ESPAÑA: Licencias de 20 años para los 'agujeros' de CO2







La captura y almacenamiento bajo tierra del dióxido de carbono (CO2) ya no es sólo materia de investigación científica, sino que las empresas interesadas pueden empezar a hacer cuentas. El Gobierno ha elaborado la primera legislación en España sobre esta innovadora forma de lucha contra el cambio climático.

El anteproyecto de ley presentado ayer adapta la directiva europea sobre el almacenamiento geológico del dióxido de carbono y establece el marco jurídico según el cual se otorgarán los permisos de almacenamiento: un mínimo de 20 años antes de pasar a manos del Estado. 

Los ministerios de Industria y Medio Ambiente creen que esta regulación contribuirá al objetivo de la UE de 2020 de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 20%. Paralelamente se tramita el anteproyecto que regula el comercio de derechos de emisión, según el cual éstos pasarán a ser subastados, en lugar de las asignaciones gratuitas actuales. Ambas medidas entrarán en vigor en 2013. 

Los permisos de investigación y concesiones de almacenamiento de CO2 serán otorgados por Industria, con la aprobación previa de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino. Según el borrador, sometido a consultas, el titular de la concesión está obligado a realizar un seguimiento de los sistemas de inyección del CO2 en la zona que abergará el gas como de su almacenamiento. La nueva normativa pretende que el confinamiento geológico del carbono sea indefinido. El Estado se hará cargo de ellos cuando haya quedado demostrado, al menos durante 20 años, que CO2 está almacenado de forma segura, sin fugas. 

En España, el Instituto Geológico y Minero está elaborando un mapa geológico en este sentido. Como informó este diario, el Ministerio de Industria ya reservó 11 emplazamientos por toda España como posibles candidatos. El proyecto piloto se está llevando a cabo en la Ciudad de la Energía de Ponferrada (León). 

Félix Mateos, coordinador de la oficina técnica del programa de almacenamiento de CO2,, explica los detalles del proyecto: el gas se inyectará en una capa almacén, porosa, situada al menos a 800 metros de profundidad, en las adecuadas condiciones de presión y temperatura. Por encima, estará una denominada "capa sello", nada porosa, que impide el ascenso y fuga del gas. Este responsable de la Ciudad de la Energía insiste en que la clave de la seguridad del proyecto está en la elección adecuada del emplazamiento. Entre ellos, las formaciones salinas profundas, numerosas en España. Existen otros dos tipos de confinamiento, más escasos, como las capas de carbón -todavía en fase muy experimental- o en yacimientos de los que se ha extraído petróleo o gas natural. 

La secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, aventuró un futuro en el que las tuberías conductoras de dióxido de carbono se extendcerán en paralelo a las de gas natural. Un asunto que para los expertos está en un horizonte lejano. En cuanto al comercio de los derechos de emisión de gases, el borrador contempla la desaparición de los planes de asignación gratuita en favor de la subasta. El sector eléctrico será el primero al que se aplicará la nueva normativa, mientras que las industrias se incorporarán paulatinamente, hasta 2020, al sistema de subastas.

Fuente: elpais.com

---------------------------------------------------
Criticas al apoyo del Gobierno a la red de almacenamiento de CO2
EFE 
Madrid

La asociación ecologista Greenpeace ha criticado hoy el apoyo del Gobierno a la creación de una red de tuberías para trasladar el dióxido de carbono (CO2) desde cualquier punto del planeta hasta otro para su almacenamiento.

En un comunicado, Greenpeace ha considerado que el anteproyecto sobre almacenamiento geológico presentado esta mañana, en lugar de proteger el medio ambiente, es un "salvavidas" para las industrias de combustibles fósiles.

En opinión de esta organización ecologista, estas empresas intentan poner en marcha este "salvavidas" para mantener su actividad en un contexto de creciente preocupación por el cambio climático.

Según el director de Greenpeace, Juan López de Uralde, los recursos destinados a esta tecnología, deberían ir destinados a la investigación de energías renovables, "que es la forma más rápida de reducir las emisiones".

El anteproyecto de ley, que ha sido presentado hoy por la secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, y el secretario de Estado de Energía, Pedro Marín, y que será remitido a las Cortes antes de finales de año, apoya la investigación para el almacenamiento geológico de CO2.

---------------------------------------------

ALMACENAR CO2 BAJO TIERRA ES "DEJAR EL PROBLEMA A LAS GENERACIONES FUTURAS"

SERVIMEDIA

MADRID Greenpeace insistió hoy en que el almacenamiento subterráneo de CO2 es "una herramienta que busca la industria del carbón para permanecer en el tiempo" y que supone "meter la contaminación bajo la alfombra para dejar el problema a las generaciones futuras".

En declaraciones a Servimedia, el director ejecutivo de Greenpeace, Juan López de Uralde, respondió así a la propuesta de anteproyecto de ley sobre almacenamiento geológico de carbono que presentó hoy la secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera. El Ejecutivo espera remitir el texto a las Cortes antes de que termine el año.

Para Greenpeace, la captura y el almacenamiento subterráneo de CO2 "no es una opción sostenible" a la lucha contra el cambio climático.

Además, la ONG señala que esta tecnología se encuentra aún en fase de investigación y que "tiene aún muchos riesgos asociados". "En el mejor de los casos, en el de que funcionara, sería dejar el problema a las generaciones futuras", insistió el director de Greenpeace en España.

Frente a los "parches" que "dejan los problemas a los que vienen detrás", la ONG apuesta por un cambio del modelo energético basado en las energías procedentes de fuentes renovables.

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento