Según PRECIS, aumentará entre 2,3 y 3,4 grados temperatura marina y terrestre y habrá una disminución drástica de las precipitaciones en el Caribe








Las predicciones del clima en la región del Caribe para finales de siglo, basadas en un modelo de simulación, sugieren un aumento de la temperatura superficial del mar y terrestre en alrededor de tres grados.
El experto del Instituto de Meteorología de Cuba (INSMET) Abel Centella señaló que para fines del siglo XXI la temperatura superficial del mar en la región se incrementará entre 2,3 y 3,4 grados Celsius.
Sobre zonas terrestres ese aumento puede ser significativamente superior, señaló el investigador en el I Congreso de Cambio Climático que forma parte de la VII Convención Internacional de Medio Ambiente y Desarrollo que sesiona en La Habana.
Estos datos se basan en el modelo climático regional del Caribe, PRECIS, el cual permitirá evaluar el comportamiento futuro del clima en el área.
Mediante el uso de escenarios de emisión de gases de efecto invernadero es posible generar “futuros escenarios climáticos”. Los escenarios climáticos son simplemente representaciones posibles y físicamente consistentes del clima del futuro basados en escenarios de emisión de gases de efecto invernadero. Existe una gran variedad de métodos para generar escenarios climáticos. La forma mas común involucra el uso de modelos de circulación general de la atmósfera (GCM’s) para simular el clima del presente y de un futuro posible bajo las condiciones impuestas por cada uno de los escenarios de gases de efecto invernadero. Escenarios climáticos basados en la salida de los GCM’s son la mayor fuente de información para las investigaciones climáticas hoy en día. De hecho, los GCM’s son la mejor herramienta científica disponible actualmente para simular la respuesta del sistema climático global a un cambio en la composición de la atmósfera.
Además ocurrirán cambios en las precipitaciones que variarán entre -10,7 por ciento y 2,9 por ciento. En la región del mar Caribe y Centro América esas reducciones serán aún más notables, señaló Centella.
Existe un elevado consenso sobre la disminución drástica de las precipitaciones en el Caribe y zonas de Centro América, principalmente durante el período lluvioso del año (mayo-octubre).
También las evaluaciones de la sequía en Cuba para el 2071 y el 2099 sugieren la existencia de un régimen de lluvias deficitario más persistente.
Por lo tanto, las medidas de adaptación que se identifiquen deberán considerar ese aspecto cuyas implicaciones sobre los recursos hídricos puede ser notable.
PRECIS (Provinding Regional Climates for Impacts Studies), es un sistema de modelado climático regional basado en PC y fue desarrollado por el Hadley Center de la Oficina de Meteorología de Reino Unido, para facilitar su empleo en los países no anexo I de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático.
Los resultados disponibles mediante esta página Web representan una contribución del Instituto de Meteorología de Cuba a las actividades que se desarrollan en la región para evaluar los impactos del cambio climático e identificar medidas de adaptación. www.ecoportal.net
Más información sobre cómo generar escenarios climáticos con PRECIS aparece en el Manual del PRECIS (nombre del fichero Handbook.PDF).
Para obtener información más amplia sobre PRECIS, visite la siguiente dirección http://www.precis.org.uk
Prensa Latina - http://www.prensa-latina.cu
PRECIS Caribe - http://precis.insmet.cu/Precis-Caribe.htm

-------------------------------

El calentamiento global ya ha empezado a dejar su huella en los ecosistemas de alta montaña del continente europeo
Por Eduardo Velázquez

Diversos estudios recientemente publicados demuestran que la vegetación de los ecosistemas de alta montaña del continente europeo ya ha empezado a cambiar a consecuencia del incremento en la temperatura media del continente acaecido durante las últimas décadas
Los ecosistemas de alta montaña de todas las grandes cordilleras del mundo poseen unas características muy especiales. En primer lugar, se desarrollan en zonas cuyas condiciones climáticas son muy diferentes a las de las zonas de aledañas, principalmente, mayores precipitaciones (en su mayor parte en forma de nieve), mayor radiación solar, mayores oscilaciones térmicas entre el día y la noche, y vientos más fuertes. La alta montaña constituye un medio enormemente hostil para el desarrollo de la vida donde el suelo fértil brilla por su ausencia y sólo algunas especies de plantas y animales enormemente adaptados a estas condiciones son capaces de vivir. La mayor parte de estas especies poblaron áreas mucho más amplias durante el último periodo glaciar y fueron replegándose paulatinamente hacia las montañas según aumentaba la temperatura del planeta. Por ello, muchos autores se refieren a las zonas de alta montaña como “islas biológicas”, y es por ello también que los ecosistemas de lata montaña pueden ser de los más afectados por el calentamiento global. A diferencia de las especies de zonas llanas y amplias, Ante un aumento notable de las temperaturas, las especies de plantas y animales que pueblan las montañas no tendrían virtualmente, donde ir, donde “seguir subiendo”, lo que podría causar la extinción de buena parte de las mismas.
El efecto del calentamiento global acaecido durante las últimas décadas en los ecosistemas de montaña europeos ha empezado a ser recientemente analizado. Hace unos años, un estudio publicado por científicos catalanes (1) demostró que la composición vegetal de las zonas de alta montaña del Montseny ya había empezado a cambiar. El Montseny es un pequeño macizo montañoso situado al noroeste de Barcelona y que constituye una zona de transición entre los ambientes más cálidos y secos del mediterráneo y los más fríos y húmedos (atlánticos), del norte de España y el oeste de Europa. Según este trabajo, desde 1945, el límite altitudinal de las especies vegetales propias de zonas atlánticas representativas de este sistema montañoso había aumentado varias decenas de metros (70 en el caso del Haya, por ejemplo), mientras que otras habían desaparecido.
Un equipo de científicos austriacos ha publicado la pasada semana los resultados de un estudio llevado a cabo en varias zonas de los Alpes Dolomíticos (Italia) cuyas conclusiones son similares (2). Según este, en tan sólo cinco años, la riqueza de especies ha aumentado mucho más en las zonas más elevadas que en las áreas sub-nivales inmediatamente inferiores, o en las áreas de límite de arbolado, a menor altitud aún. El aumento del número de especies encontrado en las zonas más altas se debe a la aparición de especies características de zonas más bajas (tan sólo en la cumbre más alta han llegado también, especies propias de las zonas más altas). En las zonas de límite de arbolado, aunque no ha aumentado el número de especies, lo ha hecho la abundancia de árboles y arbustos. Por favor, ¿Podría repetir alguien eso de que al calentamiento global le faltan evidencias?. www.ecoportal.net
(1) Peñuelas, J y Boada, M. 2003. A global change-induced biome shift in the Montseny mountains (NE Spain).Global Change Biology, 9(2): 131-140.
(2)Erschbamer, B; Kiebacher, T; Mallaun, M; Unterluggauer, P. 2009. Short-term signals of climate change along an altitudinal gradient in the South Alps. Plant Ecology, 202 (1): 79-89.
Globalízate www.globalizate.org

Entradas populares de este blog

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente

El espejismo de "reciclar" plástico

Patagonia Argentina: Las represas en el Río Santa Cruz amenazan al Glaciar Perito Moreno