Barrick, I lobby you (del lado argentino)






Santiago Soldati, el lobbysta de la Barrick Gold. De exitoso empresario menemista a mediador de la minera con la administración k. El empresario es amigo del fundador de la multinacional, el inglés Peter Munk. En su nombre visitó a mediados de abril a la Presidenta en la Casa Rosada para pedirle que acelere el permiso para iniciar las obras del proyecto Pascua Lama y tuvo éxito. Los antecedentes de Soldati hablan por si solos: socio de Telefe, Telefónica, Aguas Argentinas, Gas Natural BAN, Transener y Transportadora del Gas del Norte, indican su posicionamiento empresario en el tiempo del modelo que se impuso durante la presidencia de Carlos Menem.

El operador de Barrick en Argentina

Fuente: diario Crítica de la Argentina
Buenos Aires, Argentina - 19/07/09. A pedido del gobernador Gioja y del secretario de Minería, Mayoral, Soldati intervino para que la Casa Rosada autorizara el proyecto minero de la Barrick Gold.

Santiago Soldati, uno de los grandes beneficiados por las privatizaciones de los 90, ahora es asesor estrella de la minera canadiense Barrick Gold Corporation. El empresario que fue socio de Telefe, Telefónica, Aguas Argentinas, Gas Natural BAN, Transener y Transportadora del Gas del Norte se enorgullece de haber sido clave para destrabar el proyecto binacional Pascua Lama, que se expande entre San Juan y la Tercera Región de Chile, y tiene reservas por 17 millones de onzas de oro.

Entre los hombres de negocios coinciden en que Soldati está a años luz de su época dorada, pero resulta innegable que su fina capacidad le permite sintonizar siempre con el modelo económico en curso. Es que si algo ha caracterizado al kirchnerismo, casi tanto como su rechazo tardío al modelo sojero, es su apuesta de fondo por el modelo minero que se asienta sobre una seguidilla de leyes sancionadas durante el gobierno de Carlos Menem.

Pese a que Soldati no forma parte del empresariado que más ganó con el kirchnerismo, ha cultivado una relación cordial con el matrimonio presidencial. En San Juan hay quienes lo mencionan como el salvador del proyecto Pascua Lama, pero él afirma que eso sería demasiado. En el momento en que el emprendimiento se demoraba más de lo deseado y parecía naufragar, el gobernador José Luis Gioja y el secretario de Minería, Jorge Mayoral, –hoy enfrentados– coincidieron en pedirle que intercediera para que una parte del proyecto se realizara del lado argentino. “Pascua Lama ha culminado con su vía crucis”, afirma.

Soldati es amigo personal del inglés Peter Munk, el fundador de la Barrick, que tiene 80 años, y a mediados de abril visitó a Cristina Kirchner en la Casa Rosada para pedirle que acelere el inicio de las obras en Pascua Lama. Su presencia en Balcarce 50 sorprendió a todos en mayo, cuando los directivos de la compañía volvieron a reunirse con la Presidenta para anunciar el inicio de la construcción de la mina de oro más grande de Sudamérica y la promesa de invertir 3 mil millones en 25 años.

En un reportaje que le concedió a Diario de Cuyo, Soldati se mostró como un fervoroso defensor del emprendimiento minero y de la multinacional canadiense que acumula denuncias por contaminación. “Pascua Lama ha hecho y hará historia, pese al tiempo que llevó aprobar el informe de impacto ambiental –dos años– y a las trabas tributarias entre la Argentina y Chile. Fue lo primero que le dije a la presidenta Cristina Fernández cuando nos reunimos para comunicarle la decisión de llevar a cabo el proyecto binacional. Soy muy amigo de Munk y tenía un interés personal en que salga adelante”, admitió. Crítica de la Argentina intentó comunicarse con él para esta nota pero sus voceros no contestaron los llamados.

Su caso es comparado en círculos oficiales con el de Franco Macri, otro emblema de la década del 90 que hoy oficia de lobbysta de CITIC Group, la multinacional de capitales chinos que a fines de 2008 firmó un contrato con la Secretaría de Transporte para venderle al Estado nacional 279 vagones de subte.

El empresario dice que no sabe si va a convertirse en el director del proyecto, pero asegura que seguirá siendo asesor de la Barrick. Aún es dueño del Tren de la Costa y del Parque de la Costa y tiene acciones en el casino Trilenium, Eléctrica del Plata, TDH Holding, Interpetrol y Agrosol. En septiembre de 2008 formó parte de la comitiva que acompañó a los Kirchner a Nueva York. La última operación conocida que lo involucró fue la venta de Sociedad Comercial del Plata Construcciones, que pasó a manos del empresario kirchnerista Cristóbal López.

__________________________________________________________________________________________________

La alquimia de las mineras son los 90
Por Juan Luis Peri para Medio y Medio

Hoy se conoció que Santiago Soldati es uno de los lobbystas de la minera Barrick Gold. El empresario se suma a la larga lista de interesados en imponer un sistema que no solo beneficia a la Barrick. También este lobby busca imponer el modelo de extracción en el más amplio sentido. Soldati además está interesado en integrar el entramado de las conexiones locales para que el negocio se pueda desarrollar.

La larga cadena de interesados incluye a la presidente, al secretario de minería, a gobernadores, intendentes, policías y por supuesto a uno de los poderes más cuestionados: la justicia.

Los antecedentes de Soldati hablan por si solos, socio de Telefe, Telefónica, Aguas Argentinas, Gas Natural BAN, Transener y Transportadora del Gas del Norte, entre otros indican la experiencia que tiene como factor clave la reproducción en el tiempo del modelo que impuso el ex presidente Carlos Menem.
Todas las empresas mencionadas además tuvieron y tienen un pobre -para calificarlos generosamente- desempeño desde la perspectiva de lo ambiental. Es que el modelo riojano implicaba tierra arrasada para ello basta en pensar en los ferrocarriles, su desarticulación y otorgamiento sin inventario, o el desempeño de Aguas Argentina con sus permanentes negociaciones para no cumplir con la metas y compromisos propuestos.

Todas sin excepción abonaron a la publicidad de las revistas especializadas de medioambiente que hoy circulan y desplegaron campañas de mensajes de buen desempeño y compromiso. Lo concreto es que todas contribuyeron a que la Argentina se sumiera en un atraso. La lectura concreta es que si los mismos actores intervienen no hay ninguna posibilidad de que las cuestiones básicas puedan resolverse.

La mirada porteña de mejoramiento de localidades norteñas debido a la actividad minera, es cuanto menos una lectura de la ignorancia. Que algunos pueblos incorporen restaurantes y alojamiento y que se arreglen algunas calles es nada comparativamente con la ausencia del estado o lo que es peor con la presencia de un estado cómplice. La actividad económica es tan mínima comparada con las prebendas que reciben las empresas que sería necesario un microscopio de los usados en nanotecnología como para ver los tamaños.

Cualquiera de esos pequeños poblados puede y quiere vivir sin las mineras y podría vivir ese desarrollo económico con una aplicación minima del estado. Abrir un restaurante y dar alojamiento es después de todo algo que podría lograrse con un plan de turismo mínimo. Es que la lógica porteña termina avalando el despojo ya que además el único que conoce es el financiero que termina en la consolidación de salvataje de bancos y del propio estado con la contribución de todos sin que esto merezca mayores reclamos.

La rebelión del NOA contrasta con las políticas que para el sector genera el actual secretario de ambiente Homero Bibiloni, quien prometió “impulsar la producción para disminuir los índices de pobreza con respeto a la calidad ambiental”.

En el caso de los glaciares sostuvo que estarán protegidos de las explotaciones mineras por una ley y propuso que se cree un sector especializado en ambiente en el seno del Ministerio Público. Personalmente su compromiso es defender el desarrollo de explotaciones mineras que “respeten la calidad ambiental” debido a que así se cumple el “paradigma” que se impulsa desde su cartera: “un equilibrio entre producción, ambiente, empleo e inclusión”.

“Ante la minería, nuestra postura es que Argentina tiene que crecer para incluir a los connacionales bajo la línea de pobreza y siempre con respeto por la calidad ambiental” y planea un evento para licuar a las empresas.

Lo cierto es que su antecedente más concreto es que apenas puede manejar el ACUMAR y que su cartera es un pone sellos sin confirmación. Picolotti, anterior secretaria de la misma cartera, de pésima gestión sabia de estos temas y al menos se autocongelaba. En cambio Bibiloni es activo pero sin suerte, ya que no logra entrar al círculo intimo del staff pro minero. Si algo le faltaba a Soldati es su relación personal con la el fundador de la Barrick Peter Munk.
“Pascua Lama ha hecho y hará historia, pese al tiempo que llevó aprobar el informe de impacto ambiental –dos años– y a las trabas tributarias entre la Argentina y Chile dijo Soldati. Las trabas tributarias es otro modo de ver los 90 hoy. Después de todo las empresas se ven así mismas como naciones dentro de una nación y cualquier tributo en todo caso lo rinde el país de origen.
Fuente: noalamina.org

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento