Los plásticos oceánicos visibles son sólo la punta del iceberg

Un nuevo estudio dirigido por la Universidad de Kyushu, Japón,  calcula el destino de los plásticos oceánicos entre 1961 y 2017 y descubre que casi dos tercios pueden estar fuera del alcance de los métodos de observación actuales. Además, el estudio estima que 500 millones de toneladas métricas de plástico -una décima parte de todos los productos de plástico producidos en el último medio siglo- aún corren el riesgo de filtrarse en el medio ambiente, y el 95% de ellos aún está en tierra.

Aunque los miles de millones de toneladas de productos de plástico producidos en la "Era del Plástico" del último medio siglo han cambiado drásticamente nuestra forma de vida para mejor, los residuos de plástico que han llegado al medio ambiente están planteando nuevos retos a la naturaleza. (Nota de Climaterra: parte del problema en que estamos como humanidad es no poder ver la integralidad de los problemas. No se puede decir que el plástico cambió nuestra vida "para mejor", si las consecuencias de su uso están afectando a la misma vida, humana y no humana. Seguramente habrá que evaluar si hay aplicaciones en que vale la pena usarlo, pero es cada vez más evidente que los riesgos y efectos colaterales son mayores que los beneficios.
Un nuevo estudio dirigido por la Universidad de Kyushu, que trata de simular el destino de los plásticos que han llegado a nuestros océanos, estima que 25,3 millones de toneladas métricas de residuos plásticos han entrado en nuestros océanos y que casi dos tercios de ellos no se pueden controlar.
Y lo que es más alarmante, el análisis sugiere que esto puede ser sólo la punta del iceberg de los residuos plásticos, ya que otros 540 millones de toneladas métricas de residuos plásticos mal gestionados -casi el 10% de todo el plástico producido hasta ahora- siguen atrapados en tierra.
Aunque los científicos han estado estudiando la superficie de los océanos y las playas para determinar la cantidad de residuos plásticos que han llegado a los océanos, se cree que hay grandes cantidades de plásticos oceánicos muy por debajo de la superficie o en el fondo marino, ocultos al alcance de la observación científica con los equipos de muestreo habituales.
"Para evaluar la cantidad y el paradero de los residuos plásticos en los océanos de la Tierra, tenemos que tener en cuenta todo el proceso desde su nacimiento hasta su enterramiento, empezando por su emisión desde los ríos al océano y continuando con su transporte y fragmentación en trozos", afirma Atsuhiko Isobe, profesor del Instituto de Investigación de Mecánica Aplicada de la Universidad de Kyushu y líder del estudio.
Esta simulación muestra la emisión y el posterior transporte y descomposición de plásticos oceánicos en el año 1976 en partes de América del Norte y del Sur. Los círculos azules son plásticos arrastrados a los océanos por los ríos; los círculos morados son residuos plásticos emitidos por la pesca; y los círculos amarillos son microplásticos formados por fragmentación. La duración media de la fragmentación en microplásticos se fija en 3 años. Basándose en estas y otras simulaciones, un nuevo estudio dirigido por la Universidad de Kyushu estima que casi el 5% de los residuos plásticos mal gestionados han llegado a nuestros océanos y que dos tercios de ellos no pueden controlarse con los métodos actuales. Crédito: Atsuhiko Isobe y Shinsuke Iwasaki
En el nuevo trabajo, el equipo de Isobe intentó estimar la cantidad de estos plásticos oceánicos ocultos creando modelos que simulan estos procesos. Se basaron en estudios existentes para obtener parámetros que describieran cómo se descomponen y envejecen los plásticos, y utilizaron datos del viento obtenidos por satélite para incorporar el movimiento de las partículas.
Como fuentes de residuos plásticos para las simulaciones, ajustaron las estimaciones recientes de emisión de residuos plásticos en los ríos según el producto interior bruto del país desde 1961 o las predicciones de generación de residuos plásticos mal gestionados después de 2010. También añadieron un componente oceánico procedente de la industria pesquera mundial, que se dice que produce el 20% de las emisiones de plástico de los ríos.
Sus resultados estiman que los plásticos grandes y los trozos más pequeños de los llamados microplásticos que flotan en la superficie del océano representan cada uno sólo un 3% de todos los plásticos oceánicos. Aunque se calcula que una cantidad similar de microplásticos -fragmentos de plástico de menos de cinco milímetros- se encuentra en las playas, el 23% de los residuos plásticos oceánicos son desechos plásticos de mayor tamaño en las costas del mundo.
Sin embargo, las simulaciones sugieren que los dos tercios restantes del plástico oceánico pueden estar en lugares que hacen imposible su seguimiento. Algo más de la mitad son plásticos pesados que se depositaron en el fondo marino porque son más densos que el agua del mar. La mitad de los productos de plástico actuales están hechos de estos plásticos pesados, que incluyen el tereftalato de polietileno (PET) y el cloruro de polivinilo (PVC).
El resto son microplásticos antiguos emitidos años y décadas antes que se han retirado de la superficie del océano y de las playas y se han almacenado en el fondo marino y en otros lugares de los océanos del mundo.
Esta simulación  muestra la emisión y el posterior transporte y descomposición de los plásticos oceánicos entre 1961 y 1962 en el este y sudeste de Asia. Los círculos azules son plásticos arrastrados a los océanos por los ríos; los círculos morados son residuos plásticos emitidos por la pesca; y los círculos amarillos son microplásticos formados por fragmentación. La duración media de la fragmentación en microplásticos se fija en 3 años. Basándose en estas y otras simulaciones, un nuevo estudio dirigido por la Universidad de Kyushu estima que casi el 5% de los residuos plásticos mal gestionados han llegado a nuestros océanos y que dos tercios de ellos no pueden controlarse con los métodos actuales. Crédito: Atsuhiko Isobe y Shinsuke Iwasaki
Pero en comparación con los plásticos oceánicos, la cantidad de residuos plásticos mal gestionados en tierra que podrían llegar a los ecosistemas y al océano en el futuro podría ser veinte veces mayor.
Los investigadores llegaron a su cifra de residuos plásticos mal gestionados -que es una décima parte de los 5.700 millones de toneladas métricas de plásticos producidos hasta la fecha- combinando sus estimaciones de la emisión anual de residuos plásticos en los océanos con las estimaciones recientes de la cantidad total de residuos plásticos que no se reciclaron, incineraron o contuvieron adecuadamente.
Al ser indescomponibles en la naturaleza, estos 500 millones de toneladas métricas de plásticos mal gestionados probablemente sobrevivirán a los seres humanos en este planeta.
"Hemos podido calcular el presupuesto de los plásticos de los océanos, pero sólo son la punta del iceberg de los residuos plásticos en la Tierra", dice Isobe. Su próxima tarea es evaluar el paradero de los casi 500 millones de toneladas métricas de plásticos mal gestionados que están atrapados en tierra.
"Va a ser una tarea hercúlea. Hasta ahora se han hecho pocos avances en el campo de los "plásticos terrestres" debido a la falta de métodos de observación".
Sin inmutarse, Isobe ha puesto en marcha recientemente un programa de ciencia ciudadana que utiliza fotos de origen colectivo e IA para evaluar la masa de residuos plásticos que se vierten en las ciudades y en las playas. Al mismo tiempo, sigue vigilando y desarrollando nuestra comprensión de lo que ocurre con los plásticos que llegan a nuestros océanos.

La investigación se ha publicado en Science of The Total Environment. Fuente: Phys - por la Universidad de Kyushu - 18 de marzo

 

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

Venezuela: El Parque Nacional Canaima se ve afectado por actividad minera ilegal

2021, el año en el que las pérdidas por desastres climáticos superan los 100.000 millones de dólares por sexta vez