que en las anteriores y que el sistema está a punto de calentarse a un ritmo acelerado, pues los principales sistemas ya están cambiando de estado. Y el IPCC dice que no hay pruebas de que se esté produciendo un cambio climático no lineal. Esto es absurdo». (Spratt)
Ipso facto, debido a un sesgo mal calculado, los modelos del IPCC no pueden tratar con procesos no lineales. Como resultado, se están perdiendo el panorama general por un kilómetro. Y las políticas de mitigación, por si sirve de algo, son inadecuadas.
Sin embargo, según el Dr. Spratt: «El registro paleoclimático nos dice que, a largo plazo, cada grado de calentamiento conlleva un aumento de 10 a 20 metros del nivel del mar. Francamente, esa sería una afirmación legítima para el IPCC, pero ellos no se ocupan de los eventos no lineales».
Todo ello conduce a problemas involuntarios para los responsables políticos porque la gente juzga el informe del IPCC como ciencia pura. «No lo es. El IPCC es un organismo político. Diplomáticos de 190 gobiernos dirigen el IPCC. Designan a los autores principales de los informes. El IPCC es la intersección de la política y los políticos». (Spratt)
Mientras tanto, como si el despiste del IPCC no fuera suficiente problema, el cambio se está produciendo mucho más rápido que las previsiones. Por ejemplo, los primeros informes del IPCC decían que la Antártida se mantendría estable durante mil años. Pero, en 2007, Richard Alley (Penn State) dijo que ya se está derritiendo 100 años antes de lo previsto.
Es especialmente preocupante que en un futuro próximo, cuando el Ártico pase a ser total, un verano 100% libre de hielo, «impulsará cambios que serán imparables». Este riesgo existencial ya es caprichosamente inconstante en todo el horizonte nórdico.
Además, ya es evidente para muchos científicos que estaremos en 1,5ºC dentro de una década, independientemente de las emisiones de los próximos 10 años. De hecho, 1,5ºC en torno a 2030 parece estar asegurado en parte por el dilema de los aerosoles. Si es así, estamos a sólo una década de que la Tierra Caliente se haga realidad. A partir de entonces, el sistema climático se acelerará mucho más rápido que nunca.
Hace catorce años, Spratt publicó el libro Código Rojo del Clima, que codificaba la idea de una emergencia climática al afirmar conceptualmente que el problema del clima no podía resolverse «con lo de siempre». (Nota al pie: sigue siendo lo de siempre, pero más grande)
Una reseña del libro dice Código rojo del clima: The Case for Emergency Action es un libro de 2008 que presenta pruebas científicas de que la crisis del calentamiento global es peor de lo que los informes oficiales y los gobiernos nacionales han indicado hasta ahora.
Basándose en esta entrevista actual, Spratt parece indicar que es aún peor (en realidad mayor) hoy que en 2008.
Evitar lo que parece ser un acontecimiento existencial inevitable requiere un enorme compromiso de recursos comparable a una economía de guerra con un enfoque único en la política climática, y también requiere un cambio importante en el funcionamiento de la sociedad. Son peticiones muy grandes, así que hay que preguntarse qué es realmente factible.
Tal y como están las cosas, la mitigación actual parte de la idea arraigada del IPCC de que puede haber «un cambio incremental no destructivo como solución… Esto no funcionará». (Spratt)
La cruda verdad es que las emisiones globales siguen aumentando, ya que todos los esfuerzos de descarbonización como la eólica, la solar, los coches eléctricos y la eficiencia energética sólo sirven para producir «más energía para el crecimiento». Por ejemplo, si la economía mundial crece un 2% al año y el 2% del sistema energético se convierte en renovables, entonces se utiliza la misma cantidad de energía de combustibles fósiles cada año. Esto es una reproducción muy aproximada de lo que ha estado ocurriendo. El uso de combustibles fósiles como porcentaje de toda la energía es esencialmente el mismo hoy que hace 50 años.
Además, «no hay forma de que funcione un sistema con un gobierno «sin manos», aparte de unas pocas regulaciones simbólicas, y que «el libre mercado decida el resultado»». De hecho, la evidencia ya nos dice que no funciona. Ni de lejos.
Una verdadera reparación requiere un liderazgo político abrumadoramente poderoso. En este sentido, según Spratt: «Lo que realmente temo y mi experiencia es que los que están en la élite, ya sea en los negocios o en la política, simplemente, creo, no entienden el problema como realmente existe».
Hay una profunda ignorancia debido a que el IPCC cuenta una historia de que el incrementalismo es un enfoque exitoso cuando claramente no lo es.
Un problema colateral es que un gran segmento de la comunidad profesional de ONGs de defensa del clima ha sido «tragado por la ballena», lo que significa que se tragan las reuniones de la Conferencia de las Partes, COP, y se tragan la tontería de origen corporativo del Cero Neto (Cero Emisiones) para 2050, una y otra vez, pero es demasiado poco y demasiado tarde, horriblemente mal dirigido. Mientras que, según varios científicos, 2030 es la fecha límite mortal, no movimiento incremental hasta 2050.
El quid de la cuestión es que el riesgo existencial más destacado de la historia de la humanidad no se ajusta a los modelos científicos. Casi siempre se adelanta a los modelos científicos, a veces por varias décadas. Entonces, ¿por qué iba a esperar a que se produjera el Cero Neto en 2050?

Fuente: Countercurrents

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

Ola de calor en Kuwait supera los 70º C al sol y derrite autos

Venezuela: El Parque Nacional Canaima se ve afectado por actividad minera ilegal